Mucha tinta ha sido derramada lo largo de los siglos sobre la vida, teología y obra de Martin Lutero y Juan Calvino. Existe un creciente deseo en Latinoamérica de parte del pueblo evangélico de identificarse con sus raíces históricas de la Reforma. No existe un evento que haya marcado mas la historia del cristianismo en los últimos 500 años que las Reformas Protestantes del siglo XVI c., y es virtualmente imposible comprender dichas reformas sin estudiar a dos de sus personajes principales: Martin Lutero y Juan Calvino. Si bien es cierto que tanto Calvino como Lutero fueron reformadores, existe una diferencia considerable entre los mismos, que es indispensable para entender sus vidas y ministerios. Uno de los mejores consejos que me dio uno de mis profesores, Lane Tipton en Westminster Theological Seminary hace ya varios años al preguntar: ¿Qué le recomendaría aun joven scholar para leer? Su respuesta fue, “Lee y pasa tiempo con los gigantes”. Fue uno de los mejores consejos, y lo mismo te recomiendo. Si realmente quieres estudiar Teología, ve a la Palabra, y después, pasa tiempo, mucho tiempo con los gigantes.

Las diferencias que exploraremos en el presente articulo no son de índole teológico, sino mas bien contextual. La Teología es una consecuencia del contexto en el cual vivimos, por lo cual antes de estudiar la Teología de Martin Lutero o de Juan Calvino, debemos estudiar el contexto que la produjo. Podemos mencionar siete factores que diferencian a ambos:

  1. Diferentes Generaciones. Lutero es una generación mayor que Calvino. Calvino tenia 8 años cuando Lutero estaba clavando las 95 Tesis en la capilla de Wittenberg en 1517. Una año antes que Calvino comenzara su educación en 1523, los libros de Lutero ya habían llegado a Francia, incluso mientras Calvino estudiaba en Basilea, si bien la tendencia era estudiar a Zwinglio, Calvino estudiaba a Lutero. No habría Calvino sin Lutero. Calvino se sienta sobre los hombros de Lutero y también de Zwinglio.
  2. Diferentes Nacionalidades. Mientras que Martin Lutero nació y creció en Alemania, Juan Calvino lo hizo en Francia. Esto implica diferentes idiomas, culturas y formas de ver el mundo. Lutero hablaba Alemán, Calvino Francés. Francia, en lugar de Alemania, era el lugar perfecto para que una Reforma se iniciara en el S. XVI, con una fuerte monarquía, universidades e intercambio de ideas.
  3. Diferente Trasfondo Educativo. Se puede decir que Lutero fue el ultimo de los Grandes Teólogos Medievales, mientras que Calvino fue el primero de los Grandes Teólogos Humanistas. Lutero fue educado en la Teología Medieval, siguiendo el currículo de la llamada vía moderna y escolástica. Mientras que la preparación de Calvino en Paris y Basilea fue netamente humanista. Lutero comenzó sus estudios en Leyes y luego se cambio a Teología en desafío a su padre, mientras que Calvino comenzó con Teología para luego cambiarse a Leyes en respuesta a una petición de su padre. Diferentes currículas educativas, diferentes autores, diferentes idiomas, diferentes influencias teológicas.
  4. Diferente Entendimiento de su rol en la Reforma. Si pudiéramos entrevistar a Lutero y a Calvino y preguntarles, ¿Cuál es su rol en la Reforma? ¿Propósito para su ministerio? Sus respuestas habrían sido completamente diferentes. Lutero pensaba que estaba viviendo en el ultimo tiempo, justo antes de la segunda venida de Cristo, y que su rol en la vida era el redescubrimiento del evangelio que precedería un avivamiento mundial antes del advenimiento de Cristo. Este factor, junto con otros, fue una de las razones del enojo de Lutero por la no conversión de los Judíos. Calvino veía su rol como reformador de la vida de la Iglesia, la Adoración, el ministerio pastoral, vida cristiana. Lutero creía que vivía en el final, Calvino en el inicio.
  5. Diferente Énfasis de Reforma. Mientras que el énfasis de Lutero estaba en el Evangelio, el de Calvino en la Adoración. Lutero creía que estaba viviendo al final de una era, en un momento Apocalíptico, mientras que Calvino creía que estaba viviendo al comienzo de una Nueva Era, lo cual requería una Reforma en la vida y sentar las bases para la Iglesia en las siguientes generaciones. Lutero buscaba purificar el Evangelio ¿Cómo llego a ser cristiano?, Calvino, la Adoración ¿Cómo vivo la vida cristiana?. Para Lutero la Reforma era el final, para Calvino, el comienzo.
  6. Diferente trasfondo social. Lutero nació y creció en provincia, y paso la mayor parte de su vida enseñando en Wittenberg, que era en el siglo XVI s, un pueblo muy pequeño con quizá 1500 personas. Calvino fue educado en Paris, Francia, y Basilea, Suiza, en quizá las mas grandes metrópolis de su tiempo. Lutero venia de trasfondo rural, campesino, Calvino de trasfondo educado, citadino. Lutero era fuego en su personalidad, Calvino templado y gentil, Lutero extrovertido, Calvino introvertido. Lutero un hombre tosco, Calvino un hombre refinado. Lutero era alegre y explosivo, Calvino melancólico.
  7. Diferente rol dentro de sus tradiciones. Estrictamente, podemos hablar de Luteranismo, pero no de Calvinismo. Los escritos de Lutero son de suma importancia para el Luteranismo, mientras que en la tradición Reformada Calvino es uno entre muchos maestros. Lutero fue el fundador del Luteranismo, sin embargo Calvino nunca se vio a si mismo, o fue considerado como fundador de una tradición Reformada. Calvino fue uno entre muchos en la tradición reformada en el siglo XVI s., su importancia se dio en el XVII s., casi 100 años después de su muerte. No hay duda de que quizá Bullinger fue, por ejemplo, mas importante que Calvino en el XVI s. La palabra ‘Calvinismo’, es inventada mucho, mucho después de la muerte de Calvino, no así en el caso del Luteranismo.

