Caballero, Jaime D.

¿Por que deberías leer Filosofía? y ¿Dónde comenzar?, por Daniel Caballero

¡Visita nuestra página web aquí!

“La filosofía es del diablo”, “leer filosofía te llevara a ser ateo”, “para que estudiar filosofía, es totalmente inútil”, “creemos en la suficiencia de las Escrituras, ningún otro pensamiento sino solo bíblico”, etc. Estas entre otras ideas han sido bastante común en nuestro contexto latinoamericano, y son las ideas predominantes en la actualidad. Pero no siempre fue así. 

Ideas incorrectas sobre filosofía. 

Debo confesar que en más de un momento tuvo pensamientos similares con respecto a esta disciplina. Sin embargo, la filosofía es como la música, o como las matemáticas, o como el ingles: es una herramienta que te ayuda a expresar conceptos de manera lógica y de manera coherente. Es la disciplina del saber que te permite pensar de manera correcta y analizar el pensamiento en si mismo. La filosofía no es sino otra cosa que la ciencia del pensamiento. Hasta hace poco mas de un siglo cursos como “lógica” o “epistemología” (el estudio de la manera y el método como adquirimos conocimientos), eran disciplinas esenciales en las escuelas secundarias, y uno de los cursos mas fundamentales de todo currículo teológico en seminarios de toda denominación evangélica. 

El hecho de que tenga que escribir esto, justificando el uso de una disciplina que tan evidentemente ha sido usada por la iglesia en la preparación de sus ministros, es evidencia de lo absolutamente necesaria que es la recuperación de esta disciplina en nuestro medio. ¿Cómo puede un pastor preparar un sermón de manera correcta sin tener una noción básica de lógica? ¿Cómo puede un creyente evaluar la verdad o falsedad de una proposición sin un conocimiento de epistemología? En un sentido muy cierto, todos usamos la lógica y la epistemología – para nombrar dos ramas de la filosofía. La diferencia esta entre aquellos que poseen una lógica pobre, y los que no. 

Detesto visceralmente cuando alguien hace uso de una lógica diabólica con el fin de sacar de contexto lo que alguien mas dice. Usando “falacias lógicas” con el fin de engañar y persuadir. Pero más triste aun es ver la facilidad con la que creyentes creen estas falacias lógicas, como lo haría un niño.

Filosofía del diablo

Es cierto. Hay filosofía que es diabólica, que proviene de las mismas entrañas del infierno. Decir lo contrario seria renunciar al cristianismo bíblico. También es cierto que hay teología diabólica. Teología hecha con el propósito de sacar a Cristo de su trono, humanizar a Dios, y deificar al hombre. Sin embargo, solo por el hecho de que haya mala teología no quiere decir que no debamos estudiar teología. Pensar de esa manera es en si mismo “mala teología”. Es una contradicción en sí misma. Es como aquellos que dicen “no debemos tener teología, sino solo la Biblia”, a lo cual respondo: “gracias por su contribución teológica”. 

En parte la confusión viene sobre confundir a la filosofía como disciplina de primer orden y la filosofía como disciplina de segundo orden. La filosofía como una disciplina de segundo orden es, por ejemplo: “la filosofía marxista”, “la filosofía de la evolución”, o “la filosofía del iglecrecimiento”, etc. Es decir, cuando se usa la palabra filosofía aquí se usa como un sinónimo de pensamiento o conjunto de creencias. Sin embargo, cuando usamos la palabra filosofía, como una disciplina de primer orden, nos preocupamos con lo que la filosofía es en sí misma, y en este caso se relaciona con las reglas del pensamiento correcto. Toda verdad es verdad de Dios, decía Calvino, y el uso de reglas de la lógica no es otra cosa sino el entrenamiento de nuestra mente para poder: A. entender esa verdad revelada por Dios; y B. Comunicarla de manera que sea coherente y relevante a nuestro contexto al mismo tiempo. 

Mas aun, es virtualmente imposible entender la teología, desde una perspectiva histórica sin tener una noción de la filosofía. La filosofía ha sido el medio a traves del cual la Iglesia ha expresado el mensaje de las Escrituras a su contexto particular a fin de ser coherente y entendible.

