Dios y el Espíritu Santo

¿Es la Trinidad Bíblica?

por Keith A. Mathison

¿Es bíblica la doctrina de la Trinidad? Bueno, eso depende de a qué te refieres cuando dices “bíblico”. ¿Contiene la Biblia algo como el Credo Niceno? No. ¿La Biblia presenta en algún lugar una declaración sistemática de la doctrina de la Trinidad usando términos teológicos técnicos tales como homoousios o hipóstasis? No. 

Entonces, si esto es lo que se requiere para que la doctrina de la Trinidad sea bíblica, entonces no, la doctrina no es bíblica. Pero esto de ninguna manera es lo que se requiere para que una doctrina sea bíblica.

La Confesión de Fe de Westminster explica: “Todo el consejo de Dios sobre todas las cosas necesarias para su propia gloria, la salvación del hombre, la fe y la vida, está expresamente establecido en las Escrituras, o por consecuencia buena y necesaria puede deducirse de las Escrituras” (1.6). La doctrina de la Trinidad no está expresamente establecida en la Escritura en el sentido técnico descrito anteriormente, pero es ciertamente una “consecuencia buena y necesaria” de lo que está expresamente establecido en la Escritura. Entonces, ¿qué enseña expresamente la Escritura?

Primero, las Escrituras enseñan expresamente que hay un solo Dios. 

Hay muy poca controversia acerca de esta proposición entre aquellos que aceptan la autoridad de las Escrituras. Casi todas las páginas de la Escritura dan testimonio de la verdad de que hay un solo Dios. Deuteronomio 4:35 es representativo cuando dice: “A vosotros se os ha mostrado para que sepáis que el Señor es Dios; no hay otro fuera de él” (véase también Deuteronomio 4:39; 32:39; Isaías 43:10; 44:6-8). El politeísmo y la idolatría de las naciones que rodean a Israel están fuertemente condenados sobre la base de que Jehová es Dios y que no hay otro (Isaías 44:6-20).

Deuteronomio 4.39 “Por tanto, reconoce hoy y reflexiona en tu corazón, que el Señor es Dios arriba en los cielos y abajo en la tierra; no hay otro.

Deuteronomio 32.39 Vean ahora que Yo, Yo soy el Señor, Y fuera de Mí no hay dios. Yo hago morir y hago vivir. Yo hiero y Yo sano, Y no hay quien pueda librar de Mi mano.

Segundo, las Escrituras enseñan expresamente que el Padre es Dios. 

Esta afirmación es también relativamente poco controvertida en la historia de la iglesia. Jesús habla de “Dios Padre” (por ejemplo, Juan 6:27). Pablo habla muchas veces de “Dios Padre” y “Dios Padre” (por ejemplo, Romanos 1:7; 1 Corintios 1:3; 8:6; 15:24; 2 Corintios 1:2; Gálatas 1:1, 3; Efesios 1:2; 5:20; 6:23; Filosofía. 1:2; 2:11; Colosenses 1:2; 3:17; 1 Tesalonicenses. 1:1; 2 Tesalonicenses. 1:1, 2; 2:16; 1 Tim. 1:2; 2 Tim. 1:2; Tito 1:4; Filem. 3). Entonces, la Escritura es clara que hay un solo Dios y que el Padre es Dios.

Romanos 1.7 A todos los amados de Dios que están en Roma, llamados a ser santos: Gracia y paz a ustedes de parte de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

1 Corintios 1.3 Gracia y paz a ustedes de parte de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

Tercero, las Escrituras enseñan expresamente que el Hijo es Dios. 

Si todas las Escrituras enseñaran que hay un solo Dios y que el Padre es Dios, habría poca dificultad. Un cristiano podría fácilmente concluir que en el Antiguo Testamento se hablaba de este único Dios como Jehovah y en el Nuevo Testamento se revela que Él es el Padre. Las cosas se complican, sin embargo, debido a lo que la Escritura enseña expresamente sobre el Hijo, sobre Jesús el Mesías.

La doctrina de la Trinidad es ciertamente una “consecuencia buena y necesaria” de lo que está expresamente establecido en la Escritura.

Las Escrituras identifican explícitamente al Hijo como Dios. En el prólogo del evangelio de Juan, por ejemplo, leemos: “En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios” (Juan 1:1). Aquí, la “Palabra” se identifica como Dios (“era Dios”) y al mismo tiempo se distingue de Dios (“con Dios”). ¿Quién es esta “Palabra”? El versículo 14 revela la respuesta: “El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y hemos visto su gloria, gloria como del único Hijo del Padre, lleno de gracia y de verdad.” La Palabra es Jesús el Hijo.

Hay muchas otras maneras en que los autores de las Escrituras identifican a Jesús como Dios. Él es, por ejemplo, identificado como aquel de quien el Antiguo Testamento habla como Jehovah. Un ejemplo debe bastar. El evangelio de Marcos comienza con una cita de Isaías 40:3. 

Isaías 40.3 Una voz clama: “Preparen en el desierto camino al Señor; Allanen en la soledad calzada para nuestro Dios.

En la profecía original, Isaías está consolando al pueblo con la promesa de que un día Jehovah vendrá a Israel. Se les dice que “preparen el camino del Señor”. La palabra “Señor” aquí es una traducción del nombre hebreo Jehovah. En el evangelio de Marcos, Jesús es el que cumple esta profecía. Juan el Bautista prepara el camino del Señor Jesús, que viene a Israel. Jesús es así identificado como Jehovah, que ahora ha venido a Israel como lo prometió.

También es significativo que a lo largo del Nuevo Testamento se atribuyan a Jesús palabras, hechos y propiedades que son predicadas apropiadamente sólo de alguien que es Dios. Él es adorado (Mat. 2:2). Él anima a sus discípulos a orar a Él (Juan 14:14). Él perdona el pecado (Mat. 9: 1-8; Marcos 2: 1-12; Lucas 5: 17-26). Él es el Creador (Juan 1:3; Col. 1:16). Él sostiene todas las cosas creadas (Colosenses 1:17). Él es soberano sobre la naturaleza (Mat. 8, 23-27). Él será el juez en el último día (Juan 5:22; Hechos 10:42). Las Escrituras no podrían afirmar que estas cosas son verdaderas para el Hijo si el Hijo no fuera Dios.

Colosenses 1.17 Y El es (ha existido) antes de todas las cosas, y en El todas las cosas permanecen.

Cuarto, las Escrituras expresamente enseñan que el Espíritu Santo es Dios. 

Esta afirmación ha sido disputada por herejes tanto como la afirmación de que el Hijo es Dios, pero la Palabra autoritativa de las Escrituras es nuestra norma, y lo que enseña es la base de nuestra fe. Muchos cristianos están conscientes de la manera en que el Espíritu Santo se identifica con Dios en Hechos 5:3-4, donde mentir al Espíritu Santo es igual a mentir a Dios, pero algunos cristianos creen incorrectamente que este pasaje es la única evidencia bíblica de la deidad del Espíritu Santo. No lo es. Las limitaciones de espacio impiden un debate completo de todos los pasajes pertinentes, pero cabe señalar algunos.

Compare, por ejemplo, Isaías 6:8-10 con Hechos 28:25-27. Isaías presenta una declaración de Jehová en su profecía. En Hechos, Pablo atribuye la declaración al Espíritu Santo. En otras palabras, lo que dijo Jehová es lo que dijo el Espíritu Santo. Vemos algo similar al comparar el Salmo 95:7-11 con Hebreos 3:7-11. Lo que Jehovah dice en el Salmo 95, el autor de Hebreos atribuye al Espíritu Santo.

Isaías 6.8–10 Y oí la voz del Señor que decía: “¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros?” “Aquí estoy; envíame a mí,” le respondí. Y El dijo: “Ve, y dile a este pueblo: ‘Escuchen bien, pero no entiendan; Miren bien, pero no comprendan.’ Haz insensible el corazón de este pueblo, Endurece sus oídos, Y nubla sus ojos, No sea que vea con sus ojos, Y oiga con sus oídos, Y entienda con su corazón, Y se arrepienta y sea curado.”

Hechos de los Apóstoles 28.25–27 Al no estar de acuerdo entre sí, comenzaron a marcharse después de que Pablo dijo una última palabra: “Bien habló el Espíritu Santo a sus padres por medio de Isaías el profeta, diciendo: ‘Ve a este pueblo y di: “Al oír oirán, y no entenderán; y viendo verán, y no percibirán; porque el corazón de este pueblo se ha vuelto insensible, y con dificultad oyen con sus oídos; y sus ojos han cerrado; de otro modo verían con los ojos, y oirían con los oídos, y entenderían con el corazón, y se convertirían, y Yo los sanaría.’ ”

Quinto, las Escrituras enseñan expresamente que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son diferentes. 

Si todo lo que teníamos en la Escritura fueran las primeras cuatro enseñanzas, podríamos llegar a la conclusión de que podrían ser entendidas como la enseñanza de que hay un solo Dios y que éste se manifiesta a veces como el Padre, a veces como el Hijo, y a veces como el Espíritu Santo. Esta solución está descartada, sin embargo, porque además de proporcionar las cuatro enseñanzas anteriores, la Escritura también distingue a los tres de tal manera que cada persona no es la otra, aunque cada persona sea Dios.

a. Las Escrituras distinguen claramente al Padre del Hijo. 

El Padre envió al Hijo (Juan 3:16-17; Gá. 4:4). El Padre y el Hijo se aman (Juan 3:35; 5:20; 14:31). Ellos se hablan unos a otros (Juan 11:41-42). Ellos se conocen (Mat. 11: 27). El Hijo es nuestro Abogado ante el Padre (1 Juan 2:1). Ninguno de estos textos tiene sentido a menos que el Padre se distinga del Hijo.

Juan 11.41–42 Entonces quitaron la piedra. Jesús alzó los ojos, y dijo: “Padre, Te doy gracias porque Me has oído. “Yo sabía que siempre Me oyes; pero Lo dije por causa de la multitud que Me rodea, para que crean que Tú Me has enviado.”

b. Las Escrituras también distinguen claramente al Hijo del Espíritu Santo. 

El Espíritu Santo desciende sobre el Hijo en Su bautismo (Lucas 3:22). El Espíritu Santo es otro Consolador (Juan 14:16). El Hijo envía al Espíritu Santo (15:26; 16:7). El Espíritu Santo glorifica al Hijo (16:13-14). 

Juan 16.13–14 “Pero cuando El, el Espíritu de verdad venga, los guiará a toda la verdad, porque no hablará por Su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y les hará saber lo que habrá de venir. “El Me glorificará, porque tomará de lo Mío y se lo hará saber a ustedes.

c. Finalmente, las Escrituras distinguen al Padre del Espíritu Santo. 

El Padre envía al Espíritu Santo (14:15; 15:26). Se dice que el Espíritu Santo intercede ante el Padre (Rom. 8:26-27). Los tres se distinguen en numerosos pasajes, pero el más conocido es parte de la Gran Comisión de Jesús cuando ordena a los discípulos que bauticen a las naciones “en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo” (Mat. 28:19).

Romanos 8.26–27 De la misma manera, también el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad. No sabemos orar como debiéramos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. Y Aquél que escudriña los corazones sabe cuál es el sentir del Espíritu, porque El intercede por los santos conforme a la voluntad de Dios.

La pregunta teológica, entonces, es ésta: ¿cómo debemos entender a Dios para que todo lo que la Escritura enseña expresamente sea verdad? En otras palabras, ¿cuál es la consecuencia buena y necesaria de estas enseñanzas expresas? Cada herejía trinitaria primitiva fracasó en hacer justicia a una o más de estas enseñanzas. El triteísmo[1] no tuvo en cuenta la enseñanza expresa de que sólo hay un Dios. El modalismo no tuvo en cuenta que las tres personas se distinguen. El arrianismo no tuvo en cuenta que el Hijo es Dios y no sólo un dios. Y así sucesivamente. Para responder a estas falsas doctrinas y para explicar la verdad, la iglesia elaboró las consecuencias buenas y necesarias de las enseñanzas expresas de la Escritura teniendo en cuenta todo lo que la Escritura enseña. La iglesia también usó términos técnicos para hacer esto. No tenía otra opción ya que los herejes a menudo insistían en usar sólo palabras bíblicas para poder disfrazar su falsa doctrina más fácilmente.

Conclusión

El resultado de los esfuerzos de la iglesia primitiva fue y es la doctrina de la Trinidad. Esta doctrina se establece concisamente en el Credo Niceno-Constantinopolitano[2] (comúnmente referido como el Credo Niceno), pero los teólogos de la iglesia también lo han explicado con más detalle en muchos trabajos teológicos, desde el De Trinitate de Agustín hasta el Summa Theologiae de Tomás de Aquino, pasando por las Instituciones de la Religión Cristiana de Juan Calvino y más allá. Todos ellos han explicado las consecuencias buenas y necesarias de las enseñanzas de la Escritura.

Entonces, ¿es bíblica la doctrina de la Trinidad? Sin duda alguna.

Sobre el autor:

El Dr. Keith A. Mathison es profesor de teología sistemática en el Colegio Bíblico de la Reforma en Sanford, Florida. Es autor de varios libros, incluyendo La Cena del Señor.


[1] El Triteísmo es una herejía trinitaria que niega la única esencia de la Divinidad, argumentando en cambio que hay tres esencias divinas -tres dioses individuales-, no un Dios en tres personas.

[2] Conocido popularmente hoy como el Credo Niceno, el Credo Niceno-Constantinopolitano confiesa la deidad plena del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Fue producido por el Concilio de Constantinopla (381 d.C.), basándose en el trabajo del Concilio de Nicea (325 d.C.), y es comúnmente confesado por cristianos ortodoxos de todas las tradiciones teológicas.

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .