Expositor: Daniel Calle. Serie: 1 Juan. Sermon N: 08 – Texto: 1 Juan 2:12-14

Por favor, recuerden que este es solo el bosquejo del sermon.

  • Para ver el video del sermon completo, ver aquí. 
  • Para ver el comentario del texto, ver aquí. 

Certezas de una salvación genuina

Texto: 1 Juan 2:12-14

1 Juan 2:12–14 – “Les escribo a ustedes, hijos, porque sus pecados les han sido perdonados por el nombre de Cristo. Les escribo a ustedes, padres, porque conocen a Aquél que ha sido desde el principio. Les escribo a ustedes, jóvenes, porque han vencido al maligno. Les he escrito a ustedes, niños, porque conocen al Padre. Les he escrito a ustedes, padres, porque conocen a Aquél que ha sido desde el principio. Les he escrito a ustedes, jóvenes, porque son fuertes y la palabra de Dios permanece en ustedes y han vencido al maligno.”

Uno de los temas más importantes en la vida cristiana es la seguridad de la salvación.  Dios quiere que sepamos que verdaderamente somos sus hijos amados.  Tener la certeza que estamos reconciliados con Dios produce el gozo de la salvación en nuestros corazones.

Después de presentar la prueba de la obediencia y la prueba del amor, diseñadas para brindar seguridad al creyente genuino, Juan interrumpe lo que está escribiendo porque no quiere ser malentendido.  En ninguna manera quiere poner en duda la salvación de sus oyentes, sino más bien afirmarlos y animarlos.  Por eso en los vv. 12-14 expresa claramente su convicción de que sus lectores son creyentes genuinos.  Como dice Edmond Hiebert, “las duras declaraciones en los vv. 9-11 no están dirigidas contra ellos; fueron escritas a ellos, no acerca de ellos”.  Son los falsos profesantes, los que demuestran por medio de su desobediencia a la Palabra de Dios y su falta de amor fraternal que no conocen a Dios y que todavía están en tinieblas.  Esta declaración de certeza acerca de su fe será la base para su exhortación en los vv. 15-17 acerca de no amar al mundo.

Las dos pruebas han debido dar seguridad a los miembros fieles de la iglesia.  Ahora Juan con sus propias palabras, enfatiza más esa seguridad.  Al mismo tiempo cuestiona y destruye la falsa seguridad de los hipócritas.
En los vv. 12-14 hay seis declaraciones divididas en dos secciones. Juan se dirige a los creyentes, declarando las certezas de nuestra salvación que deben producir gozo, esperanza y fortaleza en nuestros corazones.  Estas seguridades son tres, profundamente teológicas, pero muy prácticas y de mucho ánimo para nuestro espíritu.

  1. El perdón de los pecados en Cristo
  2. La comunión con Dios
  3. La victoria sobre Satanás

¡Qué gran gozo en saber que cada hombre y mujer que ha puesto su confianza en Cristo puede disfrutar de estas bendiciones preciosas de Dios!

Mas sermones de la serie “1 Juan”, ver aqui.

Mas sermones del autor, ver aqui.

Sobre el expositor:

IMG_20171005_093448Daniel Calle es originario de Lima, Perú.  Conoció al Señor Jesucristo a los 16 años.  Se graduó como Bachiller en Estudios Pastorales en el Seminario Teológico Bautista de Lima en el 2007. Ha realizado también estudios de Arqueología (BA), en una Universidad Pontifica Católica del Peru (PUCP). Asimismo es graduado del Global Proclamation Academy (GPA 2006), programa de predicación expositiva del Dallas Theological Seminary, dirigido por el Dr. Ramesh Richard.  Ha participado como delegado en el Tercer Congreso de Evangelización Mundial en Ciudad del Cabo, Sudáfrica 2010 y como uno de varios predicadores en el G-Pro Congress en Tailandia 2016, encabezando la delegación de Perú. Daniel ha servido como pastor asociado en la Iglesia Vida Nueva de Rinconada – Lima, Peru (2004-2008) y actualmente es el pastor titular de la Iglesia bautista La Capilla de la Roca, en Lima, Peru.  Además de ello es profesor de Homilética y varios cursos de doctrina en el Seminario Teológico Bautista de Lima. Su pasión es predicar de forma expositiva la Palabra de Dios en su iglesia y capacitar a pastores y líderes en esta tarea esencial. El pastor Daniel está casado con Paola, con la cual tiene 3 hijos: Daniel Andrés, Esteban y la pequeña Gracia.