Kruger, Michael

Señales clave de un pastor abusivo #1: Un largo historial de relaciones rotas

He estado haciendo mi camino a través de una nueva serie de blogs sobre el abuso espiritual en la iglesia que estoy llamando » Púlpito Abusivo».  En la entrega anterior, ofrecí una definición de abuso espiritual:

El abuso espiritual, por lo tanto, es cuando un líder espiritual -como un pastor, anciano, o jefe de una organización cristiana- utiliza su posición de autoridad espiritual de tal manera que manipula, domina, intimida a los que están bajo su mando, como medio para lograr lo que él considera que son objetivos bíblicos y/o espirituales.

Pero el hecho de tener una definición no responde a todas nuestras preguntas. Después de todo, hay un nivel de subjetividad en la aplicación de esta definición. Algunos pueden pensar que cierto comportamiento es abuso, otros no. Y, como observamos en el post anterior, nuestro mundo a menudo se inclina a etiquetar cualquier declaración cristiana ofensiva como «abuso».

Debemos identificar a los pastores abusivos

En muchos sentidos, identificar correctamente el abuso espiritual no es tan diferente a identificar correctamente el abuso infantil. El hecho de que un padre discipline o corrija a su hijo, no lo hace abusivo. Pero, hay algunos padres que claramente cruzan la línea. Discernir cuál es cuál es la parte complicada.

Si bien no existe un sistema infalible y hermético para identificar el abuso genuino, creo que hay algunas señales clave de un pastor abusivo a las que hay que prestar atención. A lo largo de las próximas entradas, expondré varias de estas señales clave.

Comencemos con la primera señal. Y es la primera por una razón. Una marca clásica y definitoria de un pastor abusivo es un largo historial de relaciones rotas.

Chuck DeGroat, en su libro When Narcissism Comes to Church (Cuando el narcisismo llega a la iglesia), sostiene que estos pastores suelen dejar un «campo de escombros relacionales» (3) o un «rastro de cadáveres» (143) a su paso. Observa que «a menudo, antes de que el pastor narcisista sea expuesto públicamente, hay años de encuentros dolorosos de menor envergadura que son encubiertos» (91).

En otras palabras, los pastores espiritualmente abusivos tienen un historial de herir a las personas con las que trabajan y finalmente, normalmente después de muchos años, les alcanza. Es un patrón de pecado que no se puede ver a primera vista; sólo se hace visible con el tiempo.

Como dice 1 Tim 5:24: «Los pecados de algunos son notorios y van delante de ellos al juicio, pero los de otros aparecen más tarde».

Pero, por supuesto, este es exactamente el problema con esta primera marca de un pastor abusivo. No todos ven este patrón a largo plazo de relaciones rotas. Simplemente no conectan los puntos. Exploremos algunas razones clave del por qué.

Las personas abusadas son forzadas a salir de la iglesia

En primer lugar, muchos de los que son víctimas de un pastor abusivo son silenciados y forzados a irse. En una historia tras otra de abuso espiritual, está claro que los receptores de ese abuso están realmente asustados. Una vez más, DeGroat observa: «no es un miedo leve a estos pastores, sino terror… estos pastores narcisistas ostentan el poder de una manera que intimida y silencia» (92).

En otras palabras, la gente no ve el patrón general porque las víctimas de los abusos no suelen hablar por miedo a las represalias. Simplemente se van, y el pastor abusivo permanece.

Y si el pastor abusivo se queda, entonces consigue controlar la narrativa. Como veremos en un post posterior, las personas abusadas que se van suelen ser culpadas de todo el asunto. Ellos son el problema, no el pastor abusivo.

El abuso se minimiza como «conflicto»

En segundo lugar, incluso cuando una víctima de abuso se presenta, a menudo se minimiza el problema como un caso aislado, algo inevitable en cualquier ministerio. Estos sentimientos suelen ir seguidos de una apelación a la historia de Pablo y Bernabé, que también tuvieron un «conflicto». O tal vez esto es lo que sucede cuando se tiene un «líder fuerte».

Vemos precisamente este tipo de respuesta en el caso de Steve Timmis, el ex director general de Hechos 29 que finalmente fue expulsado por abuso espiritual. Sus defensores dijeron que los conflictos se debían simplemente a «un choque en los estilos de liderazgo», o que «las plumas se erizan» por los líderes fuertes.

La razón por la que este tipo de minimizaciones son tan efectivas es que son parcialmente ciertas. Todo ministerio tiene algún conflicto. Vivimos en un mundo caído donde tales cosas son (tristemente) parte de cualquier iglesia.

Pero, hay una diferencia con los pastores abusivos. El «campo de escombros relacionales» de un pastor abusivo no sólo es diferente en cuanto al volumen de conflictos, sino a la profundidad de los mismos. Las vidas a su paso son realmente destruidas -muchos dejan el ministerio y otros abandonan la fe cristiana por completo.

Además, los pastores abusivos suelen tener conflictos no resueltos. Suelen estar distanciados de muchas de las personas con las que solían trabajar.

En este punto, los líderes de la iglesia sólo tienen que hacer cuentas. Hay un denominador común en todos estos diferentes conflictos, a saber, el pastor. ¿Es más probable que todos los demás sean el problema, o que tal vez él sea el problema?

El abuso se gestiona en los comités de la iglesia 

En tercer lugar, aunque se reconozca el patrón de las relaciones rotas, a menudo no se revela al cuerpo de liderazgo más amplio, y ciertamente no se revela a la propia iglesia. En otras palabras, por lo general se mantiene dentro de ciertos comités o subgrupos.

Ahora bien, parte de esta confidencialidad es comprensible y prudente. Cada queja no debe ser ventilada delante de toda la iglesia. Dicho esto, debemos tener cuidado de que nosotros, como iglesias, no estemos «manejando» el patrón de las relaciones rotas escondiéndolo en los comités para que nunca vea la luz del día.

De hecho, a veces ni siquiera los propios ancianos del cuerpo pastoral conocen el patrón de relaciones rotas a largo plazo (o al menos no saben lo profundo y amplio que es).

Los abusadores no abusan de todos: Escogen a sus victimas

En cuarto y último lugar, el patrón de ruptura de relaciones a menudo no se reconoce porque los pastores espiritualmente abusivos no abusan de todo el mundo. Son selectivos en cuanto a quiénes tratan de esta manera. De hecho, hay otras personas a las que el pastor abusivo trata notablemente bien.

En otras palabras, los pastores abusivos casi siempre tienen dos lados. Un lado es dominante, de mano dura y amenazante.  El otro lado es encantador, amable e incluso halagador.

Las trágicas implicaciones de esta realidad es que los pastores abusivos casi siempre tendrán ávidos defensores que insisten en que este pastor es el mejor tipo del mundo. Y, para ellos, ese pastor probablemente ha sido genial. Y tales defensores utilizarán inevitablemente la misma lógica: «Nunca me ha tratado así».

En otras palabras, forman su juicio enteramente en su experiencia personal.

Sin embargo, no hace falta reflexionar mucho para darse cuenta de lo problemático que es ese razonamiento. Los acosadores no intimidan a todo el mundo. De hecho, los acosadores rara vez intimidan horizontalmente o hacia arriba. Casi siempre intimidan hacia abajo. Intimidan a los que están por debajo de ellos.

En resumen, esta primera marca de un pastor abusivo es tanto objetiva como subjetiva. Es objetiva en el sentido de que hay un historial claro y definible de relaciones rotas. Sin embargo, es subjetiva en el sentido de que no todo el mundo está en condiciones de ver este historial.

Esto nos lleva a una clara aplicación: Las organizaciones cristianas, ya sean iglesias o de otro tipo, necesitan más transparencia y apertura con respecto a estas cuestiones. Demasiados grupos fomentan una cultura de secretismo y autoprotección, y eso crea un entorno en el que los abusos pueden pasar desapercibidos durante años.

Hacemos bien en recordar Lucas 8:17: «Porque no hay nada oculto que no se manifieste, ni nada secreto que no se conozca y salga a la luz».

Artículos sobre temas relacionados, aqui.

Mas artículos del autor, aqui. 

Sobre el autor:

Michael J. Kruger, M. Div. Westminster Seminary California, Ph. D. Universidad de Edimburgo. Teólogo, historiador de la Iglesia y profesor principal del Seminario Teológico Reformado. El Dr. Kruger es uno de los eruditos más importantes del mundo en estudios del Nuevo Testamento y del cristianismo primitivo. Es pastor ordenado en la Iglesia Presbiteriana de América, y ha escrito numerosos libros y artículos académicos y ensayos.

Publicado originalmente el 15 de febrero de 2021.

Primero en: https://www.michaeljkruger.com/key-signs-of-an-abusive-pastor-1-a-long-track-record-of-broken-relationships/?fbclid=IwAR3mEUV2ZwkoW9FGG8eAeLucfvkGLCg_75ARdtZegXL6lDU_UzrizVxGlEo

3 respuestas »

  1. Serví al lado de un pastor por 17 años y esto que leo es una biografía de su comportamiento, me harté de sus abusós sus chismes y sus mentiras y simplemente un día decidí irme sin decir nada, ahora me siento libre pero he quedado muy herido y resentido aún me enojé con Dios pues son decenas de personas que se fueron de la iglesia, ese pastor con el cual trabajé nunca fue amigo, divulgaba lo que otras ovejas en consejería le decían, ante los demás era el gran conquistador fundador de iglesias, pero yo sabía que no era así, me harté y parti, decidí no estar más a lado de un megalomano, narcisista, ególatra. Ante las dificultades todos son responsables menos el y su grupo de protegidos. Tener una iglesia grande es también otro ingrediente malo para un pastor abusivo, pues se siente superpoderosas, otro detalle nefasto es ser un pastor independiente sin una organización a la cual rendirle cuentas o que pueda sancionarlo, iglesias dónde el comité sancionador son los mismos familiares del pastor abusivo o son ese tipo de ovejas protectoras/justificadoras.
    Entregué mi juventud entera a esa iglesia 6 el éxito del que gozan ahora es producto de la siembra de otros jóvenes que como yo nos dimos por entero a la iglesia, negandonos muchas veces a nuestras familias, porque nos metieron en la cabeza que la iglesia era más importante que la familia, en fin para porque sino no acabaré .
    Un perla de ese pastor;
    Te enfriaste? Te apartaste?
    Tu problema tu ve como te reconcilias
    Y muchos borregos gritan AMEN a eso
    Cuando Jesús dejó todo y se fue a buscar a la oveja 100

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.