07-El Largo siglo XVIII (1689-1815)

LAS 70 RESOLUCIONES DE EDWARDS

Una teologia para la vida, por Jonathan Edwards

Este articulo ha sido adaptado de: Jonathan Edwards, “Un Avivamiento Verdadero”, ed. Ernest Klassen & Jaime D. Caballero (Lima, Peru: Teologia para Vivir, 2019), 225-234. Puede ver mas detalles del libro, y como adquirirlo aqui.

Soy consciente de la realidad de que soy incapaz de hacer cualquier cosa sin la ayuda de Dios, humildemente le pido que, por su gracia, me permita mantener estas resoluciones, hasta el punto de que estén de acuerdo con Su voluntad, por causa de Cristo. Recuerda leer estas resoluciones una vez a la semana.[1]

  1. Tomo la resolución de que voy a hacer todo aquello que piense que sea más para la gloria a Dios, y mi propio bien, beneficio y placer, durante mi tiempo; sin ninguna consideración del tiempo, ya sea ahora o mucho más adelante. Me resuelvo hacer cualquier cosa que sea mi tarea, y deber para el bien y la ventaja de la humanidad en general. Tomo la resolución, de hacer esto sin importar cualquier dificultad que se me presente, ni cuantas ni que tan grandes puedan ser.
  2. Tomo la resolución, de estar continuamente dedicado a encontrar algunas nuevas ideas o inventos para promover las resoluciones antes mencionadas.
  3. Resuelvo, que si alguna vez caigo o me vuelvo perezoso de tal manera que falle para no mantener estas resoluciones, me arrepentiré de todo lo que pueda recordar, cuando recupere mi sensatez.
  4. Resuelvo, nunca hacer ninguna clase de cosas, ya sea en el alma o cuerpo menos o más, que tienda a aminorar la gloria de Dios.
  5. Resuelvo nunca perder ni un momento de tiempo, sino aprovecharlo en la forma que más rentable que sea posible.
  6. Resuelvo vivir con todas mis fuerzas mientras viva.
  7. Tomo la resolución de nunca hacer nada que me daría miedo hacer si se tratara de la última hora de mi vida.
  8. Resuelvo, actuar en todos los aspectos, tanto en lo que hablo o hago, como si nadie hubiera sido tan vil como yo, y como si hubiera cometido los mismos pecados, o hubiera tenido las mismas defectos o fallas que los demás; y permitiré que el conocimiento de sus errores promueva ninguna otra cosa sino vergüenza para mí y mostrara sólo una ocasión para confesar mis propios pecados y miseria a Dios. Julio 30
  9. Tomo la resolución de pensar mucho, en todas las ocasiones, acerca de mi muerte, y estar atento a todas las circunstancias que van a ligadas a esa realidad.
  10. Me resuelvo cuando sienta dolor, pensar en los dolores del martirio y del infierno.
  11. Tomo la resolución, cuando pienso en cualquier teorema de la divinidad que haya que resolver, de inmediato hacer lo que pueda para resolverlo, si las circunstancias no me lo impiden.
  12. Tomo la resolución de que, si me deleito en algo como una gratificación para mi orgullo, o vanidad, o en cualquier medida, inmediatamente la rechazaré.
  13. Determino que me esforzaré por encontrar objetos adecuados para ser generoso y caritativo.
  14. Determino nunca hacer ninguna cosa por venganza.
  15. Tomo la determinación de jamás permitirme ni la más mínima emoción de ira hacia seres irracionales.
  16. Me determino a nunca hablar algo malo de alguien, que podría tender a la deshonra, ni menos o más, a excepción de hablar solo lo realmente bueno.
  17. Tomo la resolución que viviré de tal forma que hubiera deseado hacerlo cuando me muera.
  18. Estoy resuelto a vivir, en todo tiempo, como pienso es lo mejor en mis conceptos más devotos, y cuando tengo las nociones más claras de las cuestiones del evangelio, y del mundo por venir.
  19. Estoy resuelto a nunca hacer nada que tuviera miedo hacer si yo supiera que no faltara más de una hora para escuchar la trompeta final.
  20. Tomo la resolución de mantener la más estricta moderación en el comer y beber.
  21. Estoy resuelto nunca hacer nada que yo podría ver en alguien más, me diera la ocasión para despreciarlo, o pensar en cualquier forma mal en cuanto a él. 
  22. Me determino a dedicarme a obtener tanta felicidad para mí en el otro mundo como me sea posible, con el poder, fuerza y vigor, la violencia, de que soy capaz de hacer, o puedo llegar yo mismo a ejecutar, en cualquier forma que se pueda pensar.
  23. Estoy resuelto con frecuencia a tomar alguna acción deliberada, la cual parece ser lo más adecuado hacer, para la gloria de Dios, y rastrearla a su intención original, los diseños, y fines de ella; y si encuentro que no sea para la gloria de Dios, juzgarla como una violación de la Cuarta resolución.
  24. Estoy resuelto, que cada vez que haga algo visiblemente malo, seguiré su rastro hasta llegar a la causa que la originó; y luego cuidadosamente dedicar todo mi esfuerzo a no hacerla más y luchar y orar con todas mis fuerzas contra la causa de eso.
  25. Tomo la resolución de examinar cuidadosa y constantemente, que cosa en mí es la que me provoca duda en lo más mínimo del amor de Dios; y entonces dirigir toda mi fuerza contra ella.
  26. Estoy resuelto a deshacerme de toda cosa que descubra que contrista mi certeza.
  27. Me determino a nunca omitir voluntariamente alguna cosa, excepto que la omisión sea para la gloria de Dios; y frecuentemente examinar lo que dejo de hacer.
  28. Estoy resuelto a estudiar las Escritura tan firmemente, constantemente y con frecuencia, al punto de que pueda encontrar y plenamente percibir, que estoy creciendo en el conocimiento de ella.
  29. Estoy resuelto a nunca dejar de contar que una oración, ni dejarla que considere como una oración, ni como una petición de oración, la cual sea hecha que yo no pueda esperar que Dios responderá; ni una confesión en la cual no pueda esperar que Dios aceptará.
  30. Estoy resuelto, a hacer todo lo posible cada semana para ser llevado más alto en la religión [vida cristiana], y también a un más alto ejercicio de la gracia, de lo que fue la semana anterior.
  31. Estoy resuelto a nunca decir nada en absoluto contra nadie, sino cuando está perfectamente de acuerdo con el más alto grado de honor cristiano, y el amor por la humanidad, agradable a la más baja humildad y al sentido por mis propias faltas y defectos, y de acuerdo con la regla de oro; a menudo, cuando diga algo contra cualquier persona, para llevarlo, e intentar que estrictamente pase por el examen de la presente resolución.
  32. Estoy resuelto a ser estricta y firmemente fiel a la clase de confianza como la del hombre de Proverbios 20:6 “Muchos hombres proclaman cada uno su propia bondad, Pero hombre de verdad, ¿quién lo hallará?” Y que no se cumpla solo parcialmente en mí.
  33. Tomo la determinación a hacer siempre lo que pueda para hacer, mantener, y preservar la paz, cuando pueda ser realizado sin perder el equilibrio en detrimento de otros aspectos. Diciembre 26, 1722.
  34. Estoy resuelto, que en las narraciones, nunca hablar otra cosa sino la verdad pura y simple.
  35. Estoy resuelto, que toda vez que me cuestione si he cumplido con mi deber, de tal manera que mi tranquilidad y reposo estén perturbadas, que la tranquilizaré y también como resolver la cuestión. Diciembre 18, 1722.
  36. Estoy resuelto a nunca hablar mal de nadie, a menos que tenga alguna buena reconvención que comunicar. Diciembre 19, 1722.
  37. Estoy resuelto a indagar todas las noches, al ir a la cama, en que cosas he sido negligente, – que pecado he cometido, y en que me negado a mí mismo; también al fin de cada semana, mes y año. Diciembre 22 y 26, 1722.
  38. Estoy resuelto a nunca pronunciar ninguna cosa festiva, o asunto de risa, del día del Señor, tarde del sábado. Diciembre 23, 1722.
  39. Estoy resuelto a nunca hacer nada, en lo que cuestione la legalidad, mientras que intento al mismo tiempo considerar y examinar después, si fue legal o no; a menos que dudara mucho de la legalidad de la omisión.
  40. Tomo la resolución a investigar antes de ir a la cama, si he actuado de la mejor manera que podía hacerlo, con respeto a comer y beber. Enero 7, 1723.
  41. Estoy resuelto a preguntarme a mí mismo, al fin de cada día, semana, mes y año, en donde podría posiblemente haberlo hecho mejor en cualquier aspecto. Enero 11, 1723.
  42. Estoy resuelto más frecuentemente a renovar la dedicación de mí mismo a Dios, la cual fue hecha en mi bautismo, el cual renové solemnemente cuando fui recibido a la comunión de la iglesia, y la cual solemnemente he vuelto a hacer el día de hoy. 12 de Enero de 1723.
  43. Estoy resuelto, de aquí en adelante, hasta que me muera, a nunca actuar como si fuera mi propio dueño, sino entera y completamente soy de Dios porque será agradable ser hallado así. 12 Enero 1723.
  44. Hago la resolución que ningún otro fin sino la religión [relación con Dios] tendrá ninguna influencia en absoluto en mis acciones; y que ninguna acción se llevará a cabo, bajo ninguna circunstancia con un propósito que no sea este. Enero 12, 1723.
  45. Hago la resolución de no permitir ningún placer o codicia, gozo o tristeza, ni ningún grado de afecto, ni ninguna circunstancia relativa a la misma, sino a aquellas que ayude a la religión (Vida cristiana). Enero 12 y 13 1,723.
  46. Estoy resuelto a nunca permitir ni la más mínima tristeza o inquietud en cuanto a mi padre o madre. Resuelvo no permitir tales efectos aún ni en la alteración de la voz, o movimiento de mis ojos; y ser especialmente cuidadoso de ello en cuanto a cualquiera de nuestra familia.
  47. Estoy resuelto a esforzarme hasta lo máximo para negar todo aquello que no sea sumamente agradable para un bien universal, dulce y benevolente, quieto, pacífico, satisfecho y tranquilo, compasivo y generoso, humilde y manso, sumiso y servicial, diligente y laborioso, caritativo y aún paciente, moderado, perdonador y sincero, con templanza, y hacer en todo tiempo aquello a lo que este tipo de carácter me guie; y a examinar estrictamente, al final de cada semana, si lo he hecho así. Sábado por la mañana, 5 de Mayo de 1723.
  48. Estoy resuelto a constantemente, con el mayor esmero y diligencia, y el escrutinio más estricto, observar detenidamente el estado de mi alma de manera que pueda saber si tengo verdaderamente un interés en Cristo o no; para que cuando yo muera, no sea encontrada ninguna negligencia con respecto a esto de lo que tenga que arrepentirme. 26 de Mayo de 1723.
  49. Estoy resuelto a que esto nunca acontezca, si puedo evitarlo.
  50. Estoy resuelto a que yo actuaré así, como pienso, de la misma manera juzgaré lo que haya sido mejor y más prudente cuando venga al mundo futuro. 5 de Julio de 1723.
  51. Estoy resuelto a que actuaré así, en cada aspecto, de la forma en que pienso que yo desearía haberlo hecho, si yo fuera al final condenado. 8 de Julio de 1723.
  52. Estoy resuelto a frecuentemente oír a personas de edad avanzada decir cómo hubieran vivido si pudieran vivir de nuevo sus vidas. Resuelvo, que viviré, así como pienso que yo desearía haberlo hecho, suponiendo que viva hasta una edad avanzada. 8 de Julio de 1723.
  53. Estoy resuelto a mejorar cualquier oportunidad, cuando esté en el mejor y más feliz estado mental, para derramar y confiar mi alma en el Señor Jesucristo, para esperar y depositarme en él, y consagrarme completamente a él; que de esta manera yo pueda estar seguro de mi salvación, sabiendo que he confiado en mí Redentor. 8 de Julio de 1723.
  54. Estoy resuelto a que siempre que oiga que se está hablando algo en alabanza para alguna persona, si yo pienso que eso sería en mí, digno de alabanza, yo debería esforzarme en imitarlo.
  55. Resuelvo; empeñarme al máximo, para actuar así, de la manera que pienso que debería hacerlo, si ya hubiera visto la felicidad del cielo y los tormentos del infierno. 8 de Julio de 1723.
  56. Estoy resuelto a nunca detenerme, ni ablandarme en lo más mínimo en mi lucha con mis corrupciones, no importando si no he podido lograrlo.
  57. Estoy resuelto a cuando tenga temor de las desgracias y adversidades, deberé examinar si he realizado mi deber, y determinado el hacerlo y dejar que el evento sea solamente como la Providencia lo ordene, Yo, tanto como me sea posible, no me preocuparé por nada, sino por mi deber y mi pecado 9 de Junio y 13 de Julio de 1723.
  58. Estoy resuelto a no solo refrenarme en la conversación, de un aire de desaprobación, enojo e ira sino manifestar un aire de amor, alegría y benignidad 27 de Mayo y 13 de Julio de 1723.
  59. Resuelvo que cuando esté más consciente de las provocaciones de la naturaleza enfermiza y de la ira, que lucharé con más fuerza para sentir y actuar con bondad natural; sí, en tales momentos, manifestar benevolencia, aunque yo piense que en otros aspectos sería desventajoso, o imprudente. 12 de Mayo y 11 y 13 de Julio.
  60. Estoy resuelto a que siempre, cuando mis sentimientos comiencen a aparecer fuera de orden, cuando esté consciente de la menor inquietud dentro de mí, o la más mínima irregularidad, entonces me someteré a mí mismo al más estricto examen. 4 y 13 de Julio de 1723.
  61. Estoy resuelto a que no daré ocasión a que la negligencia que encuentro en mí afloje mi mente de estar completamente llena y firmemente colocada en la religión [relación con Dios], tampoco daré ocasión a cualquiera excusa que pueda yo buscar, y que mi negligencia me incline a pensar que es mejor hacer. 21 de Mayo y 13 de Julio de 1723.
  62. Estoy resuelto a nunca hacer nada excepto mi deber, y hacerlo de acuerdo a Efesios 6:6-8, hacerlo voluntaria y alegremente, como delante del Señor y no de los hombres; sabiendo que el bien que cada uno hiciere ese recibirá del Señor. 25 de Junio y 13 de Julio de 1723.
  63. Estoy resuelto a que, en el supuesto de que no hubiera sino un individuo en el mundo, que fuera apropiado y completamente un Cristiano, en todo aspecto, ya sea de un temple correcto, haré que cristianismo siempre brille con su verdadero esplendor siendo excelente y amable, desde cualquier punto de vista y carácter: Resuelvo: Actuar, así como lo haría si luchara con toda mi fuerza para ser ese uno, quien viviera en mi tiempo. 14 de Enero y 13 de Julio de 1723.
  64. Estoy resuelto a cuando sienta estos gemidos indecibles de los cuales habla el apóstol y aquellos suspiros del alma de desear sus juicios en todo tiempo de los que hace mención el salmista en el Salmo 119:20 que los alentaré con toda mi fuerza y no me cansaré de empeñarme encarecidamente en dar lugar a esos deseos, ni a continuar repitiendo tales anhelos. 23 de Julio y 10 de Agosto de 1723.
  65. Estoy resuelto a ejercitarme mucho en esto, toda mi vida, con la mayor apertura de que soy capaz, el declarar mis caminos a Dios y mantener mi alma abierta para él, todos mis pecados, tentaciones, dificultades, penas, temores, esperanzas, deseos, todas las cosas, y todas las circunstancias, de conformidad con el sermón sobre el Salmo 119 del Dr. Manton . 26 de Julio y 10 de Agosto de 1723.
  66. Estoy resuelto a que siempre me esforzaré en mantener un aspecto benigno, una forma de actuar y hablar, en todos lugares, y en todas las compañías, excepto si sucediera que los deberes requieran que sea de otra manera.
  67. Estoy resuelto a después de las aflicciones, inquirir, cuan mejor soy por ellas, qué es lo que obtuve de ellas y que podría seguir obteniendo de ellas.
  68. Estoy resuelto a confesarme francamente a mí mismo, todo lo que encuentro en mí ser ya sea enfermedad o pecado; y si ello fuera algo concerniente a la religión, también confesarle todo el asunto a Dios y le imploraré que necesito su ayuda. 23 de Julio y 10 de Agosto de 1723.
  69. Estoy resuelto a siempre hacer aquello que hubiera querido haber hecho cuando he visto a otros hacerlo. 11 de Agosto de 1723.
  70. Estoy resuelto a siempre dejar que haya algo de benevolencia en todo lo que hable. 17 de Agosto de 1723

Mas articulos sobre el tema, aqui.

Mas articulos del autor, aqui.

Notas:


           [1] Un punto importante para tener en cuenta es que Edwards tenía 19 años al momento de escribir sus resoluciones. Para esta edad, su consagración a Dios era total. Su intelecto dotado ya manejaba los aspectos mas intrincados de la teología, la historia y la filosofía, y se disponía a usarlos para la Gloria de Dios y el bien de Su Iglesia. Este es un contraste importante con la mayoría de jóvenes en nuestras Iglesias Latinas a esa edad esta jugando “ponle la cola al burro” en la Iglesia, o jugando Play Station en sus casas, Edwards por otro lado escribía sus 70 resoluciones. El contraste no podría ser mayor. [Nota de Jaime. D. Caballero].

Sobre Jonathan Edwards:

[Jonathan Edwards – (1703-1758)], fue uno de los más importantes teólogos, pastores, filósofos, y educadores norteamericanos durante el período colonial inglés y sin duda una de las figuras más significativas en el Gran Avivamiento del s. XVIII. Sus escritos todavía son influyentes en la teología, la filosofía y la literatura. Procuró identificar las características del discipulado cristiano verdadero. En consecuencia desarrolló un entendimiento intelectual de los avivamientos.

Nacido el 5 de octubre de 1703 en Connecticut, Edwards era hijo y nieto de ministros congregacionalistas y se crió en la tradición calvinista de Nueva Inglaterra. Su abuelo era Salomón Stoddard. A los 13 años comenzó sus estudios en la Universidad de Yale, y permaneció allí para dos años adicionales de estudios teológicos. En 1722 llegó a ser pastor de una iglesia presbiteriana en Nueva York, y después fue tutor en Yale por dos años. En 1726 se unió con su abuelo Stoddard en el pastorado en Northampton, Massachusetts. Edwards se casó con Sarah Pierrepont en 1727, con quien tuvo once hijos. Después de la muerte de su abuelo en 1729, Edwards llegó a ser el único pastor en Northampton, y permaneció allí hasta 1750.

Edwards creía en la necesidad de una experiencia de conversión personal y genuina. Le preocupaba la impresión de que la vida de los jóvenes y de la comunidad en general no reflejaba tal experiencia. Por ello, desde 1734, predicó una serie de sermones sobre la justificación por la fe que iniciaron un avivamiento regional que Edwards describe en su escrito Un recuento fiel de la obra sorprendente de Dios (1737). Este ensayo se leyó extensamente en las colonias inglesas y en Gran Bretaña. Edwards cuenta lo que aconteció en Northampton, lo cual alentó a otras personas a trabajar en pro de avivamientos en sus propios contextos y ayudó a preparar para el ministerio en Norteamérica del evangelista anglicano George Whitefield.

En sus sermones y escritos Edwards enfatizó su creencia que la religión verdadera depende totalmente de la gracia y soberanía de Dios. La salvación implica una conversión radical y la experiencia del perdón divino. Con ello Edwards reafirmaba la doctrina de la Reforma de la justificación por la fe. La experiencia religiosa verdadera incluía un conocimiento personal de la gracia de Dios y tenía por resultado un cambio en la vida personal.

Probablemente a Edwards se le recuerde sobre todo por su sermón de avivamiento Pecadores en manos de un Dios airado. Sus otros escritos incluyen Las marcas que distinguen la obra del Espíritu (1741) y Pensamientos respecto al avivamiento actual de la religión en Nueva Inglaterra (1743) donde defendía la autenticidad y validez de lo que acontecía en los avivamientos. Su Ensayo sobre las afecciones religiosas (1746) propugnaba la práctica de una fe verdadera.

El énfasis de Edwards en las expresiones visibles del cristianismo auténtico causó una disputa, y la congregación en Northampton le despidió. Fue entonces a una iglesia en Stockbridge, Massachusetts, que se consideraba lugar apartado y área marginal de la colonia. Allí continuó con su trabajo, sirviendo a los indios de la tribu Housatonic y a su congregación. Además escribió otros trabajos importantes, entre los que se cuentan Un examen cuidadoso y estricto de las nociones modernas sobre el libre albedrío (1754), y Defensa de la magnífica doctrina cristiana del pecado original (1758).

En enero de 1758, Edwards vino a ser el tercer presidente de la Universidad de Nueva Jersey (Princeton). Murió de viruela dos meses más tarde, y fue enterrado en Princeton.

Biografia tomada de: Edwin David Aponte, “EDWARDS, JONATHAN”, ed. Justo L. González and Carlos F. Cardoza-Orlandi, Diccionario Ilustrado de Intérpretes de La Fe (Terrassa, Barcelona: Editorial Clie, 2004), 163–164.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .