El 31 de Octubre de 1517 se celebro uno de las fiestas mas importantes de la Iglesia Evangélica Protestante, los 500 años del día de la Reforma Protestante. Este año, estaremos celebrando otra fecha de mucha importancia: Los 400 años del Sínodo de Dort. En conmemoración con esta fecha, y junto con el ministerio Cimiento y Estándar, estaremos presentando en las semanas por venir una serie de artículos que buscan traer mas luz a un tema de creciente confusión en Latinoamérica, particularmente entre Calvinistas y Armianianos, y es en relación con el Evangelio. El editor de esta pagina, Daniel Caballero, dio una ponencia introductoria al tema, que puede ver aqui.

Presentamos pues el primero de estos artículos, escrito por el Dr. Daniel Hyde. 

Una de las doctrinas mas difíciles de definir

Hace varios años, escribí una breve serie para el blog de Ligonier sobre la doctrina bíblica de la predestinación. Como esquema, utilicé el primer punto de doctrina de los Cánones de Dort. Estas reglas teológicas o “cánones” fueron escritas en un encuentro internacional o “sínodo” de profesores, pastores, ancianos y estadistas reformados en la ciudad holandesa de Dordrecht de 1618 a 1619. Fueron escritos en respuesta a la lucha no sólo de adentro de la Iglesia Reformada Holandesa sino en toda Europa sobre las enseñanzas influyentes del pastor convertido en profesor Jakob Hermanszoon (1560-1609), a quien usted podría conocer mejor por su nombre latinizado: Jacobus (James) Arminius. Después de su muerte, sus seguidores escribieron una remostranza, una protesta, concerniente a cinco puntos teológicos y así llegaron a ser conocidos como los Remonstrantes. A su vez, el Sínodo de Dort respondió punto por punto en sus cánones.

En esta serie, me gustaría conducirlos a la doctrina bíblica llamada expiación “limitada” o “definitiva”, utilizando el segundo punto del Sínodo de Dort como esbozo. Comencemos explorando por qué esta es la doctrina más difícil de Dort.[1]

LA DIFICULTAD DEL LENGUAJE

Esta doctrina es difícil porque el lenguaje puede ser difícil. Piensa en las etiquetas. ¿Cuál es una manera rápida de etiquetar a un oponente, acorralarlo y condenarlo al ostracismo? Llámalos seguidores de un hombre: “Arminianos”. En “ojo por ojo”, a los que como yo se les llama seguidores de otro hombre: “Calvinistas”.

La terminología moderna simplifica en exceso las complejidades históricas.[2]Si pudiera viajar a la ciudad holandesa de Heusden justo antes del sínodo y preguntarle a su nuevo pastor y futuro delegado al sínodo, Gijsbertus Voetius, “Domine Voetius, ¿qué significa ser reformado”, podría decir: “Creer en los treinta y siete artículos de la Confesión Belga y en las 129 preguntas y respuestas del Catecismo de Heidelberg, por supuesto.” Después del sínodo, se adoptó una “Forma de Suscripción” para que los ministros, profesores, maestros de escuela, ancianos y diáconos juraran ante Dios que creían que la doctrina de la confesión, el catecismo y los cánones era bíblica. Las iglesias a las que sirvo todavía requieren esto. Lo interesante es cómo esta forma describe los cánones como “la explicación de algunos puntos de la doctrina antedicha hecha por el Sínodo Nacional de Dordrecht”.

Otra dificultad es, ¿qué es lo que realmente se está debatiendo? Popularmente, hablamos de “expiación limitada”. El problema es que, a excepción de los universalistas, que creen que todos entran al cielo, todos limitan la eficacia salvadora de la muerte de Cristo, incluso los Remonstrantes. En 1610, cuando los manifestantes hicieron su protesta, escribieron: 

Jesucristo, el Salvador del mundo, murió por todos los hombres y por cada hombre, de modo que merecía la reconciliación y el perdón de los pecados por todos por medio de la muerte de la cruz. 

Suena ilimitado, ¿verdad? Sin embargo, luego escribieron: “Nadie disfruta de los beneficios de este perdón de pecados excepto los creyentes”.[3]Cuando el sínodo escribió sus cánones, el título del segundo punto era “Sobre la muerte de Cristo y la redención de la humanidad a través de él”.En otras palabras, ¿cuál es la relación de lo que Jesús hizo en su muerte con la compra de los que estaban en esclavitud al pecado? Por lo tanto, el lenguaje de la expiación limitada tiene una utilidad limitada.

LA DIFICULTAD DE LA DOCTRINA

Según la cita anterior, el contorno general del pensamiento de los Remonstrantes en 1610 era que Jesús “ganó la reconciliación y el perdón de los pecados para todos”, pero “nadie disfruta de este perdón de los pecados excepto el creyente”. Después de 1611, en una conferencia en La Haya, los manifestantes fueron más claros al afirmar que Jesús “impetró la reconciliación y el perdón de los pecados para todos los seres humanos”.[4]Utilizaron una distinción común entre “impetración” y “aplicación”, o como decimos ahora, la redención realizada y la redención aplicada. Pero dado que la impetración (cumplimiento) podría significar “adquirir”, “mérito”, “obtener”, “procurar”, o incluso “conferir”,[5]esta distinción doctrinal entre la redención lograda y la redención aplicada era borrosa.

En los años previos al sínodo, los teólogos Remonstrantes desarrollaron aún más su sistema de doctrina. Se vislumbra el “rechazo de los errores” después de cada punto doctrinal positivo en los cánones en los que se citan los escritos remonstrantes. He aquí un resumen de esos errores (esto se encuentra en la “reprobación de los errores” (RE) del segundo capitulo de los cánones de Dort):

  • Jesús no murió por ningún individuo en particular; por lo tanto, es posible que la redención lograda no se aplique a nadie. (RE 1)[6]
  • La muerte de Jesús no estableció un nuevo pacto de gracia, sino sólo el mero derecho del Padre de entrar en un pacto con la humanidad. (RE 2)
  • Jesús no ganó para nadie la fe con la que su satisfacción se aplica efectivamente a la salvación, sino que sólo adquirió para el Padre la autoridad de imponer condiciones que dependen de la libre elección de la humanidad. (RE 3)
  • El nuevo pacto de gracia no es que seamos justificados por una fe que acepta el mérito de Cristo, sino que Dios ya no exige una obediencia perfecta a la ley y en cambio considera la fe y la obediencia imperfecta como si fuera una obediencia perfecta. (RE 4)
  • Todas las personas han sido recibidas en un estado de reconciliación y por lo tanto nadie es condenado a causa del pecado original. (RE 5)[7]
  • Mientras que Dios quiso otorgar por igual a todas las personas los beneficios de la redención lograda, su aplicación no depende de su don de fe sino de su propia libre elección para aplicar la gracia a sí mismos. (RE 6)
  • Jesús no murió por aquellos que Dios amó y eligió ya que tales personas no necesitan Su muerte, siendo ya elegidos. (RE 7)

Como se puede ver en estos puntos de resumen, el debate entre Reformado y Remonstrantes no fue tan simple como la expiación “limitada” versus la “ilimitada”. Este debate implica muchos puntos y subpuntos complejos y difíciles. Diciendo todo esto, quiero darles la bienvenida a la doctrina más difícil de Dort que exploraremos en los siguientes artículos.

Sobre el autor:

Daniel Hyde es pastor de Oceanside United Reformed Church en Oceanside, California, Estados Unidos. Es autor de varios libros entre los que se tienen: “Grace Worth Fifthting for: Recapturing the Vision of God’s Grace in the Canons of Dort”, entre muchos otros. 

Primero en español: https://cimientoyestandar.wordpress.com/2018/11/23/la-expiacion-limitada-en-los-canones-de-dort-i/Publicado el 23 de Noviembre de 2018.

Primero en ingles:https://tabletalkmagazine.com/posts/the-most-difficult-doctrine-of-dort/. Publicado el 14 de Marzo de 2018. 

Usado con permiso


[1]Me gustaría agradecer a mi amigo Michael Lynch, cuyos estudios de doctorado sobre John Davenant y temas 

relacionados con este documento han enriquecido enormemente mi comprensión.

[2]La llamada sigla TULIP ha sido rastreada hasta una dirección de 1905 por el Dr. McAfee de Brooklyn, N.Y., antes de la Unión Presbiteriana de Newark, N.J. The Outlook (21 de junio de 1913), 394-395. Véase también Richard A. Muller, “¿Era Calvino calvinista? O, ¿Calvino (o alguien más en la era moderna temprana) plantó el’TULIP'”? Como se encuentra en https://www.calvin.edu/meeter/Was%20Calvin%20a%20Calvinist-12-26-09.pdf (Consultado el 13 de agosto de 2017).

[3]“Apéndice C: La protesta de 1610”, citado en Crisis in the Reformed Churches: Ensayos en Conmemoración del gran Sínodo de Dort, 1618-1619, eds. Peter Y. De Jong (Grand Rapids, Michigan: Reformed Fellowship, 1968), 208.

[4]Petrus Bertius, Scripta Adversaria Collationis Hagiensis (Lugduni Batavorum, 1615), 123.

[5]David Pareus dijo que impetrare (“impetrar”) podría ser sustituido por siete palabras diferentes. Acta Synodi Nationalis . . . Dordrechti (Lugduni Batavorum, 1620), 215.

[6]Nicholaas Grevinchovius dijo: “Reconozco en Dios un deseo constante y perpetuo de aplicar a todos los hombres individualmente el bien obtenido; pero niego que la aplicación en sí misma haya sido destinada por el consejo y la voluntad de Dios para cualquier hombre excepto para el que cree”. Por lo tanto, podía continuar diciendo: “Que no había ninguna promesa o voluntad absoluta de Dios con respecto a la redención efectiva de ninguna persona individual, sino que Dios quiso o no quiso la aplicación de la muerte de Cristo a todos los hombres individualmente, no en forma absoluta, sino condicionada; y que lo hará a todos, si es que tenían fe”; no lo quiso si no creyeron, y por lo tanto, aunque Cristo entregó su vida, era posible, sin embargo, que 

su muerte no se aplicara a ninguna de ellas, era posible que fuera defraudado de su simiente prometida, a causa de la incredulidad de todos los hombres que intervinieron.” Citado en Johnn Davenant, Una disertación sobre la muerte de Cristo, en cuanto a su extensión y beneficios especiales, en Una exposición de la Epístola de San Pablo a los Colosenses, 2 vols. trans. Josiah Allport (Londres: Hamilton, Adams y compañía, 1832), 2:516, 524-525.

[7]Encontramos esto en el mismo Arminio, que dijo que Cristo obtuvo para cada hombre la reconciliación y la redención. Examen Libelli Perkinsiani de Praedestionationis Ordine et Modo, en Opera Theologicia(Leiden, Países Bajos: Godefridus Basson, 1629), 745. También dijo que nadie está condenado por el pecado original, “porque Dios ha asumido a todo el género humano en la gracia de la reconciliación, y ha entrado en un pacto de gracia con Adán y toda su posteridad en él”. Apologia Arminii adversus Articulos, en Opera Theologica, 153, 154.