Ministerio Pastoral

La Cruz: El centro de todo lo que hacemos

por Burk Parsons

Uno de mis mayores temores para la iglesia hoy es que nos aburramos de la cruz de Cristo. Me preocupa que cualquier mención de Cristo y de Él crucificado esté llevando a muchos cristianos profesantes a decirse a sí mismos: “Sí, sé todo acerca de Jesús muriendo en la cruz por mis pecados, pasemos a otra cosa más profunda. Dejemos atrás lo básico y tratemos temas teológicos más importantes”.  Yo creo firmemente que Satanás está decidido a tratar de destruirnos, pero se conformará con hacer que perdamos nuestro asombro con respecto a Cristo y a Él crucificado. Tal pérdida de asombro usualmente comienza en el púlpito, y rápidamente llega a los corazones y hogares de los que están en la banca. Cuando los pastores dejan de predicar sobre la cruz o la mencionan sólo cuando tienen que hacerlo, el pueblo de Dios puede fácilmente empezar a ver la cruz como un asunto superficial que sólo necesita ser considerado ocasionalmente.

La Cruz, el centro de nuestra teologia

La cruz no debe estar en la cima de nuestra lista de prioridades teológicas; debe estar en el centro de todas nuestras prioridades teológicas.

Todos los cristianos profesantes saben que la cruz es importante, pero a menudo no captamos su significado global: que la cruz no sólo está en el corazón de nuestra fe, sino que abarca toda la existencia de nuestra fe, nuestra vida y nuestro culto. Para que podamos poseer una teología apropiada de la cruz, la realidad de Cristo y de su crucificado debe poseernos en todo lo que creemos y en todo lo que hacemos. La cruz no debe estar en la cima de nuestra lista de prioridades teológicas; debe estar en el centro de todas nuestras prioridades teológicas. Si nos aburrimos de la cruz de Cristo, y si perdemos nuestro asombro de Cristo y de Él crucificado, rápidamente comenzaremos a perder la totalidad de la doctrina y práctica cristiana.

La pregunta es, entonces, ¿por qué es que muchos cristianos no escuchan mucho acerca de la cruz de Cristo? ¿Por qué es que algunos predicadores no excavan en las profundidades de la teología de la cruz? Algunos predicadores no pasan mucho tiempo dirigiéndose a la cruz porque si lo hacen, tendrán que hablar acerca del pecado, la ira de Dios, la santidad de Dios, y la condenación eterna de Dios en el infierno de todos aquellos que no se arrepienten al pie de la cruz. Con razón, hacemos bien en enfocarnos en el amor de Dios demostrado en la cruz, pero si no captamos la ira de Dios no sólo contra el pecado sino también contra los pecadores, entonces no podemos captar el amor de Dios por los pecadores. Si no entendemos de qué nos está salvando Dios -es decir, de la ira, el juicio y el infierno- nunca entenderemos Su misericordia. Si no somos confrontados con la miseria de nuestro pecado, no podremos descansar en Su asombrosa gracia. Porque sólo cuando comprendemos que en nuestro pecado pusimos a Jesús en la cruz, podemos empezar a ver lo que Dios hizo por nosotros en la cruz.

Sobre el autor:

El Dr. Burk Parsons (@BurkParsons) es editor de la revista Tabletalk, pastor principal de la Capilla de San Andrés en Sanford, Florida, y miembro docente de los Ministerios Ligonier. Es cotraductor y coeditor de A Little Book on the Christian Life de John Calvin.

Publicado en Abril del 2019. Primero en: https://tabletalkmagazine.com/article/2019/04/theology-of-the-cross/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .