Ministerio Pastoral

Carta a la esposa de un pastor

Lo siguiente es tomado del excelente libro Memorias de John H. Rice, W. H. Maxwell (Filadelfia; 1835), pp. 334-337

Seminario Teológico de la Unión, 13 de febrero de 1828

Mi querida Jane,

Desde vuestro matrimonio me he propuesto mil veces escribiros, pero nunca he visto todavía el momento en que podría cumplir mis intenciones. No era necesario que te enviara una línea asegurándote todo mi amor; de esto sabes que tienes una gran parte. Deseaba escribir algo que pudiera ser provechoso para ti en la relación tan importante que ahora mantienes. Pero el retraso nunca facilita las cosas; y, en este momento, sólo puedo enviarle un rasguño apresurado en lugar de una carta.

Les considero a usted y al Sr. White con un interés especial. Tú eres una de mis hijas, y él uno de mis alumnos, y no puedo dejar de desear que ambas sean muy felices y muy útiles.

El primer paso en el cumplimiento de estos deseos es que seas muy santa. Lo primero es imposible sin lo segundo. Pero según la designación de Dios, es imposible ser muy santo sin el uso diligente de los medios designados por la fuente de toda santidad. La confianza en la gracia sin emplear medios, es presunción; con ellos, es fe. Sin embargo, no puedo extenderme sobre este tema, pues no es mi intención darles un sermón en lugar de una carta.

Soy un ministro, y he tenido una esposa por mucho tiempo. Me siento, por tanto, como si pudiera dar algunos consejos dignos de su atención como esposa de un predicador. Escúchame, querida hija mía, y considera lo que digo como una muestra de afecto paterno. No tengo ningún objeto a la vista más que su felicidad y su utilidad.

1. La vida de un ministro es la vida de un estudiante. Su trabajo es el trabajo de un estudiante. Ahora bien, nada agota tanto a los espíritus del hombre, o es tan propenso a producir desaliento, como esta manera de vivir. Y es muy importante que tenga un compañero bendecido con un fuerte flujo de alegría, mezclado con piedad, para mantenerlo en pie, o para que levante su mente cuando está decayendo o desanimado. Por lo tanto, les recomiendo encarecidamente que cultiven un espíritu alegre. Es tu parte no desanimarte nunca; sino mantener tu mente flotante y alerta, siempre confiando en una Providencia misericordiosa, y acariciando una buena esperanza del éxito de la causa de Cristo.

2. Un ministro a menudo tiene que lidiar con muchas desviaciones y encontrar mucha oposición. Y es difícil para él no contraer, en estas circunstancias, alguna amargura o severidad de temperamento. Sin embargo, nada puede llegar al corazón y someterlo, sino el amor; y es asunto vuestro verter continuamente esta influencia suavizante en el corazón de vuestro esposo, y hacerlo tan amable y tierno como el de una mujer cuando es sometida por la gracia divina. Será mucho, entonces, por el bien de su esposo, así como por su propia felicidad, cultivar un temperamento y una manera muy afectuosa, conciliadora y ganadora – evitando cuidadosamente toda censura, sospecha y juzgamiento poco caritativo de los demás.

3. Las esposas de muchos ministros destruyen su influencia por completo al parecer pensar que también tienen una especie de carácter oficial, lo que les da autoridad para dictar, prescribir, recomendar u oponerse a las medidas a ser adoptadas en la congregación. El curso de conducta opuesto a éste es el de la insinuación mansa, gentil y afectuosa.

4. El ministro pierde muchas horas de tiempo precioso en su estudio y en su armario, como consecuencia de que la esposa le pide al marido que le preste atención, que hable trivialmente o que lo escuche. Pero la esposa de un ministro debe recordar que ella está, en cierto sentido, identificada con su esposo, y que gran parte del respeto y la atención que desea tener, depende de que se piense que su esposo es un hombre en crecimiento. Por lo tanto, ella debe ayudarlo a estudiar por su propio bien, así como por motivos de carácter más elevado y más puro.

5. Si una mujer es prudente, juiciosa y refinada en su gusto, pero a la vez gentil y mansa, hará más de lo que cualquier otra persona puede hacer para corregir los malos hábitos de cierto tipo en su marido, o para evitar que se formen. Así ella puede corregir manierismos ofensivos y llamativos, o impropiedades en palabras o gestos; tediosidad en la oración, o en la predicación, etc. A menudo he oído que se le preguntaba a la esposa de un predicador -‘¿por qué no le cuenta a su marido sus largas oraciones? Y la observación se ha hecho muchas veces -‘esa mujer no puede ser mucho, o su marido no tendría modales tan toscos y groseros’.

Diría mucho más, pero el tiempo y el papel fallarían. No digo estas cosas porque supongo que las necesitas particularmente; sino porque quería darte una muestra de afecto paternal. Y agrego como comentario final, que un corazón enteramente lleno del amor de Dios, y en el cual el Espíritu es plenamente respirado, te enseñará mejor que cualquier otra cosa; porque entonces, en todo caso, sentirás cómo debes actuar.

La Sra. Rice, tu madre, te ama como yo; y sé que se une a la ferviente oración para que en tu presente relación puedas cumplir plenamente con todos tus deberes, ser una bendición para tu esposo y una fiel servidora del Señor.

Bendita seas, hija mía.

Atentamente,

JOHN H. RICE.

Este artículo fue publicado por primera vez en la edición de enero de 1976 de la revista Banner of Truth.

Publicado el 12 de Noviembre del 2019: Primero en: https://banneroftruth.org/uk/resources/articles/2019/a-letter-to-a-ministers-wife/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .