Clark, R. Scott

MacArthur: Entre la conciencia y el desafío a las autoridad, por Scott Clark

¡Visita nuestra página web aquí!

Reconocemos que en Latinoamerica hay presiones o temor por pronunciarse libremente por lo ocurrido esta semana en la Iglesia de John MacArthur, en parte por la influencia, tanto económica como en liderazgo, ejercido por John MacArthur, y porque el contexto de California es diferente al latino. Con esto en mente, esperamos que este articulo de Scott Clark, profesor, y uno de los teólogos mas reconocidos en Estados Unidos, y pastor en California, arroje un poco mas de claridad sobre el tema.

Introducción

La Iglesia de la Comunidad de la Gracia (GCC) se reunió para el culto el pasado domingo. Normalmente eso no sería noticia, pero no estamos viviendo en tiempos normales. Para evitar la propagación de Covid-19, el estado de California ha prohibido a las iglesias reunirse en el interior de espacios cerrados para el culto. Esto viene después de que California abrió y permitió que algunos negocios (por ejemplo, barberías y restaurantes) se reanudaran. El pico del verano, que según los medios de comunicación podría no haber tenido nada que ver con los 60 días (y contando) de protestas y disturbios, pero que incluso el Oficial de Salud Pública del Condado de Los Ángeles admitió que probablemente tuvo un efecto, hizo que el gobernador ordenara la restricción de la venta de comida en interiores, la cosmetología, los cultos, etc. Este efecto de sierra de la última decisión, combinado con un carácter partidario bastante obvio, corrupto, incoherente, inconsistente y, según una minoría vocal y persuasiva de jueces del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, restrictiva del comportamiento protegido por la Constitución, ha fomentado la desconfianza en los funcionarios de salud pública, la duda, la confusión, la frustración y la ira hacia los gobernantes de California.

Aquí permanecen.

La Iglesia de la Comunidad de la Gracia (GCC) publicó una declaración la semana pasada, “Cristo, no el César, es la cabeza de la Iglesia”. Su argumento principal está explícito en el título. Se negaron explícitamente a argumentar su derecho a reunirse en el interior sobre la base de la Constitución o las decisiones del Tribunal Supremo o los disidentes. Apelaron principalmente a las Escrituras y a la declaración de fe de su congregación. Se dirigieron a Romanos 13 y a 1 Pedro 2:18, ambos capítulos ordenan la sumisión de los cristianos e incluso de la iglesia visible al magistrado civil, pero niegan que el magistrado civil tenga alguna “jurisdicción” sobre la iglesia: “Dios no ha concedido a los gobernantes civiles autoridad sobre la doctrina, práctica o política de la iglesia” (cursiva original). No parecen distinguir entre las reuniones al interior a puertas cerrada y las reuniones al exterior a puertas abiertas, y sostienen que las autoridades civiles han “excedido su jurisdicción legítima”. Rechazan cualquier restricción en el número de personas que pueden reunirse argumentando que “cuando los funcionarios restringen la asistencia a la iglesia a un cierto número, intentan imponer una restricción que en principio hace imposible que los santos se reúnan como la iglesia”, por lo que declaran que “no podemos y no aceptaremos una moratoria impuesta por el gobierno sobre nuestro culto congregacional semanal u otras reuniones corporativas regulares”. Cumplirla sería desobedecer las claras órdenes de nuestro Señor”.

Hacen un llamamiento a la iglesia y a la historia americana:

A medida que la política del gobierno se aleja de los principios bíblicos, y a medida que las presiones legales y políticas contra la iglesia se intensifican, debemos reconocer que el Señor puede estar usando estas presiones como medios de purga para revelar la verdadera iglesia. Sucumbir a la extralimitación del gobierno puede causar que las iglesias permanezcan cerradas indefinidamente. ¿Cómo puede la verdadera iglesia de Jesucristo distinguirse en un clima tan hostil? Sólo hay una manera: una lealtad audaz al Señor Jesucristo.

También apelan a la “Ginebra de Calvino” donde “los funcionarios de la iglesia a veces necesitaban rechazar los intentos del ayuntamiento de gobernar aspectos del culto, la política de la iglesia y la disciplina de la iglesia”. Esto es cierto. La GCC también se pone del lado de los presbiterianos y congregacionalistas que juzgaron a la Iglesia de Inglaterra “pero medio reformada” e incluso a la Gran Eyección de 1662, en la que “los puritanos” fueron expulsados de sus púlpitos por inconformidad. Su segundo argumento, contenido en su mayor parte en una adición, es que las autoridades de salud pública del Estado de California y del condado de Los Ángeles se equivocan en cuanto al Covid-19 y la forma de responder a él: “Pero ya llevamos más de veinte semanas con las restricciones no aliviadas. Es evidente que esas proyecciones originales de muerte estaban equivocadas y el virus no es ni de lejos tan peligroso como se temía originalmente”. Esto nos lleva a nuestro siguiente punto.

Sin máscaras ni distancia

Las fotos del servicio sugieren que la mayoría de la gente se reunió para el servicio sin máscaras o sin distancia social. Cuando pregunté sobre esto en los medios sociales, la respuesta de los defensores del GCC fue casi uniforme: las máscaras y el distanciamiento social no tienen ningún valor médico para prevenir la transmisión del Covid-19. El otro argumento de los partidarios de la declaración y el acto de desafío del GCC es que la imposición de máscaras y el distanciamiento social por parte del Estado es una violación de la libertad cristiana.

Este asunto puede no permanecer teórico por mucho tiempo. Según los informes de los medios de comunicación, el Departamento de Salud Pública del Condado de L.A. “está investigando y llegará a los líderes de la iglesia para hacerles saber que necesitan cumplir con la Orden de los Oficiales de Salud”. Por lo tanto, parece que la decisión del GCC de reunirse en el interior e incluso ignorar los requisitos de máscara y distancia puede provocar algún tipo de enfrentamiento entre la iglesia y el departamento de salud del condado.

Según Tulsa, los funcionarios de salud pública “OK”, hay un vínculo entre la reunión del presidente Trump allí a finales de junio y un aumento masivo de los casos de Covid-19. Asumiendo que entre los miles de personas reunidas para el servicio del GCC, había algunos que eran portadores asintomáticos de Covid-19, tendremos que esperar para ver si hay alguna consecuencia para la salud de los presentes y de aquellos con los que entraron en contacto.

Preguntas y análisis: ¿Es este un momento de Hechos 5:29?

Los lectores habituales de este espacio sabrán (ver los recursos a continuación) que he estado tratando de aplicar Hechos 5:29 a la respuesta de la iglesia a las regulaciones de Covid-19. Soy muy consciente de que los cristianos llegarán a conclusiones diferentes. Sólo he pedido que, ya que estamos tratando con una inferencia de las Escrituras, los cristianos respeten la libertad de los cristianos que no están de acuerdo con ellos. Así, en ese espíritu, aunque no estoy en absoluto de acuerdo con la decisión de GCC de reunirse en el interior, entiendo y respeto sus convicciones.

Dicho esto, hay algunos aspectos de su declaración y comportamiento que merecen ser examinados:

1. Como cristiano confesional reformado (por ejemplo, la Confesión Belga, el Catecismo de Heidelberg, los Cánones de Dort y las Normas de Westminster), afirmo de todo corazón su declaración de que Cristo es la única cabeza de la iglesia (Belgic art. 31; Catecismo de Heidelberg 50; WCF 25.6). Ni el Obispo de Roma ni un magistrado civil tiene derecho a exigir a la iglesia que haga en el culto lo que Dios mismo no ha instituido. La Palabra de Dios sola (sola scriptura) es la única y definitiva autoridad para la teología, la piedad y la práctica de la Iglesia. El Señorío de Cristo sobre su iglesia, sin embargo, no libera a la iglesia como institución de las obligaciones comunes de la sociedad humana. El GCC parece no ser consciente de la distinción de Calvino de un “doble reino” (régimen dúplex). Nos sometemos al señorío salvador de Cristo en la iglesia, y a su dominio general en el ámbito compartido y común de la vida pública. Esas cosas se cruzan cada vez que la iglesia se reúne visiblemente.

2. El GCC no parece haber distinguido entre reunirse en el interior y al aire libre. La declaración del GCC se queja de que el estado no les permite reunirse para el culto, pero eso no parece ser del todo exacto. Las regulaciones de “Safer Los Angeles”, actualizadas el 16 de julio de 2020, permiten las reuniones al aire libre en las que los participantes practican el distanciamiento social y usan máscaras. En el condado de San Diego (California), nuestra congregación (Iglesia Reformada Unida Escondido) ha respondido a las regulaciones de California (bastante draconianas) quedándose en casa (bajo la fase 1) y luego reuniéndose en un servicio en el estacionamiento de un cine, y ahora nos estamos reuniendo al aire libre, usando máscaras y practicando el distanciamiento social, en el patio de una escuela cercana bajo carpas y paraguas. Entiendo que reunirse al aire libre es molesto e incluso incómodo. En algunos lugares, por ejemplo, en los Valles Interiores de California, probablemente sea más difícil durante la mayor parte del día durante el verano. Si GCC tienen la opción, y la posibilidad de reunirse al aire libre, ¿no alivia eso el problema?

3. En la justificación ofrecida por la iglesia no está claro que reconozcan la autoridad del estado para regular cualquier parte de la vida de la iglesia. Por ejemplo, el código de alimentos al por menor de California exige que “todos los empleados de alimentos que preparen, sirvan o manipulen alimentos o utensilios usen restricciones para el cabello, como sombreros, cubiertas para el cabello o redes, que estén diseñadas y usadas para evitar que su cabello entre en contacto y se mezcle con alimentos no empaquetados, equipos limpios, utensilios, ropa blanca y artículos de un solo uso sin envolver”. Asumo que el GCC está de acuerdo y se somete a este tipo de regulaciones. Asumo que el GCC tiene extintores de fuego y baños que acomodan a los discapacitados. Si es así, ¿por qué no las máscaras y distanciamiento durante el culto? ¿Son tales restricciones realmente una violación de la libertad cristiana, como algunos parecen estar argumentando? Tal argumento parece malinterpretar completamente la doctrina protestante de la libertad cristiana. La cual sostiene que nadie tiene derecho a atar la conciencia en asuntos morales a hacer algo en contra, sobre los que Dios claramente hablado. El comer o no carne ofrecida a los ídolos es una cuestión de libertad cristiana por ejemplo (ver 1 Cor 8; 10). Hay restricciones divinamente impuestas sobre si un cristiano puede comer carne ofrecida a los ídolos. Si un vecino pagano invita a un cristiano a lo que es una comida religiosa (sagrada), en oposición a una comida común o secular, el cristiano no puede participar. Un cristiano no debe participar si al hacerlo causará que otro se tropiece. Más allá de eso, es libre. Usar una máscara no es un asunto religioso en absoluto. ¿El que lleva la máscara viola la ley moral de Dios? ¿Es una redecilla para el pelo contraria a la ley moral de Dios? Es un asunto de salud pública. Es cierto que las autoridades han mentido al público sobre las máscaras y han sido tontos, primero diciéndonos que no hacen ningún bien y luego diciéndonos que son esenciales pero, según la Palabra de Dios, son incoherentes e inconsistentes. Pero, Nerón no era un hombre agradable. Era un despiadado pagano narcisista que prendió fuego a los cristianos para encubrir un escándalo comercial. Aún así estábamos obligados por mandato a someternos a él y a honrar, lo que los ingleses reformados disidentes llamaban “el vasallo tonto de Dios”. ¿Cómo es que los múltiples servicios al aire libre, con distanciamiento social y máscaras, son de alguna manera contrarios a la Palabra de Dios?

4. Ni Romanos 13 ni 1 Pedro 2:18 condicionan nuestra obediencia, incluso a los magistrados paganos, a que sean justos, equitativos o rectos en estas cuestiones. La única prueba es si nos han ordenado explícitamente desobedecer a Dios. Claramente, GCC no consideró la restricción inicial de no reunirse en espacios cerrados, en principio, como contraria a la voluntad moral de Dios. Por lo tanto, la cambiante actitud del GCC ha sido tan coherente como las políticas del Estado han sido.

5. La declaración del GCC cita Hechos 5:29, pero no tiene para nada en cuenta lo que el texto dice en su contexto. ¿Ha argumentado el GCC que las restricciones de salud pública actualmente vigentes nos obligarían a desobedecer a Dios? La declaración parece reflejar cierta tensión a este respecto. Reconoce que la iglesia se sometió a las restricciones de la Fase 1, pero argumenta que las restricciones ya han durado demasiado tiempo. Esto coloca a la congregación en la incómoda posición de sentarse a juzgar el juicio médico de las autoridades de salud pública. La GCC, sin embargo, no parece incómodo en absoluto para hacer ese juicio. Esto nos devuelve al doble reino. Si, a juicio del GCC, el magistrado civil se ha excedido en su autoridad para restringir el culto de la Iglesia (inmiscuyéndose en la esfera religiosa), ¿no se ha excedido exactamente de la misma manera el GCC en su autoridad declarada, al emitir un juicio médico sobre la salud pública de California (inmiscuyéndose en la esfera civil)? Cristo es el Señor de todo, pero, ¿eso faculta al GCC para tomar decisiones médicas y de salud pública que potencialmente pongan en peligro a miles de personas? ¿Esta defendiendo el GCC la soberanía de su esfera eclesiástica, o adjudicándose una autoridad sobre la cristiandad?

6. Si el edificio se hubiera incendiado, el GCC habría evacuado con seguridad a todos los presentes en interés de la seguridad pública. Si los dirigentes del GCC creen que las máscaras y el distanciamiento social contribuyeron a la seguridad de la congregación, las habrían exigido del mismo modo que exigen a los asistentes que estén razonablemente vestidos y que evacuen en caso de incendio. Incluso en el caso de que los dirigentes del GCC evidentemente descuentan el valor de las máscaras y el distanciamiento social, ¿han tenido en cuenta adecuadamente a sus vecinos, cristianos y no cristianos.? La declaración dice que los no cristianos no entenderán por qué el GCC se sintió obligado a reunirse. Es probable que sea cierto, pero ¿qué pasa si las fotos de la asamblea muestran a los congregantes enmascarados y distanciados? ¿No podría eso haber mitigado las preocupaciones de los no cristianos que, después del servicio y durante toda la semana entrarán en contacto con los asistentes del GCC? ¿No podría haber enviado una señal al mundo de los observadores de que el GCC ama a sus vecinos? Tal como fue, la negativa a usar máscaras o la distancia parecía mucho mas una declaración cultural y política que una declaración religiosa.

7. Los primeros cristianos fueron martirizados no porque no tuvieran consideración por sus vecinos sino porque no se ajustaban a las demandas romanas de que los cristianos se ajustaran a la religión del estado denunciando a Cristo y haciendo una ofrenda a los dioses romanos. Los cristianos, por supuesto, tenían prohibido por la Palabra de Dios practicar la idolatría y muchos de ellos fueron a la hoguera y a los leones por fidelidad a la Palabra de Dios. Nuestros apologistas, por ejemplo, Justino el Mártir (c. 150 d.C.) jamas prescribieron políticas sociales o de salud pública al gobierno pagano. Sólo pidieron que los cristianos fueran dejados solos para adorar según los dictados de la conciencia. Pidieron, en efecto, un gobierno secular, no uno cristiano. En lugar de lamentar implícitamente la muerte de la cristiandad, el GCC habría hecho mejor en escuchar a la iglesia primitiva, que, según los estudiosos, inventó la doctrina del estado secular. Sobre esto ver, por ejemplo, Diogneto cap. 5.

Puede ver un articulo similar sobre el tema, (escrito antes de la decisión de John MacArthur de no usar mascarillas o ningun tipo de protocolo de seguridad), ver aqui.

Por Scott Clark

Sobre el autor:

El Dr. Clark se educó en la Universidad de Nebraska (BA), en el Seminario de Westminster en California (MDiv) y en el St Anne’s College de la Universidad de Oxford (DPhil). Fue ministro de la Iglesia Reformada en los Estados Unidos (1988-1998) y ha sido ministro de las Iglesias Reformadas Unidas en América del Norte desde 1998.

Ha enseñado historia de la iglesia y teología histórica desde 1995 en Wheaton College, Reformed Theological Seminary, Jackson, Concordia University, Irvine y Westminster Seminary California.

Es autor de decenas de libros y cientos de artículos académicos y teologicos, y es considerado uno de los mejores teólogos de la actualidad. 

Fuentes:

Publicado primero en: https://heidelblog.net/2020/07/between-conscience-and-defiance-questions-for-grace-community-church/ . 28 de Julio de 2020. 

5 replies »

  1. Me encantó su articulo, sin embargo estoy totalmente deacuerdo con el pastor macArthur, no creo que este llamando a la desobediencia civil, más bièn es un llamado a hacer la voluntad de Dios a pesar de los obstaculos que se han puesto en estos meses. Un no dejemos de congregarnos como algunos tienen por costumbre hacerlo es un acto volitivo y un llamado a la reuniòn sin importar las circunstancias subsiguentes a este acto de obediencia.

    En la iglesia primitiva havia congregaciòn a pesar de que la pena de muerte hera dictada por las autoridades, y porque? No violò esto Romanos 13, si nuestra vista es acortada creeremos que sì, pero mirando más allà vemoa que tenemos un llamado a reunirnos comò un cuerpo sòlido e indivisible por el mìsmo Dios en su palabra, asì que, lo que Dios a determinado para la iglesia ningùn magisterio puede abolirlo, ni menos a expensas de una pandemia, pues entendemos que nuestra eficacia en impartir el Evangelio va en un ritmo mas acelerado cuando hay proibiciòn, màs oprtuno que ahora donde la muerte saco un diente lo mostrò es la predicaciòn de evangelio y mientras màs osada sea mas podremos mostrar que estamos en el camino correcto, el reunirse es prudente, oportuno y congruente con nuestros principios, el Señor no nos abandonarà ni nos dejara, pordemos estar confiados en esta promesa y no temer lo que pueda hacernos los simples mortales.
    Apoyo desde mi trinchera el reunirnos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .