07-El Largo siglo XVIII (1689-1815)

Andrew Fuller, el más importante teologo Bautista, por John Piper

La vida y obra de Andrew Fuller (1754-1815), por John Piper

Ya Puedes adquirir el libro de Andrew Fuller, “El Evangelio para todos los hombres“, y ver una sinopsis del libro aqui.

No vas a leer sobre esta historia en los libros seculares de historia, o verlo en las noticias de la noche, pero bajo casi cualquier estándar bajo el que se examine, el movimiento misionero moderno, que tiene su punto de inicio con el viaje de William Carey a la India en 1793, es el desarrollo histórico mas importante de la historia en los últimos doscientos años. El historiador Stephen Neil, concluye en su libro “La historia de las Misiones Cristiana”, que:

“El racionalismo frio del siglo XVIII difícilmente podría considerarse como el suelo ideal para que la semilla del cristianismo creciera, pero fue de este que llego el mas grande florecimiento de la empresa misionera cristiana que jamás se haya visto en todos los siglos anteriores.”[1]

Sin embargo, ¿como es que este “frio racionalismo” del siglo XVIII dio a luz al mas grande movimiento misionero que jamás se haya producido en toda la historia de la humanidad? Un movimiento que aun continua hasta el día de hoy, y que, si así lo quieres, podrías ser parte. Es cierto, los caminos del Señor son mas elevados que los nuestros, y sus juicios son inconmensurables e inescrutables (Ro. 11:33). 

Por otro lado, hay algunos factos que produjeron este gran movimiento misionero que puede ser conocidos por todos, y todo lo que quisiera hacer en este articulo es presentar uno de ellos, solo uno de las decenas de millares de cosas que Dios hizo para desatara este grandioso movimiento misionero que exalto a Cristo, avanzo el evangelio, expandió a la Iglesia, confronto lo demoniaco, conquisto las obras de Satanás, transformo la cultura, salvo a las almas, y robo las almas que iban rumbo al infierno. 

Grandes ganancias a un gran costo

Andrew Fuller murió el 07 de Mayo de 1815 a la edad de 61 años. Fue el pastor de la Iglesia Bautista de Kettering (Northamptonshire, Inglaterra), un pequeño condado con una población de 3000 personas, por unos 32 años consecutivos. Antes de esto fue pastor en Soham, y antes de esto, un jovencito que creció en la pequeña granja de sus padres, y recibió la mas simple y básica educación. Nunca tuvo la oportunidad de recibir educación teológica formal, sin embargo, se convirtió en la figura teológica mas importante de los Bautistas Particulares (calvinistas) de su tiempo. Comenzó su carrera como predicador en su iglesia local en Soham a los 17 años de edad, y para cuando cumplió los 21 años fue llamado a ser el pastor oficial de la congregación.

El siguiente año después de que se convirtió en el pastor de Soham, se caso con Sarah Gardiner. En los 16 años que duro su matrimonio, antes de que su amada Sarah muriera, tuvieron 11 hijos, de los cuales 8 murieron en sus primeros años. Sarah murió en su hogar dos meses antes de que la Sociedad Bautista Misionera fuera formada por Fuller en Octubre de 1792. 

Este es un patrón común que se repite en la historia: el mayor avance y la mas grande perdida para Fuller, todo en un lapso de dos meses. Porque “cualquiera que perdiere su vida por mi causa la hallara” (Mat. 10:39), y también “a menos de que el grano de trigo no caiga en la tierra y muera, permanece solo. Pero si muere, produce mucho fruto” (Jn. 12:24). Fuller se caso nuevamente en 1794 con Ann Coles, quien vivió diez años mas después de la muerte de Fuller. 

¡Yo sostendré la cuerda!

Durante sus mas de cuarenta años de ministerio pastoral, Fuller intento hacer mas de lo que un hombre puede hacer bien. Trato de liderar una familia, ser pastor en una Iglesia, involucrarse combatiendo los destructivos errores doctrinales de su día a través de constantes escritos, todo al mismo tiempo que era el líder principal de la Sociedad Bautista Misionera. 

Un pequeño grupo de pastores Bautistas, incluyendo al propio William Carey, habían formado la Sociedad Bautista Misionera el 2 de Octubre de 1792. Fuller, mas que ningún otro, sintió la profunda carga que era que William Carey y John Thomas (y mas adelante muchos otros), dejaran todo lo que tenían para irse a la India en bajo la autoridad de Dios, pero al mismo tiempo en dependencia para su sustento de este pequeño grupo de hermanos. Uno de ellos, John Ryland, escribió la famosa historia de “el que sostiene la soga”. Escribió:

Nuestra empresa misionera hacia la India me pareció, desde su mismo inicio, como la iniciativa solamente de un puñado de hombres, quienes deliberadamente veíamos la importancia de cavar a un mas profundo en esta mina a la cual nadie jamás había ido antes. No teníamos a nadie que nos guiara sobre como hacerlo, y mientras estábamos enfrascados en la discusión, Carey, de pronto se levanto y dijo: “Ok, esta bien. Yo iré hasta lo mas profundo, pero solo si ustedes sujetan la cuerda”. Y antes de que se fuera “hasta lo mas profundo”… el, nos hizo jurar a cada uno de nosotros antes de descender “a través del hoyo del agujero”, que “mientras que estuviéramos con vida, jamás soltaríamos la cuerda que le sostenía”.[2]

De esta manera, Fuller se convirtió en el principal promotor, estratega planeador, levantador de fondos, y escritor de la Sociedad Bautista Misionera, por mas de 21 años. El sostuvo la cuerda con tal firmeza y tal consciencia de lo que estaba teniendo lugar, mas que nadie antes que el. Fuller viajaba a caballo constantemente, predicando y levantando fondos para el apoyo de la misión. Fue el escritor de Los Relatos Periodicos [Periodical Accounts]. Escribió para el registro Bautista anual [The Baptist Annual Register], la revista Evangélica [The Evangelical Magazine], y la revista Bautista [The Baptist Magazine}.Fue Fuller quien tuvo el lugar principal al momento de seleccionar a los nuevos misioneros. Fue Fuller quien escribió regularmente a los misioneros en el campo de la misión, y a las personas en las Iglesias Inglesas. 

Sufrimiento Extraordinario

En medio de toda esta ardua labor, haciendo de su perseverancia en la obra y fuego en la fe mas increíble, esta el hecho del tremendo nivel de sufrimiento experimentado por Fuller, especialmente sus perdidas. Perdió a ocho de sus hijos de su primera esposa cuando aun eran niños. El 10 de Julio de 1792 escribió en su diario:

“Las aflicciones que enfrenta mi familia son casi insoportables, y que es lo que será de mi, ¡no lo se! Por casi un mes los sufrimientos de mi amada esposa han sido extremadamente fuertes.”

El 25 de Julio del mismo año escribió:

“Oh mi Dios, ¡mi alma se encuentra agonizando dentro de mi! Las aflicciones por la muerte de mi amada familia me parecen demasiado como seguir soportándolas. Oh, mi Señor, estoy tan afligido, por favor, ¡llévame contigo!”[3]

Cuando su esposa murió un mes mas tarde, el 23 de Agosto de 1792, después de la muerte de ocho de sus hijitos, Fuller sumido en una pena profunda escribió estas líneas:

La dulce madre ya no llora mas por sus perdidas. Ya no hay mas duros trabajos ni una carga pesada bajo sus hombros. Su preciosa alma en sufrimiento ha sido liberada de todo miedo y temor, y por fin ha llegado al hogar, junto con sus hijitos, y con su Dios.[4]

Fuller y el Hiper-Calvinismo

Este es el contexto personal, pastoral y ministerial en los que tuvieron lugar los debates con errores de naturaleza espiritual y doctrinal en los que Fuller se vio envuelto en su día. Sin embargo, a pesar de toda su actividad, fueron sus escritos sobre las controversias doctrinales los que avanzaron mas que todas las cosas la causa de las misiones mundiales. 

Fuller creció en una Iglesia “Super”, o “Hiper Calvinista”. Fuller dijo mas tarde que el pastor de la Iglesia en Soham (John Eve), tenia “poco o nada que decirles a los inconversos.”[5]El mas grande logro teológico de Andrew Fuller fue entender, defender, y difundir el hecho de que la verdad bíblica e histórica del Calvinismo, promueve completamente la oferta del Evangelio a todas las personas sin ninguna excepción.

El razonamiento del Hipercalvinismo, en las palabras de Fuller era el siguiente:

“Es absurdo y cruel requerir de cualquier hombre hacer aquello esta mas allá de su alcance. Además de esto, las Escrituras claramente declaran que “ningún hombre puede venir a Cristo, a menos que el Padre no lo atrajere a El”, y también que “el hombre natural no puede recibir las cosas que son del Espíritu de Dios, ni tampoco conocerlas, porque se disciernen espiritualmente”. Teniendo como base estos pasajes, entonces concluyen que hay cosas que el pecador, mientras permanece no-regenerado, no esta en la obligación de hacer.”[6]

Fuller continua, “para estos hombres, es una especie de máxima de que nadie esta obligado a cumplir con un mandato de naturaleza espiritual, sino solo aquellos que son espirituales” (Works 2:360). La conclusión practica a la cual llegaban era de que la fe en Cristo no era un mandato para los no escogidos. Es decir, no era un deber que los no regenerados debían de llevar a cabo. Por lo cual, nunca se hacia un llamamiento indiscriminado a venir a Cristo. Es decir, nunca podrías estar frente a un grupo de hombres, ya sea en Gran Bretaña o la India, y decirles “Crean en el Señor Jesucristo”. Nunca deberías exhortar, rogar, llamar, comandar, o urgir a los hombres a hacer esto. 

Los efectos que esta versión racionalista, completamente torcida y deforme, del Calvinismo Bíblico, fue que dejo a Iglesias sin vida, y que en general la denominación de los Bautistas Particulares en la era de Fuller esta muriendo, y que incluso la reciente misión a la India sufrió oposición. 

Inhabilidad Natural versus Inhabilidad Moral

En la obra teológica mas famosa de Fuller “El Evangelio: Para Todos los Hombres”, Fuller examina texto tras texto dirigidos a no creyentes, en los cuales los no creyentes son exhortados con el mandato de creer el Evangelio.[7]Estos versos fueron sus testigos en contra de los argumentos de los Hipercalvinistas de su tiempo, quienes usan la lógica para moverse de una premisa bíblica a un conclusión anti-bíblica.

Sin embargo, también recibió mucha ayuda de Jonathan Edwards para poder responder a las objeciones del Hiper-calvinismo en un nivel mas profundo. Se acuerdan de la objeccion del Hipercalvinismo de que “es absurdo y cruel requerir de un hombre hacer algo que esta fuera de sus habilidades”. En otras palabras, la inhabilidad de un hombre para creer remueve su responsabilidad para creer (y por consecuencia nuestro deber de exhortarle a que crea). En respuesta a esta objeción, Fuller comenzó a desarrollar la distinción entre inhabilidad moral e inhabilidad natural, un punto teológico clave que aprendió y desarrollo de los escritos de Jonathan Edwards.

Esta distinción es como sigue: La inhabilidad natural se refiere a la ausencia de “facultades racionales, o poder físico, o una ventaja externa”; pero la inhabilidad moral se refiere a la ausencia de una inclinación para realizar algo como consecuencia de una voluntad adversa a la realización de dicha acción. La inhabilidad natural ciertamente remueve la obligacion para llevar a cabo dicha tarea. Pero la inhabilidad moral no lo hace, y esta es la clase de inhabilidad que la Biblia describe con respecto al hombre cuando dice: 

1 Corintios 2.14 Pero el hombre natural no acepta las cosas del Espíritu de Dios, porque para él son necedad; y no las puede entender, porque son cosas que se disciernen (se examinan) espiritualmente.

En otras palabras, de la misma manera que te es imposible querer hacer algo por lo cual no tienes una inclinación para hacer, de la misma manera te es imposible realizar algo para lo cual no tienes la habilidad física para realizar. Sin embargo, aquella inhabilidad para realizar algo por razones físicas es susceptible a excusas, mientras que la inhabilidad para realizar algo debido a una rebelión moral no esta sujeta a ninguna excusa.[8]

¡Predica, invita, llama y anima!

Esta importantísima conclusión derivada de un enorme trabajo exegético, doctrinal, y teológico como consecuencia de las controversias, tuvo unas implicancias practicas enormes para el evangelismo y las misiones mundiales:

Creo que es la labor de todo ministro de Cristo predicar el Evangelio de manera simple y fiel a todo el que lo escuche. Creo también que la inhabilidad de los hombres para realizar acciones de naturaleza espiritual es enteramente moral, y por lo cual de una naturaleza criminal. Por lo cual es el deber de todos los hombres el amar al Señor Cristo Jesús, y creer en el para salvación, y aunque no lo hagan, estoy convencido de ofrecer invitaciones a venir a Cristo, llamados solemnes, y advertencias a todos. Creo que esto no solo es consistente, sino que son los medios, a través de los cuales la mano del Espíritu de Dios usa para traer a los hombres a Cristo. Por lo cual, considero que este es mi llamado, y que no podría de ninguna manera omitir realizarlo, sin ser declarado culpable de la sangre de sus almas.[9]

El trabajo de Fuller en tal altísimo nivel de rigor intelectual, no parecen ir de la mano de un hombre que también era pastor y un hombre de familia. Sin embargo el precio que tuvo pagar tanto en su Iglesia como en su familia fueron muy altos. Sin embargo, el fruto de sus labores para el mundo entero es incalculable. No había nadie mas en el horizonte que pudiera acertar la estocada final en contra de la doctrina hiper-calvinista que estaba destruyendo las iglesias, opacando el evangelismo y matando a las misiones. Fuller lo hizo, y de esta manera su pensamiento proveyó la plataforma teológica que produciría el mas grande movimiento misionero que el mundo jamás haya conocido.

Un nexo vital.

¿Qué aprendemos de todo esto? Debemos aprender el nexo vital que existe entre la fidelidad doctrinal de la Iglesia y las misiones mundiales. El primer impulso de nuestros días es ir exactamente en la dirección opuesta. Para donde sea que mires parece que cada vez mas la gente cree que las misiones dependen en no hacer un énfasis grande en la doctrina. Tan pronto como te involucras en un debate doctrinal sobre un asunto bíblico, el publico comienza a gritar: “¡Alto! ¡Deja de perder el tiempo, y dedícate a las misiones!” Algo vital que aprendemos de Fuller es que este tipo de pensamiento en el mejor de los casos procede de la ignorancia e ingenuidad, y en el peor de los casos son una cortina de humo para la difusión de terribles errores. 

Una lección crucial que aprendemos de la vida de Andrew Fuller es que la defensa exegética y doctrinal de la predicación del Evangelio Verdadero de ninguna manera apago el avance del mas grande movimiento misionero que la historia del mundo haya conocido. Todo lo contrario, una experiencia cristiana que esta enraizada en las Escrituras de manera correcta, y tener un evangelio que es bíblicamente sano, son esenciales para desatar el poder, la perseverancia y la fidelidad de las misiones mundiales.

Mas artículos sobre el tema, aquí.

Mas artículos del autor, aqui.

Nota del editor de la pagina: Andrew Fuller es considerado por muchos, como el más grande Teólogo Bautista de todos los tiempos. Su obra mas importante, “El Evangelio, digno de ser recibido por todos lo hombres”, será publicada a comienzos de Junio por la editorial Teología para Vivir. Esta es la obra original, completa, sin abreviar, con una introducción teológica, y pies de nota. Por primera vez en español, una de las obras teológicas más importantes de todos los tiempos estará disponible (Junio, 2019. Numero de paginas aproximado: 350).  Ver aqui para próximas publicaciones.

Publicado originalmente el 07 de Mayo del 2019. Primero en: https://www.desiringgod.org/articles/he-stayed-at-home-to-save-the-world?fbclid=IwAR0nWO-0QVd1d_39N8AONsXWp9Km5SmKDe-HwYFxSq4NhP_wXkK977ykVWc

(Tanto el blog ‘Semper Reformanda’, como la Pagina de ‘Teología para vivir’, los videos en Youtube, y la Editorial Teologia Para Vivir, son producidos ad-honorem, por amor al Señor y Su pueblo. Sin fines lucro. Por lo cual cualquier tipo de donación, por pequeña que sea, nos ayudara muchísimo a mantener el sitio web y seguir publicando, por favor. Que Dios te bendiga. Puedes donar a través de PayPal dando click aquí.)

Sobre el autor.

p5021106

John Piper (1946-), pastor y teologo norteamericano, es una de las figuras mas influyentes en el cristianismo en el siglo XXI. Realizo estudios en Wheaton College (BA – Literatura y Filosofía); Fuller Theological Seminary (M.Div.); Universidad de Munich (PhD – Estudios Bíblicos). Piper ha sido pastor en la Iglesia Bautista de Bethlehem, en Minnesota, Estados Unidos por 33 años, desde 1980 hasta su retiro en el 2013. Es fundador del ministerio ‘Deseando a Dios’, y es miembro del Concilio de ‘The Gospel Coalition’. El propósito principal de su ministerio es la extension de una pasión por la supremacia de Dios en todas las cosas para el gozo de todos los pueblos a través de Cristo Jesus. Piper ha sido usado por el Señor para mover a una generación a buscar la Gloria de Dios en todas las cosas. Piper ha escrito numerosos libros y articulos, muchos de los cuales han sido traducidos al español, entre los que tenemos: ‘La Supremacía de Dios en la predicación’ (2004); Una Ambición Santa: Predicar a Cristo donde no ha sido nombrado’ (2012); Alegría indestructible: Dónde está nuestra seguridad’ (2005); ¡Alégrense las naciones!: La Supremacía de Dios en las misiones’ (2007); Gracias Venidera; Deseando a Dios; Los placeres de Dios; Hermanos no somos profesionales; entre muchos otros.

Notas:


[1]Stephen Neil, concluye en su libro “La historia de las Misiones Cristiana”, 571.

[2]Offering Christ to the World, pag. 136.

[3]The Complete Works of Andrew Fuller, 1:58-59

[4]The Complete Works of Andrew Fuller, 1:59-61.

[5]Offering Christ to the World, pg. 27. 

[6]The Complete Works of Andrew Fuller, 2:376.

[7]Sal. 2:11-12; Is. 55:1-7; Jer. 6:16; Jn. 5:23; 6:29; 12:36; ver Works 2:343-366.

[8]The Complete Works of Andrew Fuller, 2:378.

[9]Offering Christ to the World, pg. 106.

1 reply »

  1. Para John Piper (1946-). Me gustaría saber más sobre la posición que la Iglesia (Protestante-Evangélica) tomó y tenía en Estados Unidos y en Inglaterra, y demás naciones Europeas, sobre esta práctica tan cruel de secuestrar, vender, esclavizar y matar a seres humanos del continente Africano, para levantar una nación con el trabajo grátis de por vida, y la sangre de tantos que murieron a manos de sus “amos”. ¿La Iglesia Protestante-Evangélica tenía noticias de todo esto? ¿Participó y se benefició la Iglesia Protestante-Evangélica de la esclavitud de los negros? Me gustaría un artículo honesto sobre el tema de la esclavitud y la postura de la Iglesia. Creo que John Piper al ser Norteamericano, y ya con cierta edad, tiene mejores conocimientos que otros, de la postura y las prácticas que tuvieron los .cristianos evangélicos de la época. El que escribe y firma es cristiano evangélico salvado, por la gracia de Dios, por medio del sacrificio que Jesucristo hizo por mí, muriendo en mi lugar en la Cruz. Firmado: Pedro Antonio Molina Blanquez.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.