La personalidad de Satanás y su historia son la base de la doctrina satánica, que algunas veces es llamada satanología o, cuando se extiende a los ángeles caídos que ayudan a Satanás: demonología. La carrera de Satanás, que se extiende desde antes de la creación del hombre (Job 38:7) hasta la futura eternidad, forma una doctrina significativa en las Escrituras.

La Biblia está tan llena de referencias a Satanás que parecería imposible apegarse a la fe cristiana sin aceptar la realidad del diablo. Su existencia se atestigua en nueve libros del Antiguo Testamento (Génesis, Levítico, Deuteronomio, 1 Crónicas, Job, Salmos, Isaías, Ezequiel y Zacarías) y por cada autor del Nuevo Testamento.

El nombre y el origen de Satanás

Satán es una palabra hebrea que significa “acusador o adversario, alguien que resiste”. El término se utiliza 19 veces en el Antiguo Testamento, 14 de las cuales se encuentran en Job 1 y 2. También se menciona a Satán en 1 Crónicas 21:1, Salmos 109:6 y Zacarías 3:1–2.

Los académicos han discutido por largo tiempo si el término Satán se refiere a un nombre propio o un título. En Job y Zacarías, el artículo definido precede al sustantivo de Satán, de modo que la traducción literal es “el Satán” o “el acusador”. Sin embargo, en 1 Crónicas 21:1 y Salmos 109:6 no se incluye el artículo definido antes de Satán. Algunos académicos, entonces, han concluido que el término Satán debiera ser considerado como un título en Job y Zacarías y como nombre propio en 1 Crónicas y Salmos 109 (Elwell, ed., Diccionario evangélico de teología bíblica, p. 714).

Satanás y todos los demás ángeles fueron creados por Dios como seres espirituales (Salmos 148:2, 5; Hebreos 1:7, 14). En Job 1 se indica que Satanás alguna vez fue probablemente uno de los más altos y brillantes ángeles de Dios, con un sitio especial de prominencia en su servicio a Dios. Ezequiel 28:12–15 nos dice cómo era Satanás antes de pecar. Aunque le hablaba al rey de Tiro, el profeta Ezequiel hablaba más allá del rey, al mismo Satanás. Describe a Satanás como “querubín grande, protector” (v. 14), “lleno de sabiduría, y acabado de hermosura” (v. 12), sin tacha moral (v. 15). Estuvo en “Edén, en el huerto de Dios” (v. 13), y fue colocado “sobre el monte santo de Dios” (v. 14).

Donald Grey Barnhouse escribe:

“Satanás despertó en el primer momento de su existencia en la plenitud del poder y la belleza de su exaltada posición, rodeado de la magnificencia que Dios le dio. Se vio a sí mismo como superior a todos en poder, sabiduría y belleza. Únicamente en el trono del mismo Dios pudo ver más de lo que él mismo poseía”.

Barnhouse concluye que Satanás, antes de su caída, “ocupó el cargo de primer ministro de Dios, gobernando posiblemente el universo, pero, con certeza, este mundo” (La Guerra Invisible, pp. 26–27).

La caída de Satanás y su actividad en el Paraíso

Ezequiel 28:15–19 nos relata que Satanás cayó de la posición que tenía debido a su preocupación por su propia belleza y gloria y por causa de su necia ambición para derrocar al Dios de gloria. El pecado de Satanás se originó en el pecado, creció con el auto engaño y terminó con una ambición rebelde. Su rebelión lo llevó a inducir a un gran número de ángeles a unírsele en su oposición a Dios (Apocalipsis 12:4). Entonces Dios arrojó a Satanás y sus ángeles rebeldes fuera del cielo, hacia la tierra (Ezequiel 28:16–17). Satanás perdió para siempre su posición original como el querubín ungido de Dios (Judas 6).

Dado que Satanás no pudo atacar directamente a Dios en el cielo, encaminó sus malévolos esfuerzos contra el hombre, que representa la corona de la creación de Dios. La actividad de Satanás en la historia se registra por primera vez en Génesis 3. Se nos ha dicho que Satanás se presentó como una serpiente en el Paraíso, donde se acercó a Eva. Entonces, Satanás utilizó varias técnicas con Eva que aún utiliza con nosotros, actualmente:

  1. Satanás puso las órdenes de Dios bajo una luz negativa. Le preguntó a Eva: “¿Con que Dios os ha dicho: ¿No comáis de todo árbol del huerto?” (Génesis 3:1b). Dios en realidad dijo que Adán y Eva podían comer de todos los miles de árboles en el huerto de Edén excepto uno. Eva corrigió a Satanás, diciendo: “Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: no comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis” (Génesis 3:2–3).
  2. Satanás refutó los motivos y el carácter de Dios. Le dijo a Eva: “No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios” (Génesis 3:4–5). Satanás buscó refutar el carácter de Dios persuadiendo a Eva de cuestionar la bondad de Dios. Sugirió que Dios no era bueno y justo, pues restringió su libertad y les prohibió comer del árbol del conocimiento del bien y del mal.
  3. Satanás dijo que el hombre podía ser como Dios. Satanás buscó transferir su objetivo a la raza humana cuando le dijo a Eva: “Y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal” (Génesis 3:5b). En otras palabras, Adán y Eva podrían decidir por sí mismos lo que estaba bien o mal. Podrían decidir lo que querían hacer. No tendrían que escuchar a otros, ni siquiera a Dios. Podrían ser sus propios dioses. Pero ésa era una verdad a medias porque podrían conocer la bondad y la maldad, pero nunca podrían ser como Dios. Y Satanás tampoco les explicó que sin la gracia divina ellos no tendrían el poder de hacer el bien o evitar el mal.
  4. Satanás hizo que el pecado se viera como algo bueno. Génesis 3:6 nos dice: “Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella”.

Satanás bajo el control de Dios, a pesar de los ataques continuos

A pesar del éxito que tuvo Satanás al conseguir que Adán y Eva desobedecieran a Dios, para romper el pacto con Dios, y para hundir a toda la raza humana en el pecado, Satanás permaneció bajo el control de Dios por toda la era del Antiguo Testamento. Ello es evidente por la relación de Satanás con Saúl en 1 de Samuel 16:14–23 y en los tratos de Satanás con Dios y Job en Job 1. Satanás no podía actuar más allá de los límites establecidos por Dios en su soberano poder como el Creador. Sin la voluntad permisiva de Dios, “no tiene mucho movimiento” (cf. Catecismo de Heidelberg, Q. 28). A eso se refería Martín Lutero cuando dijo: “Aún el diablo le pertenece a Dios”.

Sin embargo, Satanás ha herido frecuentemente el talón de la semilla de la mujer desde el Edén. Las naciones caminaron en su oscuridad, en la ceguera de su falta de fe, y acogiendo el pecado. Pero Dios en su soberanía, escogió gente para sí en medio del reinado de oscuridad de Satanás. Aún con su pueblo escogido de Israel, empero, la oscuridad solía prevalecer. Pero Dios todavía conservó a sus 7,000 que se rehusaron a doblar la rodilla ante Baal (1 Reyes 19:18). Y les prometió a estos restantes que caminaron por la fe y retaron el dominio del pecado, que pronto enviaría al Salvador del pecado y la muerte.

La influencia de Satanás es evidente en el conflicto entre Caín y Abel, Ismael e Isaac, Esaú y Jacob, Egipto e Israel. La meta de Satanás siempre es la misma: eliminar la semilla escogida. La prueba es la orden de Faraón de destruir a todos los bebés varones de Israel. Prueba es el ataque de Egipto a los israelitas en el Mar Rojo. La prueba es el complot de Amán contra Ester y su pueblo.

Conclusión.

Satanás está al acecho en cada esquina a través de todo el Antiguo Testamento, tratando de derrocar los propósitos a largo plazo de Dios. Satanás incitó a David a censar al pueblo (1 Crónicas 21:1). Satanás acusó de pecador al sumo sacerdote Josué (Zacarías 3:1). Satanás trató de empobrecer al pueblo escogido de Dios a través de prácticas paganas asociadas con rituales de orgías (1 Reyes 18:28), brujería (2 Reyes 9:22), ocultismo (2 Reyes 21:6–7), y adivinación (Miqueas 5:12). Pero las campañas malignas de Satanás, sin importar cuán bien planeadas estén, continúan fallando, pues Dios las utiliza para alcanzar sus propósitos, en vez de frustrarlos. Satanás cuestionó la piedad de Job diciendo que estaba basada en su conveniencia, pero al final, Dios perfeccionó a su siervo Job a través de severos juicios y lo llevó a ser como el oro. Satanás planeó hacer que Balaam maldijera a Israel, pero el Espíritu de Dios vino sobre Balaam para que en vez de ello profetizara la agraciada voluntad de Dios para Israel. Satanás está tan limitado por las órdenes de Dios, dijo Calvino, “que está obligado a prestarle su servicio” (Institución de la Religión Cristiana, 1.14.17).

Qué consuelo es saber que las estratagemas malignas de nuestro mayor enemigo están completamente bajo el control de nuestro mejor Amigo, de modo que “sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados” (Romanos 8:28). Por esta razón Calvino pudo concluir que: “Aun el diablo puede, a veces, actuar como un doctor para nosotros”.[1]

Que Dios nos ayude en la batalla.

Mas artículos sobre el tema aquí.

Mas artículos del autor aqui.

Articulo tomado de: Joel Beeke, La lucha contra Satanas: Conociendo al enemigo sus debilidades, estrategias, y derrota(Graham, NC: Publicaciones Faro de Gracia, 2008), 9-14.

Sobre el autor:

joel-beeke_profile-369x424-c-defaultJoel Beeke (1952-), realizo estudios en Western Michigan University (BA), Thomas Edison College, Netherlands Reformed Theological School, Westminster Theological Seminary(PhD). Joel Beeke es pastor en la Iglesia ‘Congregacion Reformada Heritage Netherlands’ en Michigan (US), y presidente del Seminario Teologico Reformado Puritano, donde es profesor de Teologia Sistematica y Homiletica. Es también editor de ‘Puritan Reformed Journal’, y ha escrito y editado alrededor de ochenta libros y escrito mas de 2500 articulos  academicos en libros, enciclopedias, revistas teologicas, etc. Esta casado con Mary, y tiene tres hijos: Calvin, Esther and Lydia. Joel Beeke es uno de los representas de la Teologia Reformada mas conocido a nivel mundial. Entre sus publicaciones es español tenemos “La espiritualidad puritana y reformada: Un estudio teológico y práctico tomado de nuestra herencia puritana y reformada.” (2008); “La lucha contra Satanas: Conociendo al enemigo sus debilidades, estrategias, y derrota.” (2008), etc.