El reto sobre el debate ‘trans-genero’ es que como cristianos estamos en la obligación de decir dos cosas muy diferentes al mismo tiempo. En relación aquellos que persiguen una agenda que dice: “Tu baño es mi baño, y tu genero es cualquier cosa que elijas ser”, debemos decir:

A. Absurdo. Completamente absurdo. No existe ninguna razón científica, de justicia, ninguna razón internamente consistente para pensar que podemos ser niños o niñas solamente por decirlo. Incluso si muy dentro de mi estoy convencido de que soy una mujer asiática o africano-americano, nadie podría convertirme en eso. Existen hechos sobre mi biología que no pueden ser negados. ¿Por qué el genero esta abierto a redefinición, mientras que la raza o la etnicidad no?

Como muchos otros han señalado, la lógica trans-genero simplemente no es coherente consigo misma. Son masculino y femenino distintas categorías, de tal manera que deberíamos trabajar por “a igual trabajo igual paga”, celebrando cada vez a la primera mujer en lograr tal o cual cosa? O, son masculino y femenino categorías completamente intercambiables, de tal manera que hablar de dos géneros es completamente ofensivo? Hace dos noches estaba viendo por algunos minutos los premios Oscar, y cambie de canal por unos momentos para ver las competencias de ESPN (Canal de Deportes). Lo que llamo mi atención fue que mucha gente que estaba en la ceremonia de premiación Oscar, y muchas de las universidades representadas en el circuito de carreras de la competencia de ESPN apoyarían la agenda trans-genero. Y sin embargo, al mismo tiempo, siguen con sus “anticuadas” categorías de “Mejor Actor”, y “Mejor Actriz”, y sus “anticuadas” ideas de hombres y mujeres compitiendo en categorías completamente diferentes.

Vivo en East Lansing, Michigan. Me encanta mi ciudad. Es un excelente lugar para vivir. Es también una ciudad universitaria que intenta estar al tanto de toda novedad y tendencia cultural. Quizá esta es la razón por la cual el consejo de educación distrital ha tratado de que los estudiantes usen el baño de acuerdo al genero con el que se identifican. Al mismo tiempo, cuando voy al ‘Centro de Recreación Comunal’-el mismo que también es operado por el consejo de East Lansing- hay un cartel en el vestidor de los hombres que dice claramente que mujeres no están permitidas, pero también dice que las mujeres pueden acompañar a sus padres en el vestidor para familias. Entonces, en este caso, ¿la biología importa o no? Es un asunto de seguridad mantener a los niños y niñas separados? O, es un asunto de espacio protegido dejar que los niños usen los baños de las niñas? La idea de que todo el mundo se debe acomodar a mi idea de lo que yo considero que soy es destructiva, envenena a la sociedad y merece ser tratada como tal.

Esto es lo que debemos afirmar en relación a los argumentos de la agenda trans-genero.

B. Pero, sin embargo, esto no es todo lo que debemos decir. Hay personas, hombres y mujeres, creados en la imagen de Dios, que están genuinamente confundidos sobre lo que son y lo que quieren ser.

A aquellos que están luchando con sentimientos que no entienden, y con un sentido de si mismo que se siente horriblemente perturbador, queremos decirles lo siguiente:

Esto ocurre. Todo el tiempo. No necesariamente con relación al genero, sino con la identidad humana. Todos luchamos con entender lo que realmente somos, especialmente mientras estamos creciendo. A veces esto significa que no sabemos como relacionarnos con nuestro cuerpo o nuestra sexualidad. No queremos que nadie se sienta inseguro al momento de usar el baño. Entonces, tratemos de hacer cubículos de baño que sean mas unisex. Proveamos consejeros bien entrenados y amorosos. Asegurémonos que nadie se burle de nuestros hijos ya sea por ser machones o sensitivos, o por ser inmigrantes o por ser musulmanes o cristianos, o lo que sea.

De la misma manera asegurémonos de estar en un estado de alerta constante en relación a nuestra cultura. Debemos empatizar genuinamente con aquellos que se sientes atacados, atemorizados o solos. Defender la verdad no significa que tenemos que decir todo lo que pensamos en cada situación. Esta bien tener tacto, respeto, e incluso a veces cerrar nuestra boca. Tener celo por el evangelio no es una excusa para pisotear personas.

La respuesta del cristiano al debate trans-genero depende si estamos hablando acerca del debate y los argumentos o acerca de la persona trans-genero. Entiendo también que no existe una completa disociación entre ambas, pero tampoco son lo mismo. Las ideas presentadas en la esfera publica son a menudo ridículas. Las personas luchando con trans-genero no lo son. Esta es en parte la razón por lo que la controversia es especialmente difícil para los cristianos. Como pastor, debo pastorear un rebaño que se encuentra constantemente con presiones de un mundo que quiere acomodarlos a su imagen.

Romanos 12.2 Y no se adapten (no se conformen) a este mundo, sino transfórmense mediante la renovación de su mente, para que verifiquen cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno y aceptable (agradable) y perfecto.

Pero sin embargo, también debo pastorear un rebaño que tiene ovejas en ella que a menudo se preguntan como puedo vivir una vida que es santa y aceptable para con Dios cundo no me siento (o simplemente no me gusta) la persona que veo en el espejo.

Romanos 12.1 – Por tanto, hermanos, les ruego por las misericordias de Dios que presenten sus cuerpos como sacrificio vivo y santo, aceptable (agradable) a Dios, que es el culto racional de ustedes.

Esto significa que por un lado no debemos tener paciencia alguna para con la agenda secular, debemos ser pacientes con las personas que están luchando con estos sentimientos. Quizá podemos ser prontos a responder en la esfera publica, pero debemos ser prontos para oír en la cocina de nuestro vecino. Esto significa que debemos ser reservados en lo privado de una manera que no se confunda con indiferencia publica, y de la misma manera hacer publico nuestra insatisfacción de una manera que no sea confundida con indiferencia personal. Tenemos dos cosas diferentes que decir dependiendo de nuestro contexto, no contradictorias, sino complementarias, a un mundo que esta cada vez mas confundido.

La agenda trans-genero debe ser apabullada. Pero las personas amadas.

Por Kevin DeYoung

(Tanto el blog ‘Semper Reformanda’, como la Pagina de ‘Teología para vivir’ y los videos en Youtube, son producidos gracias a pequeñas donaciones de personas. Cualquier tipo de donación, por pequeña que sea, nos ayudara muchísimo a mantener el sitio web y seguir publicando, por favor. Que Dios te bendiga. Puedes donar a través de PayPal dando click aquí.)

deyoungKevin DeYoung (1977-). Realizo estudios en BA, Hope College; MDiv, Gordon-Conwell Theological Seminary; PhD. en historia contemporánea, Leicester University. Es pastor principal de la Iglesia University Reformed (PCA), en East Lansing, Michigan, cerca al estado universitario de Michigan. El y su esposa Trisha tienen seis hijos. DeYoung es autor de numerosos libros en ingles, muchos de los cuales han sido traducidos al español. Es quizá uno de los escritores mas influyentes de la actualidad. Entre sus libros se encuentran: Why We’re Not Emergent: By Two Guys Who Should Be (2008); Just Do Something: A Liberating Approach to Finding God’s Will (2009); What Is the Mission of the Church?: Making Sense of Social Justice, Shalom, and the Great Commission (2011); The Hole in Our Holiness: Filling the Gap between Gospel Passion and the Pursuit of Godliness (2012); What Does the Bible Really Teach about Homosexuality? (2015); etc.

Traducido por Daniel Caballero.

Apareció primero el 28/02/17, en https://blogs.thegospelcoalition.org/kevindeyoung/2017/02/28/the-two-things-we-must-say-about-the-transgender-debate/