La muerte de la Ley Natural en el siglo XX

Como dije antes, cuando se revisa los currículos teológicos, o las escuelas y universidades, por los últimos 19 siglos vera la importancia que las instituciones ponían al uso de disciplinas filosóficas, y esto hasta inicios del siglo XX. De pronto, en la mayoría de occidente esto cambio, y el cambio fue especialmente notorio en las escuelas de teología evangélica. Una de las cosas que mas me llama la atención de las escuelas secundarias con currículo clásica de Inglaterra, es el abismo de diferencia con los de las escuelas ordinarias y mucho más en relación a las escuelas latinas. Este es un ejemplo de la lista de lectura de chicos de secundaria del colegio St. Jones, ver aqui. Vea la lista, y pregúntese cuantas de estas obras leyó y analizo durante su educación secundaria? 

Kant y los evangélicos

Para nadie es sorpresa que Kant tuvo una influencia avasalladora en el evangelicanismo en el siglo XIX. Kant hizo una marcada diferencia entre las cosas que conocemos con nuestros sentidos (Fenomena), y aquellas que trascienden a esto y por ello no son realmente conocibles (Noumena). La tarea del liberalismo teológico del siglo XIX e inicios del siglo XX fue en gran parte buscar una manera de conectar el fenomena y el noumena independientemente de la revelación proposicional de las Escrituras. Fue probablemente Friedrich Schleiermacher – quien se llamaba a si mismo un Moravo superior – quien tuvo la mayor influencia en este punto. Schleiermacher desarrollo una teología experiencial, basada en los sentimientos y emociones como medio para reconocer la autenticidad de algo. Si, Schleiermacher estaba reaccionando al racionalismo de su tiempo. No puedo evitar ver un gran eco de la teología de Schleiermacher en mucho del Pentecostalismo y Carismatismo del siglo XX. En ambos casos, existe un rechazo hacia la teología natural al considerarla manchada por racionalismo. Esto de ninguna manera quiere decir que el Pentecostalismo o Carismatismo crean lo mismo que Schleiermacher. Schleiermacher era liberal hasta los huesos, mientras que la mayoría de Pentecostales y Carismaticos son ortodoxos. A lo que me refiero es que a un nivel popular, la prueba de una comunión con Dios y espiritualidad es enfatizada a un nivel experiencial. Evidencia de esto esta en el énfasis de algunos pentecostales de “hablar en lenguas” (una experiencia), como evidencia de haber recibido el bautismo del Espiritu Santo. Una creencia que no tiene ninguna base histórica, y que parece mas derivada del método hermenéutico de Schleiermacher (la experiencia como medio para conocer la verdad), que de los reformadores o puritanos. 

La teología reformada tuvo lo suyo propio. Quiero decir que hago esta critica desde adentro, es decir, como alguien que se identifica plenamente con la escuela apologética presuposicionalista y que esta familiarizado con sus escritos. Encuentro muy beneficioso los escritos de filósofos reformados presuposicionalistas como Herman Dooyewerd, Gordon Clark, y Cornelius Van Til, pero considero que estaban equivocados en su apreciación de la ley natural, y especialmente Van Til en su apreciación de Tomas de Aquino. En otras palabras el rechazo de Van Til a la teología natural, se debe a una mala lectura de la teología medieval. En las ultimas dos décadas teólogos como Richard Muller, Oberman, y mas recientemente J.V. Fesko han hecho mucho para recuperar este entendimiento errado de la teología medieval y de la post-reforma, especialmente en relación al uso del escolasticismo. De cualquier manera, la influencia del presuposicionalismo en círculos reformados, salvo con unas muy pocas excepciones como por ejemplo R.C. Sproul (quien no era presuposicionalista) llevo como consecuencia al desuso de la Ley Natural y las obras filosóficas clásicas. 

Si el pentecostalismo popularizó el rechazo a la filosofía, y la teología reformada le dio una base epistemológica teológica para tal rechazo; la teología liberal le dio la estocada final. La diferencia principal entre la teología liberal y la teología protestante se encuentra en el área de hermenéutica: ¿Qué son las Escrituras? Y ¿Cómo deben de interpretarse? El liberalismo teológico corto de pleno con la interpretación de las Escrituras de manera teológica a la luz de la tradición, y la construcción teológica a la luz de la herencia histórica que nos precedió. De esta manera el énfasis hermenéutico del liberalismo teológico fue un biblicismo educado. Es decir, la Biblia aparte de la teología. El Barthianismo, reaccionando al liberalismo teológico, puso tal énfasis en la revelación especial a expensas de manera casi completa de la revelación general. Como sistema de creencias el Barthianismo es lo que predomina más en círculos académicos latinoamericanos, y como método hermenéutico es el método liberal (histórico, critico, gramatical), lo que abunda más en círculos académicos en Latinoamérica. 

Las consecuencias de un descuido de la Ley natural.

Los descuidos de esto son evidentes. No solo los evangélicos han perdido casi toda su fuerza intelectual y capacidad de análisis, de tal manera que en la actualidad sin duda los seminarios y universidades católicas romanas son de mucho más calibre académico que los protestantes especialmente en Latinoamérica, sino que también hemos perdido la capacidad de comprender el mundo que nos rodea de una manera clara, y sobretodo comunicar las verdades del Evangelio de una manera que sea relevante y de dar respuestas sólidas a los problemas del hombre del siglo XXI. En realidad, los problemas del hombre actual son los mismos que los del primer siglo, pero la manera como dichos problemas son articulados, y el lenguaje usado son diferentes. 

¿Por que existe un interés en la apologética y la filosofía entre evangélicos la actualidad en Latinoamérica y no en épocas pasadas?

Factor 1: Schleiermacher y el conocimiento de la verdad a través de la experiencia

El evangelicanismo comenzó a crecer de manera exponencial en Latinoamérica a finales de la década de los 70’s. Como tal, estamos viviendo en la segunda y tercera generación de creyentes latinos. La mayoría de creyentes proviene de un trasfondo pentecostal, en el cual, en la mayoría de los casos, siguiendo una hermenéutica Schleiermachiana, pusieron como criterio final para el conocimiento la experiencia. 

Factor 2: El crecimiento del secularismo

El secularismo creció de manera desmedida en Europa después de la segunda guerra mundial, y en Latinoamérica después de la caída del muro de Berlín en 1989, y el consecuente triunfo de occidente en nuestras naciones latinas y la globalización. Los creyentes de ahora se enfrentan día a día y cada vez mas a un contexto cada vez mas secularizado con presuposiciones diferentes a las de sus abuelos. Aquellas cosas que la generación de nuestros abuelos repudiaba, y la de nuestros padres toleró, la nuestra ama con deleite. Cada vez se hace más difícil ser un cristiano genuino y pasar desapercibido. 

Históricamente el conocimiento proposicional de algo esta relacionado a tres elementos: 

a. Tener una justificación (o razones) para dicha proposición. 

b. Que dicha proposición sea verdadera. 

c. Creer en dicha proposición. 

Como cristiano evangélico de tercera generación (si, vengo de una familia de cristianos evangélicos de tres generaciones) asumo b y c sin duda alguna con relación al cristianismo. No siempre vivo de acuerdo a lo que creo, pero al menos proposicionalmente afirmaría que lo creo. Creo que este es el caso de la mayoría de cristianos latinos menores de 35 años. Sin embargo, es el elemento “a” (razones o justificaciones para una creencia) el elemento faltante en la mayoría de nuestro protestantismo latino. Los factores 1 y 2 anteriormente mencionados han causado un enorme deseo en esta generación latina de poder hacer su fe realmente suya, de tal manera que sea verdadera, y no solamente algo que mis padres o abuelos creían. La fe – en el esquema reformado – necesariamente incluye la razón. Para que una fe sea verdadera debe incluir a la mente, la voluntad y la experiencia o sentimientos (assensus, notitia et fiducia). 

Por lo cual considero que la mayoría de los que tienen un gran deseo el día de hoy en aprender de apologética son jóvenes menores de 35 años, en su mayoría creyentes de segunda generación, es decir que crecieron en la iglesia; y de trasfondo pentecostal o carismático (cualquier denominación con énfasis en la experiencia). Usualmente profesionales, o con estudios universitarios, y que por lo cual son cada vez más conscientes del secularismo alrededor suyo. Me parece que esto es la regla. No niego que no haya excepciones. Pero a fin de cuentas lo único que hace la excepción no es sino autentificar la regla, pues la regla es regla justamente porque existen excepciones. 

Carencias en esta área en Latinoamérica.

Esta quizá ha sido el área que mas literatura ha carecido Latinoamérica, junto con teología histórica. Sin embargo, esto es algo que he de confesar me preocupa. La mayoría de jóvenes tiene una capacidad muy reducida de discernimiento, y en algunos su necedad es tal que no son conscientes de la misma. En años recientes hay mucha literatura filosófica (y de apologética) siendo traducida al español. Si bien mucha de esta literatura es de muy buena calidad, debemos ser cuidadosos y leerlas con discernimiento. 

Por ejemplo, William Lane Craig es un excelente escritor y filosofo, y me he beneficiado a lo largo de los años de mucha manera de sus escritos. Sin embargo, no es un escritor ortodoxo desde un punto de vista histórico. Su doctrina de la Trinidad tiene serios problemas, así como su doctrina del albedrío humano, y su doctrina de Cristo esta fuera de los límites de la ortodoxia. En este caso, cuando se lee un autor así debe ejercerse el discernimiento. Por lo general uno no debe profundizar en apologética (filosofía) sino hasta que tenga un buen conocimiento de la teología bíblica y la teología histórica, de lo contrario se corre el riesgo de ser arrastrado como una hoja en un rio. 

Confieso que es una lastima que los mejores filósofos reformados no estén traducidos al español (como por ejemplo John Frame o Vern Poythress, entre otros), sino en la mayoría de los casos los de trasfondo arminiano – como Ravi Zacharias, entre otros. 

¿Donde comenzar?

Quisiera recomendar solamente 20 de libros para comenzar. Si eres un estudiante de teología asumo que tu promedio de lectura debe ser de un libro a la semana (250 paginas a la semana, entre 40 a 50 paginas al día). Menos que esto, sinceramente me parece algo mediocre para un estudiante.

La recomendación de los siguientes libros sorprenderá a muchos. Una vez mas, estos libros no son necesariamente “ortodoxos” o incluso cristianos, pero son muy necesarios para poder pensar de manera clara y articulada y deben ser leído con discernimiento. No todos los autores aquí mencionado son evangélicos conservadores, de hecho, la vasta mayoría no lo son. 

Esenciales:

  1. Metafísica, por Aristóteles. La edición de la editorial Gredos es ligeramente mas académica que la de la editorial Austral, pero la de Austral se lee mejor. 
  2. Meditaciones, por Marco Aurelio. Hay varias ediciones de este libro. Creo que la edición de Gredos, aunque es un poco más costosa es insuperable. Además la mayoría de los libros de la editorial Gredos están en Kindle a precios de hasta el 90% de descuento. 
  3. Cartas a Lucilio, por Seneca. La edición de Catedra es tiene excelentes notas de estudio, aunque es más costosa, y no se lee muy bien. La edición de la editorial Ariel es la mas beneficiosa quizá. A veces a este libro también se le llama “Cartas a un estoico”.
  4. Ética a Nicómaco, por Aristóteles. Si puedes conseguir la edición de Gredos de tapadura, hazlo. Pero otras editoriales también hacen una buena labor.  
  5. La Consolación de la Filosofía, por Boecio. La edición de Acantilado es la mejor. La edición de editorial Akal es muy buena también. 
  6. Discurso del Método, por Descartes. Nuevamente, hay muchas ediciones. Si puedes pagar la edición de la editorial Trotta, vale cada centavo. La edición de Austral es una buena segunda opción. 
  7. Meditaciones por Descartes. Igual que el ítem anterior. 
  8. Investigación de la mente sobre los principios del sentido común, por Thomas Reid. La mejor edición sin duda aquí es la de Trotta. P.S. Lee a Reid antes de leer a Hume, y lee a Hume antes de ir a Kant.
  9. Critica de la Razon Pura, por Kant. Este libro es complejo, lo recomiendo despues de tener un panorama general de aquellos que precedieron a Kant, especialmente Hume y Locke. La edición de Gredos es muy buena, pero la de Taurus es la mejor. 
  10. Los hermanos Karamazov, por Fiodor Dostoievski. Muchas ediciones, la edición de Penguin hace un buen trabajo. 

Secundarios

  1. Las raíces de la cultura occidental, por Herman Dooyewerd. Editorial Clie. 
  2. Huyendo de la razón, por Francis Schaeffer. Editorial Clie.
  3. Fundamentos Filosóficos para una Cosmovisión Cristiana, por William Lane Craig y J.P. Moreland. Editorial Kerigma.
  4. Ex – Nihilo: Creación de la Nada, por Paul Copan y William Lane Craig. Editorial Kerigma.
  5. Creados y Creadores, por William Edgar. Editorial Andamio.
  6. El valor de ser Protestante, por David Wells. Editorial Andamio.
  7. La naturaleza de la Doctrina, por George Lindbeck. Editorial Clie. Este libro es una de las mejores defensas del ecumenismo publicados en años recientes. Lo incluyo como una obra de filosofía, pues se relaciona con la filosofía de la teología, es decir, lo que es la teología en si misma, que en lugar de teología. 
  8. Lógica Aristotélica, editorial Dykinson.
  9. Disparando contra Dios, por que los nuevos ateos no dan en el blanco? John C. Lennox. Editorial Andamio. 
  10. Jesús entre los dioses seculares, por Ravi Zacharias.

Algunas menciones honrosas:

  1. Dios y el Mal, por Alvin Plantinga. Editorial Kerigma.
  2. Introducción a la Filosofia: Su historia en relación con la teología, por Alfonso Ropero, editorial Clie. No si el Dr. Ropero alguna vez lea esto. Su obra es excelente, aunque publicada en 1999. Si alguna vez considera publicar una segunda edición actualizada sería una gran bendición para el pueblo de habla hispana.

Algunos de los libros recomendados no solo tienen una postura que considero errada, sino hasta tambien heretica, como el caso del libro Fundamentos Filosóficos de Lane Craig. Sin embargo A. Contienen mucho material muy bueno. y B. No hay nada mas español! Esto es una lástima verdaderamente.

Conclusión

El estudio de la filosofía como herramienta tiene gran valor para nuestro día y contexto. El hecho de que haya filósofos que se llamen cristianos, y tengan una teología defectuosa no elimina que hagamos uso de sus herramientas y aprendamos con discernimiento de ellos. La suficiencia de la Escrituras no significa en absoluto, ni de manera histórica ni teológica, que no se deba hacer uso de herramientas, especialmente aquellas derivadas de la ley natural. Existe un agujero gigante en literatura en habla hispana de obras de filosofía desde una perspectiva reformada. La vastísima mayoría de todo lo que existe en español viene desde una perspectiva arminiana en el mejor de los casos (como Ravi Zacarias), y Molinista en el peor de los casos (como William Lane Craig). Esto no refleja necesariamente el estado de la academia, sino mas bien las preferencias teológicas de las respectivas casas editoriales. Que el Señor ayude a que esto cambie. 

Daniel Caballero. 

Mas artículos del autor aqui.

Daniel Caballero.

Daniel Caballero

Acerca del autor:
Daniel Caballero nació en Lima, Perú. BSc. Universidad Nacional Agraria La Molina. BA, Seminario Teológico Bautista (Lima); Postgrado en Teología, The London Theological Seminary (Londres), ThM-Teologia Histórica., Westminster Theological Seminary (PA-USA). Esta por iniciar estudios doctorales en Inglaterra sobre Historia de la Reforma (siglo XVI) y Post-Reforma (siglo XVII). Especialización en John Owen y Puritanismo ingles. Daniel ha escrito numerosos artículos sobre puritanismo, teología bíblica y cultura. Su campo de especialización es en estudios de la Reforma y Post-Reforma (Puritanismo). Ha vivido por casi siete años en Inglaterra, donde tuvo la oportunidad de profundizar estudios Teológicos. Es misionero enviado de Inglaterra para el servicio en desarrollo de educación teológica. Actualmente vive en Cork, Irlanda. Tiene experiencia desde muy joven en educación teológica. Esta casado con Ellie.

4 replies »

  1. Hno. Daniel, muy buen artículo. Muchas gracias. He estado buscando una lista básica sobre libros de filosofía con los cuales poder intentar a empezar a leerlos. Con la lista y sus advertencias ya tengo con qué empezar. Una pregunta, para alguien que quiere estudiar teología y especializarse en las ramas de filosofía de la religión y apologética, usted cree que es necesario estudiar filosofía en algún seminario o universidad para complementar los estudios de teología? o basta con los estudios teológicos y lectura personal de temas filosóficos?

    Que Dios lo bendiga.

    Me gusta

  2. Gracias por compartir tu conocimiento con otras personas que continuamos aprendiendo sobre la fe, realmente eres un gran ejemplo y confrontas mucho con tus artículos, desafías a jóvenes como yo a continuar aprendiendo y leyendo sobre más temas para fundamentar nuestra teología.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .