09-Contemporaneo (s. XX)

¿Debemos celebrar la cena del Señor online? por Garry Wiliams.

¡Visita nuestra página web aquí!

Este es el tercero de una serie de cinco artículos. Puede ver el primer articulo aqui, y el segundo articulo aqui. El tema de la celebración de la cena del Señor online tiene repercusión gigantescas. ¿Qué nos impide celebrar bautismos online? ¿Membresía online? ¿Adoración online? Mas aun confunde las esferas.  ¿Por qué tengo que congregarme si puedo tener una iglesia en mi propia casa y ver un sermón online? ¿Quizá la Iglesia en Latinoamérica como un todo ha malbaraetado por tantos años el evangelio, abusando y siendo abusados, que el Señor nos ha puesto bajo disciplina como un todo? ¿Cómo es posible que iglesias sean capaces de romper una practica que la iglesia ha practicado por casi 2000 años sin casi pensar seriamente en el asunto? Estas son preguntas serias que debemos considerar. Jaime D. Caballero

¿Debemos celebrar la cena del Señor online? por Garry Wiliams.

Mientras estamos encerrados en nuestras casas deberíamos anhelar celebrar la cena del Señor juntos como una iglesia, pero no deberíamos celebrarla online. ¿Por qué no? Simplemente, porque no se puede hacer.

Tengo dos posibles formas de una cena del Señor encerrada en mente aquí. La primera, considerada con más detalle, es una ciber-cena. Con esto me refiero a una ‘Cena del Señor’ online en la que sincronizamos por videollamada nuestra comida y bebida en diferentes hogares, dirigida por un pastor en nuestras pantallas. En la segunda, una “cena” doméstica, celebramos en nuestros hogares separados como y cuando queramos (o, si entendemos bien la teología del nuevo pacto, el día del Señor) y sin ninguna conexión online.

La cuestión en ambos casos no es si una iglesia que normalmente se reúne en el día del Señor en un hogar puede legítimamente celebrar la cena allí. Si una iglesia se reúne en un hogar como su lugar de reunión, entonces obviamente puede celebrar la cena en un hogar. La cuestión aquí es si podemos celebrar la cena como familias u hogares, ya sea físicamente separados del resto de la iglesia pero conectados en línea (la ciber-cena), o simplemente por nuestra cuenta (la cena del hogar).

A mi entender, estas dos versiones de la “cena” no se ajustan en absoluto a lo que es la verdadera cena. En el peor de los casos, tales “cenas” podrían fomentar algunos graves malentendidos teológicos y pastorales.

¿Por qué preocuparse si es un tema secundario?

Tal vez al principio piense que no debemos prestar demasiada atención a los detalles de cómo celebramos la cena del Señor porque no es un “asunto del evangelio”. La Cena del Señor claramente puede y a veces se ha convertido en un tema del evangelio, por ejemplo cuando la doctrina de la transubstanciación la convirtió en un acto idólatra al que los reformadores se opusieron con razón. Cuán sorprendente fue el rechazo de la misa como la razón por la que la mayoría de los mártires ingleses de la Reforma murieron. Cualquier desacuerdo sobre una “cena” cibernética o doméstica es de segundo orden comparado con eso, pero hay muchos asuntos de segundo orden que siguen siendo muy importantes. Nosotros, los evangélicos británicos, al menos necesitamos mejorar en la categorización de algo como secundario y aún así trabajar duro en el pensamiento sobre ello porque sostenemos que todavía importa. Con demasiada frecuencia dejamos de pensar en temas tan pronto como decidimos que no deben dividirnos, y así descuidamos el estudio adecuado de los medios de gracia ordenados por Dios para nosotros.

Lo físico y lo espiritual en la cena del Señor.

El corazón del argumento contra la ciber-cena es muy simple: la cena del Señor involucra a una iglesia reunida físicamente, un grupo de personas de diferentes hogares, en un acto de compartir físicamente una hogaza de pan quebrada y una copa de vino bendecida. 1 Corintios 10 y 11 contiene una evidencia vital para nosotros aquí. Al principio del pasaje Pablo encuentra en el éxodo y en el peregrinaje por el desierto un bautismo en Moisés en la nube y en el mar (10:1-2), una misma comida y bebida espiritual (vv. 3-4), y la participación en el único Cristo (v. 4; cf. 8:6). 

1 Corintios 10.1–4 Porque no quiero que ignoren, hermanos, que todos nuestros padres estuvieron bajo la nube y todos pasaron por el mar.  En Moisés todos fueron bautizados en la nube y en el mar.  Todos comieron el mismo alimento espiritual,  y todos bebieron la misma bebida espiritual, porque bebían de una roca espiritual que los seguía. La roca era Cristo (el Mesías).

Cuando en el versículo 16 Pablo se dirige a la cena del Señor habla de una sola copa bendecida y compartida, de un solo pan partido y compartido. La unidad espiritual en el único cuerpo se manifiesta por los signos (la unidad de la copa y la unidad del pan) y el acto de compartir en ambos elementos. Cuando un poco más tarde Pablo narra la última cena, hay un énfasis repetido en la unión real: “Oigo que cuando os reunís…” (11:18); “Cuando os reunís…” (v. 20); “Cuando os reunís para comer…” (v. 33). La e-presencia aquí es personificada, no electrónica. Es sorprendente que Pablo trace un contraste entre comer en el hogar y comer juntos como una iglesia. Le dice a los que comen mal que “desprecian la iglesia”. Este es un ejemplo importante de la palabra “iglesia” (ἐκκλησία): la gente desprecia la iglesia cuando maltratan el cuerpo reunido, en contraste con lo que harían si comieran su comida por separado en casa, lejos del cuerpo de la iglesia. La iglesia se distingue del hogar. Podría ser una útil (¡teórica!) prueba de falsificación refinada para ver si podríamos cometer el pecado que Pablo denuncia en este capítulo mientras celebra una ciber-cena. !Sería muy difícil comer la comida de alguien más incluso con el tecnológicamente brillante Zoom!

Tal vez pueda decirse que aún podríamos celebrar la cena del Señor sin la unión física y la unidad en signo y acto, porque incluso sin ellas seguimos compartiendo la misma realidad espiritual subyacente. Es cierto que la realidad de la iglesia como organismo espiritual trasciende el espacio y el tiempo. Somos uno en Cristo por el Espíritu Santo sin importar dónde estamos o qué estamos haciendo. Pero no podemos utilizar el hecho de que nuestra unión compartida con Cristo es una realidad espiritual constituida por el Espíritu inmaterial de Dios para neutralizar la fisicalidad especificada de la cena intencionadamente encarnada. En otras palabras, sólo porque nuestra unión sea espiritual, no significa que podamos jugar rápido y suelto con los aspectos físicos de la cena que la simboliza. No podemos usar lo espiritual para justificar una nueva variación de lo físico. Hacerlo sería intentar mezclar el reino de lo físico con el de lo espiritual; sería tomar las propiedades de la realidad espiritual y aplicarlas a los signos y actos físicos, un monofisismo sacramental. Los signos son dados por Dios en el reino de lo físico. Ahí es donde él pretende que operen. No podemos rediseñarlos en base a las propiedades de la realidad espiritual que representan.

Dios ha ordenado el reino de la realidad espiritual y el reino del signo físico en una relación dada. En este sentido, es sorprendente que Pablo pueda incluso hacer el descanso espiritual sobre lo físico en la forma en que escribe en 1 Corintios 10. En el versículo 16 señala la única copa y dice que es una participación en la sangre de Cristo, el único pan y dice que es una participación en el cuerpo. Luego, en el versículo 17 hace algo que sólo puede desestabilizar a un evangélico con un entendimiento pobre de las ordenanzas. Esperaríamos que dijera: “Porque hay un solo cuerpo, los que comemos compartimos un solo pan, ya que todos compartimos el mismo cuerpo”, pero en cambio dice lo contrario: “Porque hay un solo pan, los que somos muchos somos un solo cuerpo, ya que todos compartimos un solo pan” (v. 17). El signo físico es un instrumento para la realidad espiritual. Ahora, por supuesto, sabemos que los sacramentos pueden ser mal utilizados. Pueden ser tomados sin fe, en cuyo caso no traen una unidad más profunda sino juicio e incluso muerte al pecador no arrepentido (11:29). Pero recibir correctamente la única copa bendecida y el único pan partido son instrumentos físicos divinamente ordenados a los que Dios ha unido el fomento de la unidad espiritual del cuerpo. El acto unido de una iglesia reunida que comparte el único pan es usado por Dios para alimentar la unidad de la iglesia. Obviamente Dios podría, de potencia absoluta, hacer de cualquier cosa un instrumento para tal alimentación. Él podría adjuntar el alimento espiritual a la bebida de Coca-Cola y a comer papas fritas individualmente en los trajes de realidad virtual del futuro. Pero no lo ha hecho. Él ha hecho esto: un pan, una copa, un acto colectivo de compartir, todo encarnado. Porque él ha hecho esto, no podemos hacer otra cosa.

Aunque estoy argumentando en contra del derrumbe de las propiedades de lo espiritual y lo visible, no estoy argumentando en contra de todos los intentos de acercarlos. Por ejemplo, me parece una grave anomalía sacramental que una iglesia tenga un gran número de jóvenes que son considerados por los ancianos como creyentes pero que están excluidos del sacramento del bautismo. Intentar unir el signo y la realidad bautizando a esos adolescentes no sería colapsar las propiedades del signo y la realidad, sino ponerlos en un paralelismo adecuado “sin que se les quite la distinción de la naturaleza”. Deberíamos tratar de administrar los sacramentos para que las realidades visibles correspondan a lo espiritual en la medida en que la prescripción de Dios y nuestro conocimiento de los individuos lo determine, pero no debemos eludirlos.

La unidad de los elementos y la unión del compartir no son características periféricas de la cena del Señor. El peso del argumento de Pablo recae claramente sobre estos aspectos; como los teólogos mediaevales podrían haber dicho (¡particularmente en este contexto!), son de la esencia no los accidentes de la cena. Decir que no podemos celebrar una ciber-cena no es como decir que sólo podemos bautizar a la gente en agua del río Jordán porque así fue bautizado Jesús, o que debemos reclinarnos para comer la cena como un creyente del primer siglo. Estas características no se subrayan como centrales en los textos bíblicos pertinentes para la práctica continua de los sacramentos (lo que no quiere decir que el bautismo en el Jordán no tuviera un significado redentor-histórico a la luz de los anteriores acontecimientos tipológicos; tal vez podríamos decir que tenía más significado para la historia que el ordo salutis). Por el contrario, la unidad del pan, la copa y el compartir juntos funcionan como los momentos centrales y fundamentales en el argumento de Pablo sobre la conducta de la cena. La cena, tal como la describe Pablo, es en esencia una comida compartida físicamente en una forma inconfundible: la gente se reunía en una habitación para beber una copa de vino y comer un pan.  

La particularidad física de la cena es, sin duda, su contribución distintiva entre los medios de gracia. Los estudiantes a menudo preguntan cuando aprenden la explicación de Calvino sobre la cena, ¿cree Calvino que añade a la fe en sí misma? ¿Qué añade a la predicación? ¿Cómo ayuda a los que ya están unidos a Cristo? La respuesta no es que traiga un tipo diferente de unión, sino que por medio de ella el Espíritu Santo fomenta o aumenta nuestra única unión con Cristo de una manera diferente. En la cena Dios se compromete a fortalecer a los creyentes a través de los elementos y acciones vistos, olidos, tocados y saboreados de la comida, así como sus propias palabras oídas, además de las palabras oídas de la predicación. Lo espiritual está unido a lo físico, no en un sentido ex opere operato católico romano, sino por la promesa de Dios y depende de que el regalo ofrecido se cumpla por la fe en el receptor.

“Ah”, podría decirse, “usted revela que sólo valora lo físico hasta cierto punto porque es un calvinista en la cena. Pero yo soy un Zwingliano, un acto puramente memorialista, así que no comparto su creencia en la alimentación espiritual de Cristo en la cena”. Tal vez no, pero usted cree que los signos y actos son simbólicos. ¿Y no concedería que han sido dados por Dios? No importa el papel que tengan los símbolos (recordar o actuar como instrumentos de unión espiritual fortalecida), Dios todavía les ha dado: un pan, una copa, y el acto de compartir físicamente reunido. ¿Quiénes nos creemos que somos para cambiar lo que Dios ha ordenado?

En este punto hay una interesante distinción entre la predicación y la cena. Hay importantes aspectos físicos de la predicación que se pierden cuando tenemos que conformarnos con escuchar e incluso ver en línea. Yo hablaría de esto como una forma disminuida de predicación. Pero el abandono del patrón ordenado de predicación es comparativamente menor que el abandono que supone una ciber-cena, porque la predicación depende y se centra menos en el compromiso físico multisensorial que la cena. El enfoque de la predicación está en que la palabra se encuentre con la mente y el corazón a través del oído. Eliminar la colocación espacial de la predicación es, en efecto, disminuirla en gran medida, pero no es hacerla imposible. Si no puedo comer el único pan y beber la copa, entonces no puedo compartir la cena, pero si no puedo ver al predicador (por ejemplo porque una columna normanda oscurece mi vista), él sigue predicándome. Si puedo verle y oírle, pero está predicando en directo por Internet en vez de en la misma habitación, entonces su predicación sigue siendo reconocible, aunque indudablemente disminuida.

¿Entonces estamos excomulgados?

¿Mi argumento tiene inevitablemente como consecuencia la inaceptable conclusión de que la iglesia “sin cena del Señor” en un país o estado en cuarentena ha sido efectivamente excomulgada en forma masiva? Si la cena del Señor se parece al árbol de la vida en el Edén (como yo creo que es), ¿entonces estamos ahora aislados de la fuente de la vida? No lo estamos, porque Cristo es la fuente de la vida, por el Espíritu, y permanecemos unidos a él. Pero es cierto que estamos cortados de uno de los medios ordenados por el cual nuestra vida espiritual se fortalece. Es una forma de carencia, pero no equivale a la excomunión. Hay una diferencia entre no participar en la comunión porque nadie en mi iglesia se reúne para recibirla, y no participar en ella porque la reunión me ha excluido. La primera es la privación, la segunda es la excomunión. Si no hay una reunión para la cena, no puede haber una exclusión excomunicatoria promulgada. Hay otras diferencias entre la excomunión y la ausencia forzosa de la mesa. La excomunión no es un evento o estado que exista de forma aislada. Llega como el clímax de un proceso más largo de disciplina, y viene con algún tipo de pronunciamiento formal en la iglesia.

Entonces, ¿la excomunión es actualmente imposible?

¿Significaría este entendimiento que no puede haber excomunión durante un aislamiento? ¿Y si justo antes del aislamiento alguien fue llevado a las primeras etapas de la disciplina de la iglesia y todavía no se ha arrepentido? ¿Debe el proceso detenerse ahora? No es necesario que lo haga. Si actualmente no hay mesa, entonces no hay una exclusión excomulgatoria real de la mesa, pero todavía puede haber un pronunciamiento de excomunión, y ese pronunciamiento debe incluir una declaración anticipada de exclusión de la cena cada vez que se reanude el súper (si no ha habido arrepentimiento para entonces).

Este es el principal problema de la iglesia que ha instituido la práctica de las “cenas hogareñas”. Si una iglesia pone la administración de la cena del Señor en manos de los hogares que se reúnen por su cuenta y como desean, entonces aprueba poner la administración de la mesa del Señor fuera del alcance de los pastores de la iglesia. Habiendo ordenado tal “cena” doméstica, ¿cómo podría la iglesia excomulgar al auto-celebrante y a su mini-rebaño? No puede. La “cena doméstica” corre el riesgo de animar a cada líder cultista naciente a establecer su propia iglesia en su salón y consagrarse como su líder irresponsable. La iglesia de la avenida Acacia acaba de fundarse por su cuenta.

No es una excomunión, pero puede ser la disciplina del Señor.

No todos hemos sido excomulgados como resultado del encierro. Pero, ¿podríamos estar experimentando la disciplina de nuestro Padre celestial? No quiero decir que esto sea una explicación completa de los propósitos del Señor con el Coronavirus, o que sea lo mismo para todas las naciones, pero ¿podría ser parte de su propósito para nosotros en Occidente (Inglaterra, USA, etc)? Específicamente, ¿podría ser que nos priven de la cena porque no la hemos tomado en serio? Ampliar la pregunta: ¿podría ser que nos priven de la comunión encarnada y situada porque ya hemos abandonado deliberadamente esa comunión en muchas ocasiones? Muchas iglesias del Reino Unido tienen una tasa extraordinaria de ausentismo semana a semana, a menudo porque los padres llevan a sus hijos a esta o aquella actividad. Extrañamente, muchos padres piensan que están ayudando espiritualmente a sus hijos pequeños al no insistir en que vayan a la iglesia (como si la cuestión debiera plantearse para debatirse en primer lugar). Me atrevería a decir que un compromiso poco entusiasta con la iglesia congregada es uno de los mayores pecados de la iglesia como institución en muchas ciudades de este país. Es un pecado que tendrá consecuencias generacionales masivas. Los niños criados en hogares cristianos (generalizo aquí, y hablo humanamente) difícilmente superarán a sus padres en su compromiso con la iglesia. Los niños que vean un ejemplo de indiferencia persistente a las reuniones de la iglesia congregada pronto aprenderán la lección: pongan el deporte en primer lugar, Jesús en segundo lugar. Algunos piensan: “Pero seguramente podemos amar a Jesús y no participar en las reuniones de la iglesia”. Y así la cabeza es separada de su cuerpo. Al igual que en la iglesia, también a Jesús, tanto en el ámbito de la atención a los vulnerables (Mateo 25:31-46), como en el ámbito del amor a la reunión. Nuestra indiferencia hacia la reunión es indiferencia hacia Jesús y no sería una sorpresa si el Señor nos disciplinara por ello.

¿Por qué pensar que podemos estar bajo disciplina en nuestras circunstancias actuales en particular?

Sabemos por las Escrituras que el Señor a menudo castiga y disciplina (cosas distintas) reflejando nuestros pecados en sus consecuencias. Por ejemplo, los constructores de Babel querían un nombre famoso para ellos (Gen. 11:4) y recibieron uno en su castigo (11:9). David mata (2 Sam. 11:15) y la espada entra en su casa (12:10). Cava una fosa y caes en ella, nos dicen varios salmos y proverbios. Si nos encontramos en problemas, nuestro primer instinto debería ser poner un espejo contra el problema para ver si es la respuesta del Señor a nuestro pecado.

Algunos han preguntado si mantendría mi posición en la cena del Señor si el encierro durara seis meses o un año. No veo razón para no hacerlo porque la práctica correcta debe ser determinada por la naturaleza de la cena, no por la duración del encierro. Y si esta es una disciplina de la mano del Señor, entonces debemos soportarla mientras él en su sabiduría paternal la imponga. Mientras tanto, sería apropiado que un pastor pusiera la mesa del Señor y la mostrara durante el servicio en vivo y en diferido, pero sin celebrar la cena online. Indicando la mesa podría recordar a la gente el día que anhelan cuando puedan comer juntos de nuevo, y el día en que no habrá más separaciones. Y podría orar para que el Señor acelere ambos días.

¿No es esto perfeccionismo?

¿Rechazar una cena privada en casa equivale a un perfeccionismo eclesiológico porque implica esperar las circunstancias ideales en lugar de trabajar con las reales? Pienso todo lo contrario. Es la propia ciber-cena la que intenta diseñar lo real a favor de lo ideal, porque se niega a aceptar la realidad de la situación que el Señor nos ha impuesto.  Hay una diferencia entre el carácter normal no ideal de esta vida – que es un hecho para todos los que anhelan su venida (2 Tim. 4:8) – y las anormales condiciones no ideales de un encierro. En efecto, no quisiéramos construir una sacramentología que presuponga para su práctica un ideal que sólo se realizará cuando Cristo regrese, sobre todo porque un aspecto clave de la cena es que apunta hacia adelante a ese tiempo proclamando su muerte “hasta que venga” (1 Cor. 11:26). La cena es intrínsecamente un sabor subescatológico del banquete escatológico que vendrá, por lo que está firmemente situada y de hecho diseñada para la época actual no ideal. Un encierro, sin embargo, no es parte del no-ideal normal.

¿No es la ciber-cena como llevar la comunión a la casa?

¿Debería la ciber-cena ser automáticamente aceptada por aquellos (como Calvino) que apoyan la práctica de llevar el pan y el vino a los creyentes que se ven obligados a estar permanentemente ausentes de la iglesia reunida por razones de salud? No creo que la comunión para los enfermos justifique la ciber-cena porque (cuando se practica bien) la comunión se lleva a los enfermos como un compartir físico extendido desde la reunión de la iglesia. Los elementos deben ser llevados a la persona que se encuentra en casa desde la celebración central, el mismo pastor debe administrarlos y, cuando sea posible, debe haber un pequeño grupo de la congregación que lo acompañe. Por el contrario, en la ciber-cena encontramos personas alimentándose a si mismas con diferentes panes y dentro de los límites de un solo hogar. Los dos no son para nada lo mismo.

De manera similar, imagina un escenario en el que mi argumento permitiría la cena en subgrupos de una iglesia. En un evento catastrófico, grupos de una iglesia en un viaje de un día terminan juntos en un aislamiento social forzado sin tecnología. Ninguno de los grupos es una familia o un hogar único. Cada uno de los grupos contiene en su interior un pastor. Creo que en tales circunstancias los grupos podrían celebrar la cena del día del Señor como parte de sus servicios. Sería análogo a una iglesia que crece en tamaño y luego decide separarse en dos iglesias, una en el norte de un pueblo y otra en el sur. Cada reunión en curso ha colocado dentro de ella la esencia de lo que necesita para funcionar como una iglesia: personas de múltiples hogares y un pastor. La reunión del día del Señor no tiene que ser una reunión de toda la iglesia en circunstancias tan inusuales, pero sí tiene que ser un grupo varios hogares. Entonces imagina que los grupos aislados son diferentes. Uno consiste en el pastor y su esposa y sus hijos, todos ellos han sido bautizados y profesan la fe. Creo que en tales circunstancias este grupo no debería celebrar la cena porque es una familia no una iglesia compuesta por hogares reunidos.

¿Lo dices en serio?

Tal vez se sienta intranquilo al leer este artículo porque piensa que “lo que dice no encaja con la forma en que hacemos las cosas en circunstancias normales, y mucho menos en el encierro” o “parece estar diciendo que normalmente deberíamos hacer X y no Y”. Puede que tengas razón sobre las implicaciones de lo que estoy diciendo, y la intención de las mismas. Si hay un conflicto entre su práctica normal y lo que he argumentado aquí, puede ser que esté equivocado, o puede ser que el problema radique no sólo en las nuevas prácticas de una iglesia en el encierro, sino incluso en lo que hacemos normalmente cuando somos libres de reunirnos. Tal vez el pensamiento que tenemos que hacer sobre la cena del Señor en el encierro es una oportunidad dada por Dios para repensar nuestra práctica en general. Por lo que he dicho, dos temas obvios a considerar serían nuestra libertad para cambiar los elementos dados y la frecuencia con la que celebramos la cena del Señor.

¿Qué hay de los puntos de vista católicos romanos?

No me he dirigido aquí a aquellos como los católicos romanos (o anglo-católicos) que creen que la misa es un sacrificio eficaz y están acostumbrados a que los laicos vean la comunión en lugar de participar comiendo y bebiendo. Roma enseña que la misa es efectiva incluso para los muertos, por lo que la eficacia para los vivos que no comparten los elementos supuestamente transubstanciados no es ninguna dificultad. En tal entendimiento, los laicos ven a un sacerdote o al Papa celebrar la misa en una pantalla y creen que le trae a toda la iglesia un beneficio espiritual, incluso que mantiene a la iglesia en existencia. No me dirijo a tal punto de vista porque no es una visión de la cena del Señor sino una ficción creada en su lugar. Para cualquiera que esté en desacuerdo, yo recomendaría el estudio del brillante “Breve Declaración o Tratado contra el Error de Transubstanciación” del reformador Nicholas Ridley (disponible en línea aquí).

Conclusión

La idea de que podamos celebrar la ciber-cena o la cena de un hogar surge, no lo dudo, de un deseo piadoso de la cena, de un anhelo de preservar nuestra hermandad en estos tiempos aislados. Incluso puede exhibir una visión apropiadamente elevada de la cena cuando se compara con la indiferencia de aquellos que apenas registran que ha cesado. Pero practicar tales cenas no es en realidad dar al rebaño la cena, sino darles otra cosa en su lugar, una pseudo-cena. Si hacemos eso, ponemos en peligro el futuro de la cena en sí, porque corremos el riesgo de confundir al pueblo de Dios sobre los medios de gracia que Dios ha ordenado.

Fuente: https://www.pastorsacademy.org/blog/nova/can-we-celebrate-the-lord’s-supper-in-lockdown-no./

Sobre el autor:

Garry John Williams es un teólogo y académico inglés. Actualmente es el director del Centro John Owen, que forma parte del Seminario Teológico de Londres. También es profesor visitante de Teología Histórica en el Seminario Teológico de Westminster.
Garry obtuvo su título y maestría en Christ Church, Oxford, y su doctorado en el Queen’s College, Oxford.
Ocupó el cargo de decano académico en el Oak Hill Theological College. En 2014 servirá en la dirección de la Iglesia de Cristo de Harpenden como pastor. El Dr. Williams escribe extensamente en revistas teológicas y presenta artículos en conferencias teológicas. Sus ideas son frecuentemente objeto de debate y discusión por otros teólogos. Está casado y tiene cuatro hijos.

3 replies »

  1. Por obvias razones es imposible que la palabra hable de reuniones virtuales o de medios virtuales, decir que no se puede hacer simplemente porque no se puede, no es un argumento ni teológico, ni social, ni bíblico y mucho menos espiritual.

    También hay que recordar que la iglesia primitiva miéntras estuvo perseguida especialmente por el imperio romano, no se reunían más de 5 o 6 personas juntas en un mismo lugar, así que la cena y todo lo que hacían lo hacían en grupos pequeños reunidos en espacios donde no generarán sospechas y fueran capturados, la cena y aún los cánticos y la palabra la dirigían los jefes del hogar y si tenían la oportunidad de reunirse con un líder de la iglesia lo hacía el lider.

    Los mismos apóstoles en algunos paisajes llaman iglesia a aquellos grupos pequeños que se reunían en un hogar, el asunto de congregarse masivamente no fue propio de la iglesia primitiva.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .