Contemporaneo

El rol de la mujer en la iglesia, por Kevin De Young

No es sorprendente, dada la naturaleza volátil del sexo en nuestro mundo, que la complementariedad divinamente diseñada de hombres y mujeres sea un tema discutido. Por un lado, queremos ser humildes ante el Señor y ante los demás, reconociendo que podemos cometer errores de interpretación.

Por otro lado, no queremos socavar la autoridad bíblica práctica declarando que todo lo que tenemos son “interpretaciones”. La existencia de interpretaciones rivales no excluye que una de ellas sea correcta o, al menos, más correcta que otra. “Venid, razonemos juntos” es un consejo necesario para el pueblo de Dios hoy tanto como lo ha sido siempre (Isa. 1:18).

Con esto en mente, permítanme abordar una serie de objeciones comunes al complementarismo.

Objeción 1: Gálatas 3:28

“No hay judío ni griego, no hay esclavo ni libre, no hay hombre ni mujer, porque todos ustedes son uno en Cristo Jesús” (Gálatas 3:28).

Para algunos cristianos, este texto resuelve la cuestión de los roles sexuales en la iglesia. Mientras que las enseñanzas de Pablo en 1 Corintios y 1 Timoteo eran más ocasionales, argumentan, esto es claramente transcultural. Gálatas 3:28 es el versículo. Nada puede entenderse sobre los hombres y las mujeres aparte de él, y todo versículo debe pasar por él para tener validez.

Pero, aparte del cuestionable planteamiento de hacer de este versículo la última palabra sobre el tema, ¿enseña lo que algunos cristianos afirman? ¿Acaso Gálatas 3:28 borra los roles específicos del sexo en la iglesia?

Consideremos el contexto más amplio de Gálatas. Pablo está tratando de forjar un camino teológico a través de la controversia entre judíos y gentiles que asola a la iglesia. La cuestión principal que está en juego es si los gentiles tienen que empezar a vivir como los judíos para salvarse. Esto, a su vez, lleva a Pablo a la cuestión más amplia de lo que significa ser un verdadero judío en primer lugar. ¿Recibimos el Espíritu por la ley o por la fe (3:2)? ¿Estamos justificados por la ley o por la fe (2:16)? La respuesta clara de Pablo es que somos declarados justos ante Dios por la fe en Cristo.

Pero algunos judíos corrían el riesgo de perder el tren. Pedro, por ejemplo, tuvo que ser reprendido porque se negó a compartir la mesa con los gentiles (Gálatas 2:11-14). Aparentemente, algunos en Galacia estaban cometiendo el error similar de pensar que los judíos y los gentiles estaban en un plano espiritual diferente. Contra este error, Pablo argumenta enérgicamente que todos somos uno en Cristo.

Entonces, ¿qué significa que todos somos uno? ¿En qué sentido no hay ni hombre ni mujer? ¿Deja de importar la diferencia sexual para los que están en Cristo? Ciertamente no, o la lógica detrás de la condena de Pablo a la intimidad sexual entre personas del mismo sexo no tendría sentido (Rom. 1:18-32).

En ninguna parte de las cartas de Pablo tenemos el menor indicio de que el hombre y la mujer hayan dejado de ser categorías importantes para la vida y el ministerio. Pablo no está borrando la diferencia sexual en general. Más bien, está recordando a los gálatas que cuando se trata de estar bien ante Dios y estar juntos en Cristo, los marcadores de sexo, etnia y posición no tienen ninguna ventaja.

En ninguna parte de las cartas de Pablo tenemos el menor indicio de que el hombre y la mujer hayan dejado de ser categorías importantes para la vida y el ministerio.

A riesgo de importar nuestras sensibilidades modernas al mundo bíblico, podemos decir, en un sentido cuidadosamente definido, que Pablo enseña una igualdad entre los sexos. Tanto el hombre como la mujer están presos bajo la ley (3:23), ambos están justificados por la fe (3:24), ambos están liberados de las ataduras de la ley (3:25), ambos son hijos de Dios en Cristo (3:26), ambos están revestidos de Cristo (3:27), y ambos pertenecen a Cristo como herederos según la promesa (3:29). El punto de Pablo no es que la masculinidad y la feminidad hayan sido abolidas en Cristo, sino que la diferencia sexual no nos acerca a Dios ni nos aleja de él.

Objeción 2: Efesios 5:21

“sometiéndose unos a otros por respeto a Cristo” (Ef. 5:21).

Nadie debería negar que debemos amarnos los unos a los otros, preferir a los demás por encima de nosotros mismos, tratar con delicadeza a los demás, responder con amabilidad y tratar a los demás con respeto y humildad. Supongo que eso es una especie de “sumisión mutua”, pero ¿es de eso de lo que habla el texto? Algunos cristianos sostienen que la sumisión mutua anula las diferencias en las responsabilidades maritales y las estructuras de autoridad. Incluso si a las esposas se les dice que se sometan a sus maridos (y la palabra griega está implícita pero no se afirma en el versículo 22), esto es sólo en el contexto de que ya se someten el uno al otro. Ese es el argumento, pero ¿se sostiene?

La clave para entender el versículo 21 es mirar lo que viene a continuación. Tras el mandato de someterse los unos a los otros, Pablo esboza la relación adecuada entre las distintas partes. Las esposas deben someterse a los maridos, los hijos deben obedecer a sus padres y los esclavos deben obedecer a sus amos. Pablo tiene en mente relaciones específicas cuando ordena la sumisión mutua.

Su preocupación no es que todos traten con gracia y respeto a los demás (aunque eso también es una buena idea), sino que los cristianos se sometan a los que tienen autoridad sobre ellos: las esposas a los esposos, los hijos a los padres, los esclavos a los amos. Someterse los unos a los otros por reverencia a Cristo significa que nos sometemos a aquellos cuya posición implica autoridad sobre nosotros. (También vale la pena señalar que el lenguaje “unos a otros” no siempre implica reciprocidad. Véase, por ejemplo, Mateo 24:10; Lucas 12:1; 1 Cor. 7:5; 11:33).

Cualquier otro significado de Efesios 5:21 no hace justicia al griego. La palabra sumisión (hypotasso) nunca se utiliza en el Nuevo Testamento como un amor y respeto genérico hacia los demás. Hypotasso aparece 37 veces en el Nuevo Testamento fuera de Efesios 5:21, siempre con referencia a una relación en la que una parte tiene autoridad sobre otra.

Así, Jesús se somete (hypotasso) a sus padres (Lucas 2:51), los demonios a los discípulos (Lucas 10:17, 20), la carne a la ley (Rom. 8:7), la creación a la futilidad (Rom. 8:20), los judíos a la justicia de Dios (Rom. 10:3), los ciudadanos a sus gobernantes y funcionarios (Ro. 13:1, 5; Tito 3:1; 1 P. 2:13), el espíritu de los profetas a los profetas (1 Co. 14:32), las mujeres en las iglesias (1 Co. 14:34), los cristianos a Dios (Heb. 12:9; Santiago 4:7), todas las cosas a Cristo o a Dios (1 Co. 15:27-28; Ef. 1:22; Fil. 3:21; Heb. 2:5, 8; 1 P. 3:22), el Hijo a Dios (1 Co. 15:28), las esposas a los maridos (Ef. 5:24; Col. 3:18; 1 P. 3:1, 5), los esclavos a los amos (Tito 2:9; 1 P. 2:18); los jóvenes a los mayores (1 P. 5:5), y los cristianos a los obreros del evangelio (1 Cor. 16:16). En ninguna parte del Nuevo Testamento se refiere hypotasso a las virtudes recíprocas de la paciencia, la bondad y la humildad. Siempre se trata de una parte o persona o cosa que se alinea bajo la autoridad de otra.

Objeción 3: La esclavitud

Los cristianos se avergüenzan a menudo de la aparente indiferencia de la Biblia hacia la esclavitud, o incluso de su aprobación. Dado que los códigos domésticos del Nuevo Testamento ordenan la sumisión de la esposa y la obediencia del esclavo, algunos cristianos concluyen que ambos mandatos deben ser culturales. Argumentan que Dios no creó la esclavitud ni la jefatura masculina; simplemente las reguló. Y aunque el Nuevo Testamento no anula estos patrones, sí fomenta la igualdad y el respeto entre todas las personas, sembrando las semillas para la plena emancipación de las mujeres y los esclavos en el futuro.

¿Qué debemos hacer con este argumento? La mejor manera de abordar esta objeción es comenzar con una evaluación honesta de la perspectiva de la Biblia sobre la esclavitud. Es cierto que la Biblia no condena la esclavitud de forma rotunda. Sin embargo, recuerde que la esclavitud en el mundo antiguo no tenía que ver con la raza. En Estados Unidos, no se puede hablar de la esclavitud sin hablar de negros y blancos. Pero ese no era el contexto en el mundo antiguo. La esclavitud era muchas cosas, pero no era una cuestión de raza.

Pero aún así, ¿por qué Pablo, o Jesús en su caso, no denunciaron la institución de la esclavitud? Para empezar, su objetivo no era la revolución política y social. Sin duda, el cambio político y social siguió su estela, pero su objetivo principal era espiritual. Proclamaban un mensaje de fe, arrepentimiento y reconciliación con Dios. Sencillamente, no comentaban todas las cuestiones políticas y sociales de la época. De hecho, Pablo, en el libro de los Hechos, se empeña en demostrar que ser cristiano no le convierte a uno en un agitador o insurrecto.

Más aún, el Nuevo Testamento no condena la esclavitud de forma rotunda porque la esclavitud en el mundo antiguo no siempre era indeseable (considerando las alternativas). Algunas personas se vendían como esclavos para escapar de la pobreza extrema. Otros entraron en la esclavitud con la esperanza de pagar las deudas o salir del otro lado como ciudadanos romanos. La esclavitud no tenía por qué ser una condición permanente. Podía ser un paso hacia una suerte mejor en la vida.

Por supuesto, no queremos pintar una imagen de color de rosa de la esclavitud en el mundo antiguo. Era deshumanizada e insoportable. Los amos podían tratar a sus esclavos con crueldad y obligarlos -hombres y mujeres, jóvenes y ancianos- a la degradación sexual. Sin embargo, la esclavitud podía ser una forma manejable de salir de la pobreza extrema.

En el Antiguo Testamento, por ejemplo, había varias formas de que los esclavos obtuvieran su libertad. En algunas circunstancias, quedaban libres después de seis años. Otras veces, un pariente podía comprar tu libertad o tú mismo podías comprarla. Y en el Año del Jubileo, los esclavos hebreos eran liberados y recibían de nuevo su herencia. El Antiguo Testamento regulaba la esclavitud de varias maneras sin condenarla nunca explícitamente.

Aunque la Biblia no condena la esclavitud de forma rotunda, nunca la aprueba y, desde luego, nunca la elogia. La esclavitud no se celebra como un regalo de Dios, como los niños. La esclavitud no fue declarada buena antes de la caída, como lo fue el trabajo. Juan Crisóstomo, predicando en el siglo IV, explicó el pasaje del matrimonio en Efesios 5 y el de la esclavitud en Efesios 6 en un lenguaje muy diferente. Sobre por qué las esposas deben someterse a sus maridos, escribe:

Porque cuando están en armonía, los hijos son bien educados, y los hogares están en buen orden, y los vecinos, y los amigos, y las relaciones disfrutan de la fragancia. . . . Y así como cuando los generales de un ejército están en paz unos con otros, todas las cosas están en la debida subordinación. . . así, digo, es aquí. Por eso, dice: “Esposas, estad sujetas a vuestros maridos, como al Señor”.

El Crisóstomo asume que la sumisión en el matrimonio es un bien incondicional. Pero cuando se trata de la esclavitud en Efesios 6, comenta:

Pero si alguien pregunta de dónde viene la esclavitud y por qué ha entrado en la vida humana… Se lo diré. La esclavitud es el fruto de la codicia, de la degradación, del salvajismo; ya que Noé, como sabemos, no tuvo ningún siervo, ni Abel, ni Set, no, ni los que vinieron después de ellos. La cosa era fruto del pecado, de la rebelión contra los padres.

Claramente, el enfoque de Crisóstomo sobre la esclavitud es muy diferente al de la sumisión. La autoridad y la sumisión en el matrimonio eran evidentes para él, incluso cuando la justificación de la institución de la esclavitud no lo era.

La esclavitud nunca está arraigada en los buenos propósitos de Dios para su creación. De hecho, la esclavitud, tal como se desarrolló en el Nuevo Mundo, habría sido prohibida en el Antiguo Testamento. “Cualquiera que robe un hombre y lo venda, y cualquiera que se encuentre en posesión de él, será condenado a muerte” (Ex. 21:16). Ese mandamiento por sí solo no permitiría nada parecido a la trata de esclavos africana. Lo mismo ocurre con 1 Timoteo 1:8-10:

Ahora bien, sabemos que la ley es buena, si uno la usa legítimamente, entendiendo esto, que la ley no está puesta para los justos, sino para los inicuos y desobedientes, para los impíos y pecadores, para los impíos y profanos, para los que golpean a sus padres y madres, para los asesinos, los inmorales sexuales, los hombres que practican la homosexualidad, los esclavistas, los mentirosos, los perjuros y todo lo que es contrario a la sana doctrina.

La Biblia condena claramente el hecho de llevar a alguien cautivo y venderlo como esclavo.

Aunque Pablo no alentó la revolución política generalizada y el derrocamiento de la institución de la esclavitud, sí animó a los esclavos a obtener su libertad si era posible. “Cada uno debe permanecer en la condición en la que fue llamado. ¿Eras siervo cuando fuiste llamado? No te preocupes por ello. (Pero si puedes obtener tu libertad, aprovecha la oportunidad)” (1 Cor. 7:20-21). Cuando Pablo envió a Onésimo, el esclavo fugitivo convertido en cristiano, de vuelta a su amo cristiano, Filemón, Pablo le dio este consejo:

Porque tal vez por eso se separó de ti por un tiempo, para que lo tengas de vuelta para siempre, no ya como siervo, sino más que como siervo, como hermano amado, especialmente para mí, pero cuánto más para ti, tanto en la carne como en el Señor. (Filemón. 15-16)

Lejos de recomendar la esclavitud como un bien inherente, Pablo animó a los esclavos a conseguir su libertad si era posible. Exhortó a los amos como Filemón a acoger a sus esclavos, no como esclavos, sino como hermanos.

La conclusión es que la Biblia, sin recomendarla, reguló la institución de la esclavitud allí donde existía. Me imagino que si Pablo escribiera hoy a familias con hijastros y padrastros, diría algo así como: “Hijos, obedeced a vuestros padrastros, porque esto es lo correcto en el Señor. Padrastros, amad a vuestros hijastros como si fueran vuestros. Porque Dios los ama aunque antes no le pertenezcan”.

Si eso es lo que nos escribió Pablo, sabríamos cómo deben relacionarse los hijos y los padrastros, pero no tendríamos ninguna justificación para pensar que Pablo está a favor del divorcio y de volver a casarse. Nos daríamos cuenta de que no está comentando de una manera u otra la situación. Simplemente está regulando un acuerdo que ya existe y no tiene señales de desaparecer, incluso si el acuerdo no era parte del buen diseño de Dios desde el principio.

Objeción 4: Las mujeres en el ministerio en la Biblia

“¿Qué pasa con todas las mujeres dedicadas al ministerio en la Biblia?”, pueden preguntar algunos. Las mujeres en el ministerio no son el problema (hay que alentarlas). El problema son las mujeres en posiciones inapropiadas en el ministerio. Algunos cristianos, por supuesto, argumentan que no hay funciones inapropiadas para las mujeres.

Para reforzar su afirmación, señalan lo que ven como una miríada de mujeres a lo largo de la Biblia en posiciones de liderazgo. Por ejemplo, uno podría argumentar que los mandatos de 1 Timoteo 2 deben ser únicamente para la situación en Éfeso, porque un número de mujeres a lo largo de la Biblia enseñaron y ejercieron autoridad sobre los hombres.

La existencia de interpretaciones rivales no excluye que una de ellas sea correcta o, al menos, más correcta que otra.

Examinemos brevemente varios de los ejemplos más comunes y veamos si estas mujeres ejercieron el tipo de autoridad y se dedicaron al tipo de enseñanza que no concuerda con el patrón del Génesis y las actividades prohibidas por Pablo.

Débora

Débora parece ser una excepción flagrante a la regla establecida en 1 Timoteo 2. Fue profetisa y juez, y supervisó un período de victoria y paz en Israel (Jueces 4-5). Aunque Débora desempeñó estas importantes funciones, lo hizo de forma única como mujer y de manera diferente a los hombres que habían servido en estas capacidades.

En primer lugar, parece ser la única jueza sin función militar. A Débora, en cambio, se le ordena que mande llamar a Barak (un hombre) para que dirija las maniobras militares (4:5-7). Incluso cuando Débora va con Barak a la batalla, es él quien dirige a los 10.000 hombres en la contienda (4:10, 14-16).

En segundo lugar, se reprende a Barak por insistir en que Débora vaya con él en primer lugar. Débora entregó voluntariamente el liderazgo a Barak y luego lo avergonzó por su vacilación (4:9). Por lo tanto, la gloria no sería para Barak sino para Jael, la esposa de Heber el ceneo (4:9, 22). En tercer lugar, sea cual sea el tipo de autoridad que Débora compartía con Barak, no era una autoridad sacerdotal o docente, sino civil.

Profetisas

Además de Débora, otras mujeres son llamadas profetisas en el Antiguo y Nuevo Testamento: Miriam (Ex. 15:20), Hulda (2 Reyes 22:14), Noadías (Neh. 6:14), Ana (Lucas 2:36) y las hijas de Felipe (Hechos 21:8-9). Dos comentarios pueden ayudar a situar el ministerio de las profetisas en su contexto adecuado.

En primer lugar, recordemos que la profecía del Nuevo Testamento no era idéntica a otras formas de ministerio de la palabra. Los profetas de la congregación en el Nuevo Testamento recibían declaraciones ocasionales impulsadas por el Espíritu que debían ser sopesadas con la enseñanza aceptada. Las hijas de Felipe y los profetas de Corinto no eran lo mismo que los predicadores o los maestros autorizados.

En segundo lugar, en el Antiguo Testamento, donde la profecía conlleva una autoridad absoluta, vemos que las profetisas ejercen su ministerio de forma diferente a los profetas masculinos. Miriam ministraba a las mujeres (Ex. 15:20), y Débora y Hulda profetizaban más en privado que en público.  A diferencia de profetas como Isaías o Jeremías, que declaraban públicamente la palabra del Señor para que todos la oyeran, Débora juzgaba entre los que acudían a ella en privado (Jue. 4:5) e instruía a Barak individualmente, mientras que Hulda profetizaba en privado a los mensajeros que le enviaba Josías (2 Re. 22:14-20). Noadías, la única otra profetisa mencionada en el Antiguo Testamento, se opuso a Nehemías junto con el malvado profeta Semaías. El ejemplo de Noadías, desobediente como era, no nos dice nada sobre el diseño de Dios para las mujeres en el ministerio.

Priscila

Mencionada tres veces en el libro de los Hechos y tres veces en las Epístolas, Priscila/Prisca era obviamente bien conocida en la iglesia primitiva (Hechos 18:2, 18, 26; Rom. 16:3; 1 Cor. 16:19; 2 Tim. 4:19). La mayoría de las veces aparece en primer lugar antes de su marido, Aquila, lo que puede ser significativo o no.

Tal vez ella era la más prominente de los dos, o tal vez se convirtió antes que su marido, o tal vez los discípulos simplemente la conocieron primero (como cuando eres amigo de Sally durante mucho tiempo y luego ella se casa con Joe, así que te refieres a ellos como “Sally y Joe”). En cualquier caso, juntos instruyeron al influyente maestro Apolos. Pero de nuevo, esta enseñanza se hizo en privado (Hechos 18:26). Priscila pudo haber sido culta, sabia e influyente, pero no hay indicación de que ejerciera autoridad de enseñanza sobre los hombres en la congregación.

Febe

Pablo encomienda a Febe a los romanos como diakonos de la iglesia de Cencrea (Rom. 16:1). Esto puede significar que Febe era una diaconisa o que era más generalmente una servidora. La propia palabra es ambigua. En cualquier caso, no hay ninguna indicación de que la sierva Febe fuera maestra o líder sobre los hombres.

Junia

Pablo saluda a Andrónico y a Junia, saludándolos como “destacados entre los apóstoles” (Rom. 16:7, NVI). Algunos cristianos utilizan este versículo para argumentar que una mujer puede ejercer autoridad sobre los hombres porque Junia (una mujer) era un apóstol. Este es un argumento poco convincente por varias razones.

Primero, es probable que Junia (iounian en griego) sea un hombre, no una mujer.[1] En segundo lugar, “destacada entre los apóstoles” sugiere que Junia era estimada por los apóstoles, no que fuera un apóstol. En tercer lugar, aunque Junia fuera una mujer y fuera un apóstol, no está claro que fuera un apóstol como los Doce. “Apóstol” puede usarse en un sentido menos técnico como mensajero o representante (2 Cor. 8:23; Fil. 2:25).

Euodia y Syntyche

Euodia y Syntyche (ambas mujeres) eran compañeras de trabajo de Pablo, que contendían a su lado en la causa del evangelio (Fil. 4:3). Nada aquí implica enseñanza o autoridad sobre los hombres. Hay cientos de maneras de trabajar por la causa del evangelio sin violar las normas establecidas en 1 Timoteo y los patrones que se encuentran en el resto de las Escrituras.

Sin disculparnos, debemos afirmar plenamente la importante labor que Euodia y Syntyche realizaron, y que millones de mujeres siguen realizando, en la causa del evangelio, sin pensar que su presencia en el ministerio anula de alguna manera la enseñanza bíblica sobre los hombres y las mujeres en la iglesia.

La Dama Elegida

Algunos sostienen que la “dama elegida” en 2 Juan es el pastor/anciano de la iglesia. La dama elegida, sin embargo, no es el pastor de la iglesia; ella es la iglesia. No sólo la carta es demasiado general para ser dirigida a una persona específica (cf. 3 Juan), y no sólo la imagen femenina se usa a menudo para referirse a la iglesia (cf. Ef. 5; Apoc. 12), sino que, lo más decisivo, Juan usa la segunda persona del plural a lo largo de 2 Juan, indicando que no tiene un individuo en mente sino un cuerpo de creyentes (vv. 6, 8, 10, 12).

Objeción 5: Dones y vocación

Las mujeres tienen dones espirituales vitales, incluidos los de enseñanza y liderazgo. Todos conocemos a mujeres que son grandes organizadoras, administradoras, comunicadoras y líderes. Nadie quiere desperdiciar esos dones. Pero la Biblia estipula ciertas maneras en que estos dones deben ser utilizados. Las mujeres pueden, y deben, ejercer poderosos dones de enseñanza, siempre que no sea sobre los hombres. Sin duda, enseñar a los niños y a otras mujeres no es un desperdicio de los dones de una mujer.

Además, el hecho de que la gente se haya beneficiado de los dones de las mujeres mal utilizados (tener autoridad de enseñanza sobre los hombres) es un argumento basado en el efecto más que en la obediencia. El hecho de que Dios nos utilice en absoluto, cuando nosotros como iglesia parecemos desviarnos de su palabra con tanta frecuencia, es un testimonio de la gracia de Dios, no un modelo de ministerio.

Dios ha bendecido la enseñanza pública de las mujeres por encima de los hombres a pesar de ellos mismos, al igual que Dios me ha utilizado para bendecir a otros a pesar de mí mismo. El objetivo en ambos casos es conocer la verdad con más claridad y aproximarse a ella. “Pero funciona” es la medida equivocada de nuestra fidelidad.

El hecho de que Dios nos utilice, cuando nosotros, como iglesia, parecemos desviarnos de su palabra con tanta frecuencia, es un testimonio de la gracia de Dios, no un modelo de ministerio.

Del mismo modo, no podemos tomar decisiones sobre el liderazgo de la iglesia apelando en general al sacerdocio de todos los creyentes. He oído decir: “Sí, sí, los sacerdotes del Antiguo Testamento eran todos varones, pero eso no influye en los modelos de liderazgo del Nuevo Testamento, porque ahora todos somos ‘un sacerdocio real’ y ‘una nación santa'”. (véase 1 Pe. 2:9). Es cierto que nosotros -tanto las mujeres como los hombres- somos un sacerdocio real.

Pero la descripción que Pedro hace de la Iglesia en el Nuevo Testamento no es más que una reiteración de la palabra de Dios dada al pueblo en el Sinaí cuando declaró: “Seréis para mí un reino de sacerdotes y una nación santa” (Ex. 19:6). El sacerdocio de todos los creyentes es una idea del Antiguo Testamento (y se trata de nuestra santidad corporativa, no de nuestros dones corporativos). Si un sacerdocio de todos los hombres era consistente con un reino de sacerdotes de todas las personas en el Antiguo Testamento, no hay razón para pensar que un anciano de todos los hombres es inconsistente con el sacerdocio de los creyentes en el Nuevo Testamento.

Del mismo modo, la apelación al llamamiento no es muy convincente. Hace años, la revista católica First Things publicó dos ensayos sobre la ordenación de mujeres (a favor y en contra).[2] La mujer que escribía a favor de la ordenación de mujeres concluía su artículo apelando al sentido de la vocación:

Se ha hablado mucho aquí de por qué no hay razón para no ordenar mujeres. Todavía se necesita una o dos palabras sobre por qué debería hacerse. . . . Como dijo una vez la hermana Thekla: “La única justificación de la vida monástica reside simplemente en el hecho de que Dios llama a algunas personas a ella”. Del mismo modo, la única justificación para la ordenación de mujeres reside en el hecho de que Dios llama a algunas mujeres a ello.

Aunque se pueda sentir honestamente una llamada, hacer de esa llamada el factor decisivo es peligrosamente subjetivo. No tengo ningún problema en que las personas se refieran a su vocación, pastoral o de otro tipo, como un “llamado”, si con ello simplemente quieren reconocer un propósito espiritual en su trabajo. Pero como herramienta de decisión, tratar de discernir la propia vocación por medio de sentimientos e impresiones internas es una guía insegura. La revelación objetiva de Dios en las Escrituras debe tener prioridad sobre nuestra comprensión subjetiva de la voluntad de Dios para nuestras vidas.

Primero en: https://www.thegospelcoalition.org/article/complementarianism/ . Publicado originalmente el 26 de Mayo del 2021

Mas artículos del autor aqui.

Mas artículos del tema aqui. 

Por Kevin DeYoung

deyoung

Kevin DeYoung (1977-). Realizo estudios en BA, Hope College; MDiv, Gordon-Conwell Theological Seminary; PhD. en historia contemporánea, Leicester University. Es pastor principal de la Iglesia University Reformed (PCA), en East Lansing, Michigan, cerca al estado universitario de Michigan. El y su esposa Trisha tienen seis hijos. DeYoung es autor de numerosos libros en ingles, muchos de los cuales han sido traducidos al español. Es quizá uno de los escritores mas influyentes de la actualidad. Entre sus libros se encuentran: Why We’re Not Emergent: By Two Guys Who Should Be (2008); Just Do Something: A Liberating Approach to Finding God’s Will (2009); What Is the Mission of the Church?: Making Sense of Social Justice, Shalom, and the Great Commission (2011); The Hole in Our Holiness: Filling the Gap between Gospel Passion and the Pursuit of Godliness (2012); What Does the Bible Really Teach about Homosexuality? (2015); etc.

NOTAS


[1] https://www.etsjets.org/files/JETS-PDFs/63/63-3/JETS_63.3_517-33_Ng.pdf

[2] https://www.firstthings.com/article/2003/04/ordaining-women-two-views

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .