Satanás tiene otro método para hacer daño a los creyentes. Si no puede lograr que pequen o sean distraídos, tratará de hacerles infelices y miserables como creyentes. Esto procura hacerlo haciéndoles dudar de su salvación. Gusta de llenar las mentes de los creyentes con dudas e interrogantes. “¿Soy realmente cristiano? ¿Está firme y segura mi esperanza de la vida eterna? ¿Es el gozo cristiano que siento, una buena emoción y nada más? Uno de los métodos de satanás es atacar a los cristianos llenándoles con interrogantes, dudas, incertidumbre y miseria. Para conseguir esto, satanás utiliza tres métodos:

A. Satanás procurará que los creyentes siempre estén preocupados acerca de sus pecados.

Hará que sus pecados les parezcan tan grandes que no puedan pensar en otra cosa, especialmente que no piensen en su Salvador. Ningún creyente debe pensar del pecado en esta manera. Es cierto que el pecado rodea a los creyentes y que éstos todavía pecan; no obstante, el pecado no tiene poder para condenarles. El Señor Jesús no quita todos y cada uno de los pecados de los creyentes, es decir, todavía no son perfectos. Sin embargo, quita la condenación del pecado. “Ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús.” (Rom. 8:1) También Cristo les libra del reino y del poder dominante del pecado. (Rom. 6:14) Los creyentes ya no pecan libremente, ni felizmente. Ya no son los esclavos del pecado, advierten su peligro y pelean contra él. Aunque el pecado todavía mora en ellos y se rebela, no puede controlarles, ni dominarles totalmente. El poder del pecado ha sido quebrantado por Cristo. Por lo tanto, el creyente no debe caer en el error de pensar solamente en sus pecados.

B. Los creyentes deben guardar en mente, que tan seguido Dios promete el perdón del pecado en la biblia.

Es cierto que deben pelear contra el pecado, y sin embargo en este mundo el pecado no será erradicado de sus vidas. No deben fijarse tanto en los pecados que pierdan de vista la grandeza del perdón del pecado. Dios dice: “Yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí, y no me acordaré de tus pecados.” (Isa. 43:25) Cristo ha pagado por los pecados de su pueblo, nadie más lo pudo hacer. Pablo dice: “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en Él.” (2 Cor. 5:21) Los creyentes no se sentirían miserables si otra persona pagara una deuda suya. Cristo ha pagado la deuda de los pecados que cada creyente debía a Dios. Por lo tanto, los creyentes no deben sentirse miserables y deprimidos como si su deuda no hubiese sido pagada.

C. Esto no quiere decir que los creyentes deben volverse descuidados hacia el pecado.

Satanás quiere que estén alarmados y aterrorizados por sus pecados. Los motivos de Dios en permitir que los creyentes estén preocupados por el pecado son otros. Dios quiere que los creyentes se mantengan en humildad. Quiere que busquen su ayuda para mortificar el pecado. Quiere que dependan de Cristo para su perdón y fortaleza. Quiere que tengan compasión para aquellos que son sujetos a las mismas debilidades y para los que han caído en pecado. También quiere que anhelen profundamente la liberación completa del pecado en el cielo. Dios logra estos propósitos dejando que luchen y que sean ejercitados con los remanentes del pecado.

¿Cuál debe ser la respuesta del creyente?

Los creyentes que están deprimidos, miserables y aterrorizados a causa de sus pecados, deben arrepentirse de ese estado mental. Su depresión es ocasionada por su propia ignorancia e incredulidad. Deben entender que el amor de Dios es completo, libre, eterno y abundante; la muerte y los sufrimientos de Cristo son suficientes para perdonar todos sus pecados para siempre. Deben comprender mejor el valor, la gloria y la suficiencia de la justicia de Cristo la cual les ha sido imputada. Deben creer más la gloriosa e inquebrantable realidad de su unión espiritual con Cristo. Si tan solo los creyentes creyeran más la verdad de estas cosas, no serían deprimidos y abrumados por satanás, ni por sus pecados.

Satanás lleva a los creyentes de dudar de su salvación y la bondad de Dios.

Hay otra forma en que satanás trata de que los creyentes se sientan miserables, culpables e inútiles. Les hace pensar que las normas para ser un creyente son tan altas que nunca las podrán alcanzar, haciéndoles dudar así de su salvación. A satanás le gusta hacer que los creyentes piensen que su fe no es verdadera. Quiere persuadirles que la fe es un don tan especial y tan raro que muy pocos lo tienen. Satanás les dice a los creyentes que la fe significa no dudar nunca de su salvación y siempre creer que sus pecados son perdonados. Si alguna vez los creyentes llegan a dudar, cuestionar o caer en ansiedad, entonces satanás les dice que no tienen la fe verdadera.

I. Al efectuar todo esto satanás está haciendo que la fe signifique más de lo que la biblia dice.

Dios dice en la biblia que los creyentes pueden tener la fe verdadera, sin estar seguros de que la tienen. Si así no fuera, el apóstol Juan no hubiera escrito: “Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna.” (1 Jn. 5:13) Ellos creyeron pero no estaban seguros de tener la vida eterna. Juan escribió para mostrarles que tenían vida eterna. Antes que supieran que tenían la vida eterna, ellos ya habían creído, ya tenían fe. Entonces uno puede tener fe sin estar seguro de su salvación.

II. Dios nos dice que la fe significa recibir a Cristo.

Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hijos de Dios.” (Jn. 1:12) Satanás quiere que los creyentes piensen que la fe significa siempre estar seguros y nunca dudar de que Dios les ame y de que su destino es el cielo. La verdad es que puede existir la fe verdadera aún cuando haya muchas dudas. Por ejemplo, Mateo 14:31 dice: “Hombre de poca fe, ¿Porqué dudaste?” Una persona puede creer verdaderamente y no obstante a veces dudar. Este fue el caso de Pedro; creía, tenía fe y sin embargo dudaba.

III. La seguridad es un efecto o un fruto de la fe; por lo tanto no debe confundirse con la fe misma.

Estar seguros de que somos cristianos, no es la misma cosa que creer en Cristo. La fe es lo que viene primero y la seguridad viene después. La fe no puede perderse, la seguridad sí. La tercera táctica del diablo para lograr que los creyentes duden, se depriman y se sientan miserables e inútiles es que juzguen equivocadamente la providencia divina. Satanás quiere que los creyentes piensen que Dios está en su contra y que les está tratando duramente. Satanás quiere que crean que debido a que su vida resulta difícil, que Dios no les ama. Oran y le piden a Dios algo, pero no les contesta o les responde negativamente. Esperan recibir algo bueno, pero terminan siendo desilusionados y se sienten defraudados. Se esfuerzan para obedecer a Dios pero luego sus sueños son frustrados. Entonces comienzan a pensar que Dios no se preocupa por ellos.

Conclusión.

Los creyentes deben recordar lo siguiente:

  1. Primero, que muchas cosas pueden estar en contra de sus deseos y de sus sueños sin estar en contra de su bien. ¿Siempre recibieron lo que querían Abraham, Moisés, Pablo, Jonás? No. Se encontraron con muchas circunstancias providenciales contrarias a sus deseos, pero no en contra de su bien espiritual. La providencia puede obrar contra de nuestros deseos, pero nunca en contra de nuestro bien.
  2. Segundo, la mano de Dios puede estar en contra de una persona, al mismo tiempo que su amor y su corazón están a su favor. La mano de Dios parecía estar muy en contra de Job, cuando en realidad Dios le amaba mucho. El amor de Dios por los creyentes no cambia aún y cuando su providencia parezca estar en su contra.
  3. Tercero, las cosas difíciles que sobrevienen a los creyentes en la providencia de Dios tienen un buen propósito. (Rom. 8:28) Todas las circunstancias extrañas, oscuras, dolorosas en que los creyentes llegan a encontrarse, siempre les adelantan en su camino hacia al cielo, en su peregrinaje hacia la felicidad. Cuando Dios está obrando en la vida de un creyente, las cosas difíciles y duras siempre le conducen a bendiciones y a la prosperidad espiritual. José tuvo una vida dura cuando fue vendido como esclavo y cuando fue encarcelado, pero después fue usado por Dios para salvar a su familia. La vida puede ser confusa y a veces muy dura para los creyentes; pero la biblia enseña que en todas estas cosas Dios nunca está obrando en su contra, sino para su bien y el bien de otros. Dios se preocupa por su pueblo. Por lo tanto, los creyentes no deben permitir que satanás les haga amargarse o dudar del amor de Dios.

Adaptado de: Tomás Brooks, Remedios Preciosos: Contra Las Artimañas Del Diablo, trans. Omar Ibáñez Negrete and Thomas R. Montgomery (Graham, NC: Publicaciones Faro de Gracia, 2001), 41-45.

Mas artículos del autor aqui.

Mas artículos de la serie aquí.

Acerca del autor,

watson1Tomás Brooks (1608-1680), fue de los mas conocidos puritanos ingleses. Educado en Cambridge bajo la tutela de otros conocidos teólogos puritanos como Thomas Hooker, John Cotton y Thomas Shepard. En su época fue mas conocido como predicador que como teólogo, tanto así que fue llamado a predicar al Parlamento ingles en 1648. C.H. Spurgeon escribió de el, “Brooks puede remover estrellas con ambas manos, a través de una vista de halcón en fe e imaginación”. Entre sus obras mas conocidos tenemos; “Remedios Preciosos contra las Artimañas del Diablo”, “La llave secreta al cielo”. ‘El cielo en la tierra: Un tratado sobre la seguridad cristiana”, entre otros. Su tratado “Remedios Preciosos” es uno de los mejores libros jamas escritos sobre la naturaleza del pecado, la tentación y el arrepentimiento.