Conclusión.

Con esto en mente, en un próximo articulo procederemos a considerar las similitudes entre ambos. Debemos tener en cuenta que una pregunta que buscamos resolver al momento de hacer cualquier tipo de estudio en Teología Histórica es ¿Por qué ocurrió así? ¿Cuáles fueron las causas? ¿Por qué la Reforma ocurrió en el siglo XVI y no en XII o XIX? ¿Por qué Calvino escribió de cierta manera y tiene ciertos énfasis doctrinales diferentes a los de Lutero? Cada hombre es una consecuencia del tiempo que le ha tocado vivir, y cada teología producto del mismo es consecuencia de sus circunstancias. No podemos entender al Calvinismo sin entender la Teología de Calvino, no podemos entender la Teología de Calvino, sin entender a Calvino, y no podemos entender a Calvino sin entender el tiempo y circunstancias que le rodeaban y de la cual el es consecuencia. Es el mejor de los casos cándido e ingenuo, y en el peor peligrosísimo, pretender que la Teología y énfasis teológicos de cada teólogo fue solo por su exegesis bíblica, sin ninguna influencia exterior o presuposición. Debemos tener esto en cuenta antes de afirmar que tal teología o énfasis teológico es “Evangelio Puro”. Vale la pena preguntar, ¿Necesitamos un Calvino o un Lutero en Latinoamérica? ¿Estamos viviendo al final de una era o al comienzo de una nueva? Que Dios nos ayude.

Daniel Caballero.

(Tanto el blog ‘Semper Reformanda’, como la Pagina de ‘Teología para vivir’ y los videos en Youtube, son producidos gracias a pequeñas donaciones de personas. Cualquier tipo de donación, por pequeña que sea, nos ayudara muchísimo a mantener el sitio web y seguir publicando, por favor. Que Dios te bendiga. Puedes donar a través de PayPal dando click aquí.)

Mas artículos del autor aqui.

Acerca del autor:
Daniel CaballeroDaniel Caballero nació en Lima, Perú. BSc. Universidad Nacional Agraria La Molina. BA, Seminario Teológico Bautista (Lima); Postgrado en Teología, The London Theological Seminary (Londres), ThM-Teologia Histórica., Westminster Theological Seminary (PA-USA). Esta por iniciar estudios doctorales en Inglaterra sobre Historia de la Reforma (siglo XVI) y Post-Reforma (siglo XVII). Especialización en John Owen y Puritanismo ingles. Daniel ha escrito numerosos artículos sobre puritanismo, teología bíblica y cultura. Su campo de especialización es en estudios de la Reforma y Post-Reforma (Puritanismo). Ha vivido por casi cinco años en Inglaterra, donde tuvo la oportunidad de profundizar estudios Teológicos. Es misionero enviado de Inglaterra para el servicio en desarrollo de educación teológica en Perú. Actualmente vive en Lima, Peru. Tiene experiencia desde muy joven en educación teológica.