Contemporaneo

Por quién votare? por John Piper

Este artículo es probablemente lo más cercano a una respuesta sobre cómo votaré en las próximas elecciones presidenciales.

¿Probablemente?

Sí, es cierto. Sólo Dios sabe lo que puede pasar en los próximos días.

Nada de lo que digo aquí tiene la intención de dictar cómo deben votar los demás, sino que apunta a una perspectiva que parece estar descuidada. Sí, esta perspectiva influye en mi voto. Pero no tiene por qué pecar si usted considera las cosas de manera diferente.

En realidad, este es un artículo largamente esperado que intenta explicar por qué me desconcierta que tantos cristianos consideren los pecados de la inmoralidad sexual no arrepentida (porneia), la jactancia no arrepentida (alazoneia), la vulgaridad no arrepentida (aischrologia), y similares, sólo son tóxicas para nuestra nación, mientras que las políticas que apoyan el asesinato de bebés, el cambio de sexo, la limitación de la libertad y el exceso socialista se consideran mortales.

La razón por la que pongo esas palabras griegas entre paréntesis es para dar un recordatorio gráfico de que estos son pecados mencionados en el Nuevo Testamento. Para ser más específicos, son pecados que destruyen a la gente. No sólo son mortales. Son mortales para siempre. Conducen a la destrucción eterna (2 Tesalonicenses 1:9).

Destruyen a las personas (Hechos 12:20-23). Y a través de las personas, destruyen las naciones (Jeremías 48:29-31, 42).

Personas

El perdón a través de Cristo siempre es posible cuando hay arrepentimiento y confianza de niño en Jesús. Pero donde no hay arrepentimiento humilde, los pecados condenan.

El Nuevo Testamento enseña que “los que hacen tales cosas no heredarán el reino de Dios” (Gálatas 5:21) y que “los que practican tales cosas merecen morir” (Romanos 1:32).

A lo que usted puede decir, “¿Y qué? Rechazar a Jesús como Señor también lleva a la muerte, pero estás dispuesto a votar por un no cristiano, ¿no?” Lo estoy, asumiendo que hay suficiente superposición entre la rectitud bíblica y la visible manifestación de su carácter y convicciones.

Mi punto hasta ahora es simplemente elevar las expectativas de lo que se modela externamente en el liderazgo, para que los cristianos se den una pausa. No es poca cosa tratar a la ligera un patrón de comportamiento público que lleva a la muerte.

Naciones

De hecho, creo que es un error drástico pensar que las influencias mortales de un líder vienen sólo a través de sus políticas y no también a través de su persona. La jactancia flagrante, la vulgaridad y la falsedad no sólo se autoincriminan, sino que corrompen la nación. 

Esto es cierto no sólo porque la jactancia flagrante, la vulgaridad, la inmoralidad y la falsedad se autoincriminan, sino también porque corrompen la nación. Salen de los centros de influencia para infectar culturas enteras. Los últimos cinco años son un vívido testimonio de esta infección en casi todos los niveles de la sociedad.

Esta verdad no es únicamente cristiana: “Un poco de levadura leuda toda la masa” (1 Corintios 5:6). “Las malas compañías arruinan la buena moral” (1 Corintios 15:33). Ya sea que aceptes esa compañía en tu casa o en los medios sociales, corrompe. Hay pecados que “conducen a la gente a una creciente impiedad”, ya que “sus palabras se extienden como la gangrena” (2 Timoteo 2:16-17).

Hay una conexión de carácter entre gobernantes y súbditos. Cuando la Biblia describe a un rey diciendo: “Pecó e hizo pecar a Israel” (1 Reyes 14:16), no significa que les haya torcido el brazo. Significa que su influencia formó al pueblo. Esa es la vocación de un líder. Toma la iniciativa en dar forma al carácter de su pueblo. Así sucede. Para bien o para mal.

Políticas y personas

¿No es desconcertante, entonces, que tantos cristianos parezcan estar seguros de que están salvando vidas humanas y libertades al tratar como mínimo los efectos destructivos de la gangrena que se está extendiendo del pecado de alto perfil, de alto nivel y que forma la cultura? Este punto tiene una relevancia especial para los cristianos.

La libertad y la vida son preciosas. Todos queremos vivir y ser libres para buscar la felicidad. Pero si nuestras libertades, e incluso nuestras vidas, son amenazadas o tomadas, la esencia de nuestra identidad en Cristo, la certeza de nuestra eterna alegría con Cristo, y la santidad y el amor por el cual hemos sido salvados por Cristo – ninguna de ellas se pierde con la pérdida de la vida y la libertad.

Por lo tanto, los cristianos comunican una falsedad a los incrédulos (¡que también están desconcertados!) cuando actuamos como si las políticas y leyes que protegen la vida y la libertad fueran más valiosas que ser un cierto tipo de persona. La Iglesia está pagando muy caro, y seguirá pagando, por nuestra comunicación de esta falsedad año tras año.

Las justificaciones para clasificar los efectos destructivos de las personas por debajo de los efectos destructivos de las políticas suenan huecas.

Encuentro desconcertante que los cristianos puedan estar tan seguros de que se hará un daño mayor por los malos jueces, las malas leyes y las malas políticas que el que se está haciendo por la propagación de la gangrena de la auto exaltación pecaminosa, la jactancia y la agitación de los conflictos (eristikos).

¿Cómo saben esto? En serio. ¿De dónde sacan el conocimiento seguro de que los jueces, las leyes y las políticas son menos destructivas que la jactancia facciosa en las altas esferas?

¿Y el aborto?

¿De dónde viene la maldad de defender el asesinato de un niño? Viene de los corazones llenos de arrogancia y jactancia (Santiago 4:1-2). Viene de corazones que son insubordinados a Dios. En otras palabras, viene del mismo carácter que tantos líderes cristianos están tratando como comparativamente inofensivos, porque piensan que Roe y SCOTUS y Planned Parenthood son más cruciales, más decisivos, campos de batalla.

Es desconcertante asumir que las políticas pro-aborto matan a más gente que una cultura que se satura, que se enorgullece de sí misma.

Creo que Roe es una decisión malvada. Creo que ” Planned Parenthood” es un nombre en clave para matar bebés y (al menos históricamente) para la limpieza étnica. Y creo que es desconcertante y presuntuoso asumir que las políticas pro-aborto matan a más gente que una cultura saturada de orgullo propio.

Cuando un líder modela la jactancia auto-absorbida y auto-exaltada, modela el comportamiento más mortal del mundo. Señala a su nación a la destrucción. Destrucción de más tipos de los que podemos imaginar.

Es ingenuo pensar que un hombre puede ser efectivamente pro-vida y manifestar al mismo tiempo consistentemente los rasgos de carácter que llevan a la muerte – temporal y eterna.

Palabra a los pastores

¿Puedo sugerir a los pastores que en la tranquilidad de su estudio hagan esto? Imagine que los Estados Unidos se derrumban. Primero la anarquía, luego la tiranía – de la derecha o de la izquierda. Imagine que la libertad religiosa desaparece. Lo que queda para los cristianos son las multas, la prisión, el exilio y el martirio. Entonces pregúntese esto: ¿Mi predicación ha desarrollado verdaderos cristianos radicales? Cristianos que puedan cantar en el patíbulo,

Deje que los bienes y los parientes se vayan,

Esta vida mortal también;

El cuerpo que pueden matar:

La verdad de Dios permanece quieta;

Su reino es para siempre.

Cristianos que actuarán como los creyentes en Hebreos 10:34: “Aceptasteis con alegría el despojo de vuestros bienes, sabiendo que vosotros mismos teníais una mejor posesión y una más duradera”. Cristianos que se enfrentarán al odio, la injuria y la exclusión por causa de Cristo y que, sin embargo, “se alegrarán en aquel día y saltarán de gozo, porque he aquí que la recompensa es grande en los cielos” (Lucas 6:22-23).

¿Ha estado cultivando verdaderos cristianos que ven la belleza y el valor del Hijo de Dios? ¿Ha desplegado y anunciado fielmente “las inescrutables riquezas de Cristo” (Efesios 3:8)? ¿Está usted levantando generaciones de aquellos que dicen con Pablo: “Todo lo considero una pérdida por el valor supremo de conocer a Cristo Jesús, mi Señor” (Filipenses 3:8)?

¿Les ha demostrado que son “extranjeros y exiliados” (1 Pedro 2:11), y que su “ciudadanía está en los cielos”, de los cuales “esperan un Salvador, el Señor Jesucristo” (Filipenses 3:20)? ¿Sienten en sus huesos que “vivir es Cristo, y morir es una ganancia” (Filipenses 1:21)?

¿O han descuidado estas realidades más grandes y han desviado repetidamente su atención hacia las estrategias de la política? ¿Han creado sin querer la mentalidad de que el mayor problema de la vida es salvar a los Estados Unidos y sus beneficios terrenales? ¿O ha demostrado a su pueblo que el mayor problema es exaltar a Cristo con o sin Estados Unidos? ¿Les ha mostrado que las personas que hacen el mayor bien para el mayor número durante más tiempo (¡incluyendo los Estados Unidos!) son personas que tienen el aroma de otro mundo con otro Rey?

El día de las elecciones

¿Dónde me deja eso al enfrentarme a un deber cívico el 3 de noviembre? Aquí está mi respuesta. No pido a nadie que me siga (como si pudiera), ni a mi esposa, ni a mis amigos, ni a mis colegas.

Con una sonrisa alegre, explicaré a mi vecino incrédulo por qué mi lealtad a Jesús me puso en desacuerdo con la muerte – muerte por aborto y muerte por arrogancia.

No desarrollaré ningún cálculo para determinar qué camino de destrucción apoyaré. Ese no es mi deber. Mi vocación es llevar a la gente a ver a Jesucristo, confiar en su perdón de los pecados, atesorarlo por encima de todo en este mundo, vivir de una manera que muestre su valor de satisfacción y ayudarles a llegar al cielo con amor y santidad. Ese llamado se contradice apoyando cualquiera de los caminos hacia la corrupción cultural y la ruina eterna.

Usted puede creer que hay tipos de apoyo para tales caminos que no implican tal contradicción – tal socavamiento del testimonio cristiano auténtico. Debes actuar en base a lo que ves. No puedo verlo. Por eso he dicho que mi camino no tiene por qué ser el suyo.

Cuando considero la remota posibilidad de que pueda hacer algún bien apoyando la devastación ya evidente en las dos opciones que tengo ante mí, me resisto a socavar mi llamado (y la misión de la iglesia) para defender la fe, la esperanza y el amor que exaltan a Cristo.

Se me pedirá que dé cuenta de mi devoción a esta vocación vivificante. El mundo lo pedirá. Y el Señor de los Cielos pedirá. Y mi conciencia lo pedirá. ¿Qué diré?

Con una sonrisa alegre, explicaré a mi vecino incrédulo por qué mi lealtad a Jesús me puso en desacuerdo con la muerte, la muerte por aborto y la muerte por arrogancia. Lo llevaré al Salmo 139 y a Romanos 1. Y si está dispuesto, le mostraré cómo el aborto y la arrogancia pueden ser perdonados por Cristo (Efesios 1:7). Y lo invitaré a convertirse en un exiliado – a tener un reino que nunca será sacudido, ni siquiera cuando Estados Unidos sea una nota a pie de página en los archivos de la nueva creación.

Mas artículos del autor aqui.

Más artículos del tema aqui.

Publicado originalmente el 22 de Octubre del 2020. Primero en: https://www.desiringgod.org/articles/policies-persons-and-paths-to-ruin

Sobre el autor.

p5021106

John Piper (1946-), pastor y teologo norteamericano, es una de las figuras mas influyentes en el cristianismo en el siglo XXI. Realizo estudios en Wheaton College (BA – Literatura y Filosofía); Fuller Theological Seminary (M.Div.); Universidad de Munich (PhD – Estudios Bíblicos). Piper ha sido pastor en la Iglesia Bautista de Bethlehem, en Minnesota, Estados Unidos por 33 años, desde 1980 hasta su retiro en el 2013. Es fundador del ministerio ‘Deseando a Dios’, y es miembro del Concilio de ‘The Gospel Coalition’. El propósito principal de su ministerio es la extension de una pasión por la supremacia de Dios en todas las cosas para el gozo de todos los pueblos a través de Cristo Jesus. Piper ha sido usado por el Señor para mover a una generación a buscar la Gloria de Dios en todas las cosas. Piper ha escrito numerosos libros y articulos, muchos de los cuales han sido traducidos al español, entre los que tenemos: ‘La Supremacía de Dios en la predicación’ (2004); Una Ambición Santa: Predicar a Cristo donde no ha sido nombrado’ (2012); Alegría indestructible: Dónde está nuestra seguridad’ (2005); ¡Alégrense las naciones!: La Supremacía de Dios en las misiones’ (2007); Gracias Venidera; Deseando a Dios; Los placeres de Dios; Hermanos no somos profesionales; entre muchos otros.

6 replies »

  1. Concuerdo en el fondo de lo que Piper dice, pero permíteme disentir y argumentar algo que quizás tu Daniel, también conozcas y me gustaría saber tu opinion. Yo soy cristiano, y al igual que Piper soy pastor, y Piper dice que nuestra misión es la de guiar a las ovejas al amor y valoración suprema de Cristo por encima de todo (políticas izquierda y derechas dictatoriales, inmorales proabortos o lujuria arrogante) y de esa manera preparar al creyente para vivir en un contexto donde no importando lo que suceda vivamos satisfechos en Cristo, con un gozo en la persecución, el despojo de nuestro vienes o el martirio. Pero no creo que ese sea el único deber o labor del pastor. O acaso no debemos dar todo el consejo de Dios? Acaso no deben los hijos de reino procurar como un deber inexorable ser Sal y Luz en un mundo de tiniebla y putrefacción? Y ¿no es tarea del pastor enseñar el camino adecuado, ser guía y se un proveedor de como ser esa sal y luz de la manera más adecuada y biblicamemte posible? Por tanto nuestro deber no es solo decir “enamorense de Jesús, estén satisfechos de su salvación y gozo y que…. al rededor pase lo que tenga que pasar sin importarnos nuestra responsabilidad en la sociedad” eso por un lado.

    Luego parece que el pastor Piper nos llama a reflexionar sobre el ¿de dónde hemos sacado que cierto mal (pro-aborto y agendas LGBT) es peor o más aceptable para la nación que otro mal diferente (Inmoralidad sexual personal, arrogancia, jactancia y altivez), a esto contesto con lo que le preguntaron al Señor: ¿Cual es el mayor mandamiento de todos?. Nuestro señor no dijo: “no existe tal cosa y todo es igual”
    Luego a los fariseos les dijo en cierta ocacion: “diezmados la menta, el comino el eneldo… etc…. y descuidamos los preceptos DE MAYOR PESO DE LA LEY”
    Así que creo firmemente que hay pecados más graves que otros, puesto que hay mandamientos y preceptos mayores que otros.

    ABSOLUTISMO GRADUADO. Creo que el pastor John pasa por alto ser sal y luz, y se centra en nuestro radicalismo a vivir lo que venga por Cristo. Deja de lado (en su articulo) que hay preceptos de mayor peso y pecados peores que otros. Creo que teológicamente la solución a este dilema es lo que se conoce como Absolutismo graduado. ¿Debo velar al conciderar mi voto por un partido o político, el no fomentar inmoralidad sexual personal, arrogancia y jactancia? O ¿velar por qué no se cometa asesinato y destrucción de la familia, matrimonio (que es la mayor representación de Cristo y su iglesia) y el orden de la naturaleza misma? Creo que hay algo infinitamente peor que la otra, y es deber del pastor, cualquiera que sea, enseñar esas diferencias y guiar a las ovejas a votar por aquello que es un absoluto moral de Dios mayor que otro. Y no solo prepararlos para vivir gozoso en cualquier situación social que se produzca, sin haber tratado de ser sal y luz para ella.

    Creo que no es muy acertado el artículo de John, pues ayuda a que cristianos que simpatizan con la política liberal de izquierda pero que estaban considerando no votar por ese lado, en favor de la vida y la familia natural y el temor a Dios, ahora sentirán cierto justificante para hacerlo. Pues el articulo de Piper es como si concluyera diciendo : “vota por cualquiera, ninguno es peor que otro o mejor que otro, siéntete libre y escoger el que quieras y sufre gozosamente lo que venga por amor a Cristo”.

    Cuando el deber de la iglesia es ser columna y sostén de la verdad, y hay verdades más relevantes que defender cuando estas se enfrentan o nos fuerzan a elegir unas sobre las otras.

    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

  2. el pastor Piper al igual que mac arthur (ambos jhon) llevan advirtiendo que el verdadero pecado de el proselitismo politico provida es concentrar sus esfuerzos en la lucha contra pecados visibles y escandalosos y no contra toda la sociedad pecaminosa en la que vivimos .. los cristianos somos eklesia como tal apartados y ese es el contexto en el que se deben entender las declaraciones de piper. si estoy de acuerdo en que hay una proporcionalidad entre los pecados y que no son equiparables y ese tema queda muy claro en un articulo publicado por este blog sobre los casos de abuso sexual por parte de lideres en la convencion bautista del sur
    y con respecto a los cristianos que posiblemente voten por los democratas osea por biden . ese es un fenomeno que tiene una causa muy poco tratada , cuando de hablar del tema se trata y es que hay cristianos que se resisten a creer que los partidos politicos coopten las iglesia y por lo tanto en vez de hacer lo que se les sugiere por parte de los cristianos provida cooptados por el partido republicano , ellos hacen lo contrario para no hacer parte de esa cooptacion.

    Me gusta

  3. Siento una gran admiración por el Rev. John Piper y el Rev. John MacArthur, sin embargo, no dejan de ser seres humanos con virtudes y defectos. La cuestión aquí no es si John Piper y MacArthur tienen razón en su planteamiento sino si ese planteamiento debe ser la base sobre la cual debemos ejercer nuestro derecho al voto. La respuesta es un rotundo NO. Nuestro fundamento para ejercer el voto debe ser siempre la verdad revelada en la Escritura. Esto que suena tan simple, realmente tiene implicaciones profundas en nuestra cosmovisión cristiana y en la manera en que asumimos los retos que nos propone la sociedad actual.
    1.0. En primer lugar, la iglesia esta formada por personas que han entrado en una relación de pacto con Dios centrada en las demandas del reino. Su propósito principal es glorificar a Dios con sus vidas en todos los órdenes de la misma. Para ello han sido hechos «participantes de la naturaleza divina» (2 Ped. 1.4) por la obra del nuevo nacimiento por la acción del Espíritu (Jn. 3.3-8). Con todo, ello no anula de ninguna manera nuestra capacidad de criterio sino que esta capacidad debe ser sometida a la acción renovadora de la Palabra de Dios (Ro. 12.2). Bajo esa acción renovadora del Espíritu por la palabra, el creyente está llamado a ejercer su libertad en Cristo.
    1.1. En segundo lugar, el voto o sufragio universal, no aparece en las Escrituras. El sufragio universal es un derecho de reciente creación (siglo XIX) que ha sufrido modificaciones a lo largo del siglo pasado (XX). Es propio de las naciones democráticas o pseudo-democráticas. Es un derecho que se puede ejercer o no y que está sujeto a la conciencia de la persona. Las razones que llevaron a implantar el sufragio universal aún poseen, sin embargo, un gran peso dentro de nuestra sociedad postmoderna. Fue la búsqueda de libertad: libertad de religión, de reunirse pacíficamente, de expresión, etc., lo que movió a cientos de personas a emigrar a este país. De hecho, la creación de la constitución de los Estados Unidos, obedece a ese anhelo de libertad y justicia propio de cada ser humano. El anhelo de poder decidir libremente incluido el derecho de elegir a quien ha de gobernarnos. Mucha sangre ha sido derramada para lograr esa meta. Como ciudadanos del reino de los cielos no debemos perder de vista que también lo somos de los países en los cuales vivimos y que como cristianos debemos buscar la manera de paliar las terribles consecuencias del pecado en nuestra sociedad no solo por medio de la predicación y las obras de misericordias sino también por aquellos medios legítimos que de una forma u otra traigan alivio y bienestar al pueblo. La elección de líderes que representen los valores que le son afines a los grandes principios revelados en las Escrituras es una de esas formas. No podemos esperar de estas personas santidad y respeto absoluto (por Dios!, son politicos), pero podemos obstaculizar el camino a leyes y proyectos que son inconsecuentes con los valores cristianos impidiendo de esta manera una mayor degradación de la sociedad.
    1.2. En tercer lugar, no podemos caer en el fatalismo. Lo que me recuerda la pregunta que una vez un hermano me hizo en un estudio bíblico. Me dijo: «Hermano, si todo lo que está sucediendo está profetizado ¿qué sentido tiene oponerse a las leyes injustas? Le respondí: Hermano, si mañana lo despiden de su trabajo por ser cristiano, ¿qué usted haría? Me dijo que eso no era justo y que se quejaría inmediatamente con el Departamento del Trabajo. Le pregunté que porqué haría eso y me dijo: Porque este es un país de leyes y él tenía derechos como ciudadano.» ¿Ve usted la contradicción? Como creyentes no estamos llamados a mirar con indiferencia como el mal infecta a nuestra sociedad. Nuestro llamado es a «resistir al diablo» (Sant. 4.7), a ser luz y sal (Mt. 5.13,14), a «no participar en las obras de las tinieblas, sino más bien reprendedlas» (Ef.5.11). El escritor, filosofo y político inglés, Edmund Burke (1729-1797), dijo una vez: «Para que triunfe el mal, basta con que los hombres de bien no hagan nada». Sabemos que todo hombre nace en «depravación total», que bajo las mascaras de rectitud y bondad asecha el mal, que «no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno» (Ro. 3.12b). Pero ello no es una excusa para sentarnos indiferentes cuando están en nuestras manos recursos y medios por los cuales podemos hacer el bien. Recordemos la admonición del apóstol Santiago: «A aquel, pues, que sabe hacer lo bueno y no lo hace, le es pecado» (4.17).
    1.3. Finalmente, el derecho a votar es una cuestión personal. Cada ciudadano debe votar por aquellas alternativas que mejor representan sus valores e intereses personales. No podemos decirle a la gente por quien deben votar (al menos, no al presente). en nuestras congregaciones tenemos personas que van desde la extrema derecha hasta la extrema izquierda y quienes piensan sinceramente estar en lo correcto. Como líderes debemos concientizar a nuestras congregaciones a votar de manera responsable teniendo sobre todo presente los intereses no personales sino los intereses del reino de Dios. ¿Será este gobierno favorable a los valores del reino y el avance del reino de Dios o por el contrario, será un enemigo de los valores que sostiene la Escritura y la verdad? Es aquí donde realmente existe la coyuntura y es esa coyuntura la que debe ser resuelta antes de votar.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .