04-Reforma s. XVI

La Familia: El cambio más importante de la Reforma

POR MATTHEW BARRETT

Descarga el pdf aqui.

En el año 1519 Lutero estaba en medio de una tormenta. La protesta de Lutero contra el sistema de indulgencia de Roma fue fuerte y clara, resultando en la ira de los mejores teólogos de Roma. El pensamiento de Lutero sobre la justificación estaba madurando con cada mes que pasaba, ya que Lutero fue empujado por el apóstol Pablo a una noción forense de la justificación. Y cuanto más se aproximaba Lutero a 1520 y 1521, más entendía que el lugar donde se colocaba la autoridad marcaba la diferencia. Roma continuó elevando la tradición como una fuente infalible, incluso reveladora de autoridad, pero para Lutero la autoridad final se encontraba sólo en las Escrituras.

Con los principios formales y materiales de la Reforma en debate, uno podría fácilmente pasar por alto todo el programa de reforma de Lutero. Esa agenda incluía el “estado del matrimonio”, como él lo llamaba. En 1519 Lutero predicó un sermón de Juan 2:1-11, un texto que describía las bodas de Caná (ver LW44:7-14). Frustrado por el hecho de que el sermón fuera publicado sin su aprobación (Lutero entendía que predicar un sermón y escribir uno para su publicación eran dos habilidades muy diferentes), meses más tarde Lutero revisaría el sermón, preparando una versión muy mejorada: “Un sermón sobre el estado del matrimonio”.

       Tal sermón, especialmente a la luz del amplio público que Lutero estaba ganando, era una oportunidad para abordar el matrimonio en sí mismo. ¿Había malinterpretado Roma el matrimonio como había mal interpretado también la autoridad bíblica, justificación y otras doctrinas cristianas? Si es así, ¿cuál es el punto de vista de Dios sobre el matrimonio y cuál es su importancia en la iglesia y la sociedad? Aún así, el sermón que Lutero predicó tenía tanto que decir sobre los niños como sobre el matrimonio. Lo que no fue más que un pequeño discurso en una etapa tan temprana del conflicto de la Reforma, arroja una luz invaluable sobre lo que reformadores como Lutero creían sobre la familia. Lo que hoy en día asumen los cristianos piadosos, Lutero encontró revolucionario en su época, redefiniendo completamente la familia como una institución. Los recién casados, la pareja madura, o los padres de cuatro hijos, por ejemplo, deben haber escuchado con entusiasmo como Lutero predicaba. ¿Qué decía este reformador en la proximidad del martirio, que traería una visión bíblica, incluso nueva luz, a la institución que había sido degradada a una importancia secundaria?

Un asunto de mucha importancia a los ojos de Dios

Lutero comienza su sermón exponiendo Génesis 2:18-24, ese conocido pasaje donde Dios no encuentra un compañero adecuado para Adán entre los animales sino que crea un ayudante de la propia carne de Adán. Nótese, dice Lutero, que Dios es el que toma la iniciativa, proveyendo a Adán de una esposa. Una “esposa es dada sólo por Dios”, dice Lutero, teniendo en cuenta Proverbios 19:14. El mundo entiende muy poco la naturaleza ordenada por Dios del matrimonio, ya que los jóvenes anhelan oportunidades para codiciar, no un cónyuge al que dedicarse en la vida y en la muerte. No piensan en el matrimonio y no lo ven como un regalo de Dios ni el diseño de Dios para el hombre y la mujer. Sin embargo, el matrimonio “es un asunto de gran importancia a los ojos de Dios”. “Porque no fue por accidente que Dios Todopoderoso instituyó el estado del matrimonio sólo para el hombre y sobre todo los animales, y dio tal previsión y consideración al matrimonio.” El matrimonio, en otras palabras, es especial; Dios ha unido al hombre y a la mujer, una unión que nadie más en la creación conoce o disfruta.

El más grande y puro de todos los amores

Lutero reconoce de inmediato que el propósito del matrimonio es tener hijos, un punto al que volverá en breve. Interpreta la referencia a Eva como una “ayuda de compañía” que significa, en parte, tener hijos. Lutero, sin embargo, no ve el matrimonio como un mero contrato con el propósito de producir descendencia. Cuando los dos se unen, la esposa se convierte en compañera de su marido. “El amor de un hombre y una mujer es (o debería ser) el más grande y puro de todos los amores.” El amor está involucrado, y no cualquier tipo de amor (porque hay varios tipos), sino el más único de todos. La prueba de la pureza del amor en el matrimonio se encuentra en Génesis 2:24; la devoción del hombre a su nueva esposa es tan profunda que debe dejar a los padres que lo han criado y “adherirse a su esposa”.

       Lutero es cuidadoso en distinguir el tipo de amor que comparten marido y mujer. No es un “falso amor”, es decir, “el que busca lo suyo, como el hombre ama el dinero, las posesiones, el honor y las mujeres tomadas fuera del matrimonio y en contra del mandato de Dios”. Tampoco es un “amor natural”, un amor que es “entre padre e hijo, hermano y hermana, amigo y pariente”. Es más bien “amor conyugal, es decir, el amor de una novia, que brilla como un fuego y no desea nada más que al marido”. ¿Cómo es este tipo de amor para la esposa? “Ella dice: ‘Es a ti a quien quiero, no a lo que es tuyo: No quiero ni tu plata ni tu oro; no quiero ninguno de los dos. Sólo te quiero a ti. Te quiero en tu totalidad, o no te quiero en absoluto.'” Seguramente se trata de un amor posesivo y celoso, deseando a su marido por lo que realmente es, no sólo (y egoístamente) por lo que posee.

El sacramento del matrimonio y la unión hipostática

En este punto de la vida de Lutero (y es pronto; 1519), Lutero todavía llama al matrimonio un “sacramento”. ¿Qué es un sacramento? “Un sacramento es un signo sagrado de algo espiritual, santo, celestial y eterno, así como el agua del bautismo, cuando el sacerdote la vierte sobre el niño, significa que la gracia santa, divina y eterna se vierte en el alma y el cuerpo de ese niño al mismo tiempo, y lo limpia de su pecado original”. Al igual que el bautismo, Lutero se contenta en 1519 con llamar al matrimonio un sacramento, pero su razón para hacerlo puede sorprendernos.

Lutero cree que el matrimonio es sacramental porque refleja la unión hipostática: “Es un signo exterior y espiritual de lo más grande, sagrado, digno y noble que ha existido o existirá jamás: la unión de las naturalezas divina y humana en Cristo”.[1]

       He aquí una actuación teológica raramente vista desde los tiempos de Lutero. Lutero explica el paralelismo: “El santo apóstol Pablo dice que como el hombre y la mujer unidos en el matrimonio son dos en una sola carne, así Dios y el hombre están unidos en una sola persona Cristo, y así Cristo y la cristiandad son un solo cuerpo.”

       Lutero se refiere a Efesios 5:32, donde Pablo fundamenta el amor del marido por su esposa en el amor de Cristo por su iglesia. Lutero, en un inimitable movimiento exegético, va un paso más allá, creyendo que la unión del marido y la mujer representa la unión entre la naturaleza humana y divina de Cristo en su única persona. Sin embargo, la unión hipostática no es un fin en sí mismo. La unión hipostática tiene como objetivo señalarnos la forma en que Dios se entregó a nosotros, ya que de esta manera el marido debe entregarse a su esposa. Tal entrega sacrificial, dice Lutero, es una “cosa maravillosa”.

Un pacto de fidelidad

Cuando el marido se entrega a su esposa, ejemplificando el amor de Cristo por su iglesia, tal vínculo matrimonial contrarresta los “malos deseos de la carne”. La “santa hombría de Dios”, dice Lutero, “cubre la vergüenza de los malos deseos de la carne”. El hombre debe, por lo tanto, “tener en cuenta tal sacramento, honrarlo como sagrado, y comportarse adecuadamente en las obligaciones matrimoniales, para que aquellas cosas que se originan en los deseos de la carne no ocurran [entre nosotros] como en el mundo de las bestias salvajes”.

       Al contrario de muchos que vinieron antes de Lutero y consideraron el matrimonio menos sagrado que el celibato debido a su naturaleza sexual, Lutero considera el sexo como un medio para mostrar la naturaleza cristiana del matrimonio. Virtudes como la fidelidad están en juego, ya que el marido se entrega a su esposa y su esposa a solamente. Lutero llama al matrimonio un “pacto de fidelidad”. Lutero dice:

Al atarse el uno al otro, y entregarse el uno al otro, el camino está vedado al cuerpo de cualquier otro, y se contentan en el lecho matrimonial con su único compañero. De esta manera Dios se encarga de que la carne sea sometida para no alborotar donde y como quiera, y, dentro de este apremiante terreno, permite más ocasiones de las que son necesarias para engendrar hijos.

Lutero parece hacer a un lado al marido, por así decirlo, para así poder ser franco y decirle al marido: “No hagas de tu matrimonio una pocilga de cerda sucia”, grita Lutero.

Criar a los niños adecuadamente es el camino más corto al cielo

Con tal vínculo físico que caracteriza el pacto del matrimonio, se deduce naturalmente que Dios quiso que el matrimonio produjera hijos. Lutero llega a decir que los hijos son el “principal propósito” de la unión. Lutero reprende a los que se apresuran a casarse, sin pensar de antemano si están preparados para educar a los niños en el camino del Señor. Lutero se lamenta:

Pero desgraciadamente rara vez ocurre que criamos niños para servir a Dios, para alabarlo y honrarlo, y no queremos nada más de ellos. La gente sólo busca herederos en sus hijos, o placer en ellos; el servicio a Dios encuentra el lugar que puede. También se ve a la gente precipitarse al matrimonio y convertirse en madres y padres antes de saber cuáles son los mandamientos o poder orar.

Un esposo y una esposa deben considerar qué obligación significativa tienen sobre sus hombros antes de embarcarse en la crianza de los hijos. “No pueden hacer un trabajo mejor y no pueden hacer nada más valioso para Dios, para la Cristiandad, para todo el mundo, para ellos mismos y para sus hijos que criar bien a sus hijos.” La suposición medieval de que la vida familiar era mucho menos santa que la del sacerdote o monje célibe hace que las palabras de Lutero sean aún más impactantes. Nada es más valioso para la Cristiandad que criar a los niños de la manera que Dios quiere. Lutero está convencido de que es el “camino más corto al cielo”:

En comparación con esta única obra, que los casados deben criar a sus hijos adecuadamente, no hay nada en absoluto en las peregrinaciones a Roma, Jerusalén o Compostela, nada en absoluto en la construcción de iglesias, en la dotación de misas, o en cualquier otra obra buena que se pueda nombrar. Porque criar bien a sus hijos es el camino más corto al cielo.

En un día en que Roma consideraba las peregrinaciones a Roma como el camino para merecer el favor de Dios y alcanzar el paraíso, Lutero le da la vuelta a la lógica de Roma. Criar niños es superior, un camino más rápido a las puertas del cielo que cualquier viaje para venerar reliquias sin vida. Lutero no cambia una forma de justicia de las obras por otra. Está contrastando el camino del mérito con el de la fe. Indulgencias, peregrinaciones y misas son lo que Roma considera “sagrado”, la forma en que uno trabaja en su camino al cielo. Lutero, por el contrario, vuelve al creyente a lo ordinario, la vida de la familia. Aquí es donde se forma la verdadera fe. En lugar de ir a la siguiente peregrinación, el verdadero creyente se queda en casa donde enseña a sus hijos lo que significa confiar en Cristo para la salvación y vivir el día siguiente, con todas sus demandas mundanas, por la fe en Dios. Los padres que no entienden esto, Lutero advierte, tienen todo al revés. Son “como el fuego que no arde o el agua que no está mojada”. No entienden su propósito en la vida ni la razón por la que Dios los ha bendecido con pequeños.

       ¿Qué tan importante es la responsabilidad de ser padres? El infierno, dice Lutero con miedo en su voz, “no se gana más fácilmente que con respecto a los propios hijos”. Tal vez Lutero se muestra duro, pero presta atención a lo que está en juego. El padre descuidado, el que no se preocupa por el alma de sus hijos, no hace nada para entrenar a los pequeños en el temor del Señor, sino que los deja seguir el camino del mundo. “No podrías hacer un trabajo más desastroso que malcriar a los niños, dejarlos maldecir y jurar, dejarlos aprender palabras profanas y canciones vulgares, y dejarlos hacer lo que quieran.”

Es más, algunos padres se valen de tentaciones para ser más atractivos y cumplir con los dictados del mundo de la moda, para que sólo complazcan al mundo, salgan adelante y se hagan ricos, prestando siempre más atención al cuidado del cuerpo que al debido cuidado del alma. No hay mayor tragedia en la cristiandad que el maltrato de los niños. Si queremos ayudar a la Cristiandad, debemos comenzar con los niños, como sucedió en tiempos anteriores.

Lutero cree que la verdadera paternidad requiere mirar más allá de lo mundano, más allá incluso de las necesidades del cuerpo, a las necesidades del alma. Lo que muchos padres olvidan es lo más importante: el cuidado del alma de su hijo. En un esfuerzo por amar, los padres aman todos los caminos equivocados. “El falso amor natural ciega a los padres para que tengan más consideración por los cuerpos de sus hijos que por sus almas.” Citando Proverbios 13:24, Lutero aconseja a los padres, si son sabios, que no retengan la disciplina. La disciplina, como dice Proverbios 23:14, alejará la necedad de un niño. La disciplina, como dice Proverbios 23:14, salvará al niño del mismo infierno.

Por lo tanto, es de suma importancia que todo hombre casado preste una atención más estrecha, completa y continua a la salud del alma de su hijo que al cuerpo que ha engendrado, y que considere a su hijo como nada más que un tesoro eterno que Dios le ha ordenado proteger, y así evitar que el mundo, la carne y el diablo se lleven al niño y lo lleven a la destrucción. Porque a su muerte y en el día del juicio se le preguntará por su hijo y tendrá que dar una cuenta muy solemne.

Tesoros eternos

Vivimos en un día en el que la disciplina se considera poco amorosa. Lutero, como lo hace tan bien, expone el error de tal mentalidad. Fallar en la disciplina, advierte Lutero, es odiar a los hijos. Disciplinar es mostrarle al niño que te preocupas demasiado por él para dejarle ir por el camino del infierno. Los padres deben tener el alma del niño en mente, ante todo. Los niños son regalos de Dios, “tesoros eternos” como los llama Lutero. El deber de los padres es protegerlos para que el mundo, la carne y el diablo no les roben sus almas. Los padres no son simples supervisores, sino guardianes, protectores de las joyas que Dios ha confiado a nuestro cuidado. Un día cada padre se presentará ante Dios y responderá por la forma en que ha cuidado los tesoros eternos que Dios ha dado.

Con tal responsabilidad en mente, ¿no debería el padre hacer todo lo posible para asegurar el destino de su hijo? ¿Y no hay recompensa al final para el padre? “No te ahorres dinero ni gastos, ni problemas ni esfuerzos, porque tus hijos son las iglesias, el altar, el testamento, las vigilias y las misas por los muertos para las que haces provisión en tu testamento. Son ellos los que te iluminarán en la hora de la muerte y hasta el final de tu viaje.”

Mas artículos sobre el autor aqui.

Más artículos sobre el tema aquí.

Sobre el autor:

El Dr. Matthew Barrett es profesor asociado de Teología Cristiana en el Seminario Teológico Bautista del Medio Oeste en Kansas City, Mo. y editor ejecutivo de Credo Magazine. Es autor de numerosos libros, incluyendo None Greater: Los atributos no domesticados de Dios.

o

Publicado el 7 de Mayo del 2018 en: https://credomag.com/article/the-shortest-road-to-heaven-2-2/  Fuente: Matthew Barrett, The Shortest Road to Heaven: Luther’s Sermon on the estate of marriage. Credo Magazine 7, no. 3 (2018).


[1] Marjorie Elizabeth Plummer, «A Sermon on the Estate of Marriage Revised and Corrected by Dr. Martin Luther, Augustinian at Wittenberg», en Christian Life in the World, ed. Hans J. Hillerbrand, Kirsi I. Stjerna, y Timothy J. Wengert, vol. 5, The Annotated Luther (Minneapolis, MN: Fortress Press, 1519), 26.

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .