La mayoría de cristianos saben que hay películas que definitivamente son inapropiadas para un cristiano. Sin embargo, muy pocos aplican esta misma censura a lo que leen en el internet. No me refiero a no leer blogs en absoluto, de ser asi, deberias dejar de leer este post inmediatamente, sino mas bien a lo que lees. Es fácil engañar a un niño porque no discierne la veracidad de lo que se le dice. A veces, existe la tendencia de mirar al pasado como “una era dorada en la cual todo era mejor” y a la cual debemos procurar regresar. Existe la tendencia a pensar que la época de la Reforma eran mejores días que los vivimos. Nada mas falso.

El rol de la Imprenta en la Reforma.

Tendemos a enfocarnos en los Lutero y Calvino, y nos olvidamos que ellos eran la excepción, mas no la regla. Lutero menciona en su tratado “La misa privada y la consagración de los sacerdotes” (1533), que la mayoría de los ministros en su tiempo, “No predican, no bautizan, no ministran a las almas de los hombres… Es también característico de los mismos que la mayoría de ellos no saben ni siquiera los diez mandamientos, o el credo de los apóstoles de memoria.”[1]

La Reforma del S. XVI esta directamente ligada a factores externos que hicieron posible para Lutero lo que un siglo antes hubiera sido solo un sueño para Wycliffe. Uno de estos factores es la invención de la Imprenta. La imprenta fue inventada en 1468, haciendo posible la distribución de ideas reformistas de forma masiva. El rol de la imprenta como elemento de distribución de las 95 tesis fue vital para la Reforma. De tal manera que hasta se podría decir que sin imprenta es poco probable que se hubiera producido una reforma. Se imprimieron mas libros en los cuarenta años que precedieron a la Reforma que en toda la Historia del Cristianismo! [2]

Las redes sociales como La Imprenta” de la actualidad.

Me atrevería a decir que el impacto y la importancia que la imprenta tuvo para la Reforma en s. XVI es similar al impacto que tienen las redes sociales en la actualidad. Sin embargo, hay un factor de la actualidad que hace que las redes sociales jueguen un papel aun mas importante que el S. XVI: Accesibilidad. Mientras que solo el 5% de la población para comienzos del siglo XVI podía leer,[3] en la actualidad virtualmente todo el mundo tienen acceso a la redes sociales. Esto es un arma de doble filo pues hace masiva la distribución de sana doctrina, también hace masiva la distribución de doctrina mala.

Otro factor importante que diferencia el uso de la redes sociales con el de la imprenta en el S. XVI, que es mientras que la mayoría de libros eran publicados por intelectuales, en la actualidad cualquiera tiene la posibilidad de abrir un blog sin mayor escrutinio. Esto representa un serio peligro. Si a esto le sumamos que la vasta mayoría de los evangélicos en Latinoamericanos tiene un conocimiento bíblico muy pobre, el peligro se incrementa exponencialmente.

Que es lo que lees?

“Os ruego que abunden en discernimiento a fin de que escojan lo que es mejor…” (Fil. 1.9-10) -
No hace la diferencia cuanto lees, sino mas bien a quien lees. Discernir a quien leo. Particularmente casi no leo blogs, y cuando lo hago son de algunos autores seleccionados, casi todos en ingles. Es una realidad, que espero cambie en el futuro, pero casi todos los artículos buenos escritos en español son aquellos que han sido traducidos del ingles. Existe una abundancia de blogs en español, pero la mayoría con contenido pobre. Particularmente casi no leo blogs en español. Algunos son escritos para causar división, otros por gente que quiere ser popular, y otros por hermanos con buena intención, pero nada mas. Hermanos míos, que no se hagan maestros muchos de ustedes, sabiendo que recibiremos un juicio más severo (mayor condenación). ” Santiago 3.1

A veces existe una noción mística en nuestras iglesias de pensar que el Espíritu Santo anula la preparación humana haciéndola innecesaria. Eso es falso. Dios no solo ha ordenado lo que va a hacer, sino también los medios. No hay reemplazo para la oración y el estudio serio de la Palabra. Por ejemplo, pretender escribir una critica sobre la interpretación que Richard Müller[4] hace sobre las relaciones del Calvinismo en los siglos XVI y XVII, es casi como si alguien que ha llevado un curso básico de Física escribiera una critica a la teoría de la relatividad especial de Einstein! Es una locura! Pero es una locura aun mayor creer dicha critica! Por lo cual, creí conveniente escribirte algunas recomendaciones al momento que leas un blog:

  1. ¿Quién es el autor? Esto es lo mas importante! ¿Es un maestro reconocido? ¿Ha estudiado realmente el tema a profundidad? ¿Cómo? ¿Con quien? ¿Ha analizado toda la literatura sobre el tema?
  2. ¿Cuál es su reputación? ¿Es un pastor ordenado? ¿Es una persona madura o un neófito? ¿Tiene reputación reconocida por la Iglesia a lo largo del tiempo como maestro? ¿Tiene preparación solida sobre el tema que escribe? ¿Es un Hombre de Dios o un ‘Chiquillo’ de Dios?
  3. ¿Cuáles son sus citas o fuentes? ¿Ha realmente investigado toda la literatura disponible en ingles sobre el tema? ¿Cuáles son sus fuentes para afirmar lo que dice? ¿Cita a otros maestros en su contexto o solo opiniones de terceros y otros blogs?
  4. ¿Cuál es el propósito de lo que escribe? ¿Busca su propia popularidad o la Gloria del Señor? ¿Busca división y controversia o genuina edificación? ¿Es su critica genuinamente basada en la edificación? ¿Es hecha con amor?

Es muchísimo mejor leer un libro que un blog. Pero si vas a leer un blog, por el bien de tu alma y tu congregación, tienes que asegurarte que sea bueno. Por el bien de tu alma, lee menos, pero mejor. Por el bien de tu alma, usa tu discernimiento.

El Señor te bendiga,

Daniel Caballero.

(Tanto el blog ‘Semper Reformanda’, como la Pagina de ‘Teología para vivir’ y los videos en Youtube, son producidos gracias a pequeñas donaciones de personas. Cualquier tipo de donación, por pequeña que sea, nos ayudara muchísimo a mantener el sitio web y seguir publicando, por favor. Que Dios te bendiga. Puedes donar a través de PayPal dando click aquí.)

Daniel CaballeroDaniel Caballero nació en Lima, Perú. BSc. Universidad Nacional Agraria La Molina. BA, Seminario Teológico Bautista (Lima); Postgrado en Teología, The London Theological Seminary (Londres), ThM., Westminster Theological Seminary (PA-USA). Esta por iniciar estudios doctorales en Inglaterra sobre Historia de la Reforma y Post-Reforma, (Especializacion en John Owen). Daniel ha escrito numerosos artículos sobre puritanismo, teología bíblica y cultura. Su campo de especialización es en estudios de la Reforma y Post-Reforma (Puritanismo). Ha vivido por casi cinco años en Inglaterra, donde tuvo la oportunidad de profundizar estudios Teologicos. Es misionero enviado de Inglaterra para el servicio en desarrollo de educación teológica en Perú.

[1] Martin Luther, Luther’s works, vol. 38: Word and Sacrament IV, ed. Jaroslav Jan Pelikan, Hilton C. Oswald, y Helmut T. Lehmann, vol. 38 (Philadelphia: Fortress Press, 1999), 179–180.

[2] Carter Lindberg, The European Reformations, 2nd ed. (Malden, MA: Wiley-Blackwell, 2010), 35.

[3] Ibid., 34.

[4] Richard A. Muller, Post-Reformation reformed dogmatics: the rise and development of reformed orthodoxy; volume 1: prolegomena to theology, 2nd ed. (Grand Rapids, MI: Baker Academic, 2003).