John Flavel nació en 1628 en Bromsgrove, Worcestershire (Inglaterra). Desde joven mostro una gran capacidad intelectual, y se dedico complemente a los estudios en la Universidad de Oxford. En 1650 fue ordenado al ministerio en Salisbury, y poco tiempo después inicio su primer pastorado en Diptford, Devon. Tenía 22 años. Sin embargo, esta no era la excepción entre los puritanos, los cuales se iniciaban muy jóvenes en el servicio del Señor.

Flavel inicia su pastorado en Dartmouth.

Poco tiempo después Flavel contrajo matrimonio con Joan Randall, una mujer piadosa a quien Flavel amaba mucho. Sin embargo, poco tiempo después de su matrimonio una desgracia tocaría sus vidas. Su esposa quien estaba esperando su primer hijo murió en el parto. El niño también murió. Esto dejo devastado a Flavel y sumido en un profundo dolor. El dolor y sufrimiento sería algo que lo acompañaría por el resto de su vida. De la misma manera su padre, Richard Flavel, un ministro independiente puritano contrajo la plaga mientras estaba en prisión donde fue puesto como consecuencia de su independentismo eclesiástico y murió en prisión 1665.

Después de un año de luto, Flavel se caso nuevamente en 1656 con una mujer piadosa de nombre Elizabeth Stapell. Fue en este año también que Flavel, después de haber pastoreado por seis años en Diptford, asumiría un nuevo pastorado en la ciudad portuaria de Dartmouth (Inglaterra). Fue justamente aquí que su ministerio como predicador comenzó a florecer, y muchos fueron convertidos bajo su predicación. Sin embargo, nuevamente la tragedia azotaría su vida, pues seis años más tarde, en 1662, Flavel sería expulsado de su congregación y prohibido de predicar debido a sus convicciones independentistas. Sin embargo, continúo predicando y reuniéndose con su congregación en secreto en el bosque. Fue justamente bajo persecución que Flavel realizo la mayor parte de su ministerio, bajo persecución de la Iglesia Anglicana.

El contexto histórico de John Flavel.

Es necesario hacer un paréntesis en nuestra narración aquí, a fin de familiarizar al lector con el contexto en el cual Flavel se encontraba viviendo. Inglaterra había sido sacudida por tres guerras civiles entre 1642 y 1651. Las consecuencias de la guerra fueron terribles en todo aspecto para la nación. Los partidos enfrentados eran por un lado el partido royalista que defendía la monarquía real, y por el otro el partido independiente que buscaba la instauración de una republica. Una de las diferencias claves en estos era en materias de separación eclesiástica. El partido royalista proponía que la iglesia fuera regida por obispos los mismos que estarían sujetos a la autoridad del Rey, mientras que el partido independiente abogada por el independentismo eclesiástico, esto incluía tanto al presbiterianismo como al congregacionalismo.

El partido independiente gano la guerra, al menos eso se creía. Fue en 1649 que este decapito al Rey Charles I (1600-1649), dando fin a la guerra posteriormente en 1651. Sin embargo, poco tiempo después el gobierno republicano independentista se desmoronaría, trayendo como consecuencia un retorno de la monarquía a cargo del hijo del decapitado Charles I, llamado Charles II en 1660. Charles II (1630-1685) al inicio otorgo tolerancia hacia el partido independiente. Sin embargo, esto termino con el “Acto de Uniformidad” de 1662, el mismo que forzaba a todos los ministros a dejar sus convicciones de independentismo y conformarse la Iglesia Establecida, es decir la Iglesia Anglicana y al gobierno episcopal, con el Rey como cabeza de esta.

Todos aquellos que se negaron a firmar dicho documento fueron expulsados de sus congregaciones, así como también se les prohibió predicar y ejercer el pastorado bajo pena de encarcelamiento. Es este el contexto en el cual Flavel, la tenia 34 años para cuando el edicto de uniformidad fue decretado en 1662. Debemos tener en cuenta tres puntos. El primero era de que la mayoría de los puritanos eran parte del partido independiente, ya sea que fueran presbiterianos o congregacionalistas. Segundo, el edicto de conformidad de Charles II, fue primariamente por razones políticas. Su propósito era debilitar al partido independiente para así evitar cualquier forma de rebelión nuevamente consolidando así su poder monárquico. Tercero, este fue el inicio del fin del puritanismo. Estrictamente desde un punto de vista histórico, todo puritano debe haber nacido antes de 1662. Es así como históricamente hablando se considera al ultimo puritano a Matthew Henry (1662-1714). Si bien a veces se habla de Edwards, Spurgeon o incluso Lloyd-Jones como el ultimo de los puritanos, esto es mas bien en un sentido de conformidad a la enseñanza de estos, y no en un sentido histórico.

Flavel bajo persecución de la Iglesia.

Con esto en mente, regresemos nuevamente a Flavel. Es el año 1662 y Flavel ha sido expulsado de su congregación en Dartmouth y prohibido de predicar. Sin embargo, con el fin de eludir a las autoridades y seguir predicando se cuenta que Flavel se valió de todo tipo de medidas para continuar predicando, por ejemplo, se cuenta que en una ocasión de disfrazo de mujer mientras cabalgaba para pasar desapercibido por los guardias, en otra, mientras era perseguido por los oficiales del ejercito salto con su caballo al mar por una peña escapando al arresto nadando a través de área rocosa hasta alcanzar Slapton Hands.[1] Si alguna vez se hace alguna película de alguno de los puritanos, la vida de Flavel seria sin duda una de las mas emocionantes.

No fue sino hasta diez años mas tarde, en 1672 que el Rey Charles II decreto la Declaración de Indulgencia. En esta se les daba a los ministros independientes la libertad de adorar de acuerdo a su consciencia. Fue en este año que Flavel regreso a Dartmouth como pastor. Sin embargo, la tolerancia duro poco tiempo y un año después el edicto fue cancelado, y una vez mas Flavel paso a predicar en oculto. Su segunda esposa Elizabeth Stapell murió en 1673. Flavel tenia entonces 45 años y había enviudado por segunda vez. Sin embargo, contraería nupcias por tercera vez, esta vez con Ann Downe, la hija de un ministro, con quien tendría un matrimonio fructífero por once años y dos hijos como consecuencia de este.

Fue hacia finales de la década de 1670 y los primeros años de 1680 que Flavel se dedico casi por completo a escribir tratados. Escribió nueve libros durante este tiempo. Sin embargo, una vez mas la tragedia golpearía su hogar, y su tercera esposa Ann Downe moriría mientras el se encontraba de visita en Londres en 1684. Flavel contraería nupcias por cuarta vez, en esta ocasión con Dorothy Jefferies, la viuda de un ministro en Kingsbridge. Flavel tenia 56 años.

La muerte de John Flavel.

En 1685 Flavel retornaría una vez a su amado Dartmouth. Sin embargo, debido al impedimento que tenia de predicar, su casa misma se convirtió en una congregación. Predicaba todos los domingos a todo aquel que quisiera venir a su hogar a escucharlo. Cada domingo la casa estaba abarrotada de gente que se reunía para oírle. No fue sino hasta 1688 con la llegada de William de Orange que los protestantes independientes en Inglaterra gozarían de plena tolerancia para predicar el evangelio. Habían pasado 26 años, y la mayoría de ellos ya habían muerto. El mismo Flavel contaba en ese entonces con 60 años.

Una vez mas Flavel regreso al ejercicio del ministerio publico de la Palabra de Dios. Sin embargo, la persecución y sufrimientos habían hecho mella en su salud y condición física. En un tratado dirigido a jóvenes ministros menciona: “Hemos sufrido por largo tiempo las cargas y el calor del día. Somos soldados veteranos casi completamente desgastados.”[2] Flavel sabia que el fin estaba cerca. Fue así que, en una visita a la ciudad de Exeter, el 6 de Junio de 1691 Flavel sufrió un derrame cerebral y murió. Tenia 63 años. Sus ultimas palabras fueron “Lo se, todo va a estar bien conmigo”.

Conclusión.

La vida de Flavel estuvo marcada por el estudio intenso, así como el sufrimiento y oración constante. El Señor honro su ministerio, particularmente en el área de la predicación, la cual era poderosa. El poder de su predicación venia directamente de las muchas horas que pasaba en oración en la presencia de Dios. Flavel tenia “un espíritu lleno de paz que traía sanidad y unidad a sus oyentes, en lugar de división.”[3]

Durante su vida John Flavel escribió casi una centena de libros. Algunos de los cuales permanecen como clásicos de la fe cristiana. Su libro “El Misterio de la Providencia”, se ha convertido en un de los clásicos cristianos mas leídos de todos los tiempos. Haríamos bien en aprender no solo de sus escritos, sino también de su vida. John Flavel fue sin duda un gigante en una era de gigantes. Una vida completamente consagrada al servicio del Señor y de su Iglesia.

Mas artículos sobre el tema aquí. 

Mas artículos del autor aqui.

Acerca del autor:
Daniel CaballeroDaniel Caballero nació en Lima, Perú. BSc.Universidad Nacional Agraria La Molina.BA, Seminario Teológico Bautista (Lima); Postgrado en Teología, The London Theological Seminary (Londres), ThM-Teologia Histórica., Westminster Theological Seminary (PA-USA). En la actualidad se encuentra cursando estudios doctorales en Inglaterra sobre Historia de Post-Reforma (siglo XVII y XVIII). Especialización en John Owen y Puritanismo ingles. Daniel ha escrito numerosos artículos sobre puritanismo, teología bíblica y cultura. Su campo de especialización es en estudios de la Reforma y Post-Reforma (Puritanismo). En la actualidad se encuentra cursando estudios doctorales en Inglaterra. Ha vivido por casi nueve años en Inglaterra, donde tuvo la oportunidad de profundizar estudios Teológicos. Es misionero enviado de Inglaterra para el servicio en desarrollo de educación teológica en Perú. Actualmente vive en Londres, Inglaterra. Tiene experiencia desde muy joven en educación teológica.

Notas:

[1]Joel R. Beeke and Randall J. Pederson, Meet the Puritans: With a Guide to Modern Reprints(Grand Rapids, MI: Reformation Heritage Books, 2006), 247.

[2]John Flavel, The Whole Works of the Reverend John Flavel, vol. 4 (London; Edinburgh; Dublin: W. Baynes and Son; Waugh and Innes; M. Keene, 1820), 14.

[3]Thomas D. Lea, “The Hermeneutics Of The Puritans,”Journal of the Evangelical TheologicalSociety 39, no. 2 (1996): 276.